Carta a las Embajadas de España e Italia en el marco de la Campaña "Todas las manos contra el racismo y la xenofobia"

Quito, 12 de julio de 2002

Excmo. Señor Paolo Legnaioli, Embajador de la República de Italia.

Excmo Señor Andrés Collado, Embajador del Reino de España.

Excelentísimos Señores Embajadores:

En el marco de la Campaña Nacional "todas las manos contra el racismo y la xenofobia", que se inició a nivel nacional el día lunes 8 de este mes y año, las distintas organizaciones de Derechos Humanos, Sociales, Indígenas, de Familiares de los Migrantes y el pueblo ecuatoriano en general, nos dirigimos a ustedes para saludarles y expresarles nuestra profunda preocupación, desconcierto y malestar por la situación que atraviesan miles de ciudadanos ecuatorianos y latinoamericanos en Europa, en particular en los territorios del Reino de España y la República Italiana, que en un inicio acogieron hospitalariamente a miles y millones de personas, ofreciéndoles la oportunidad de abandonar la pobreza y miseria que existe en nuestros países debido a una severa crisis económica, moral, social y política, que ha creado países y gobiernos expulsores de miles de desplazados económicos hacia vuestros países... Hoy en día, esos miles de hombres, mujeres, niños y niñas, sienten el peso de una política migratoria que atenta contra los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas, reconocidos en la Carta Internacional de Derechos Humanos a través de la promoción del racismo, la discriminación la xenofobia y la intolerancia.

Cada día somos testigos atónitos de los resultados negativos y paradójicos de la globalización. La hermana Europa, espejo de los derechos ciudadanos, la libertad y la democracia y referente histórico de luchas populares por la igualdad y el respeto, hoy discrimina a quienes están contribuyendo a levantar sectores económicos antes deprimidos, especialmente en las áreas de la agricultura, y la construcción; ocupando plazas como en el caso del servicio doméstico, para que la mujer europea tenga mejores posibilidades de desarrollo y pueda moverse y ganar espacios sociales, económicos, políticos y culturales. Por otro lado, nuestros inmigrantes que están lejos y causan profunda pena y tristeza en nuestros hogares, han reconstituido tanto en España como en Italia el tejido demográfico de su población que tiene tasas muy bajas de crecimiento, además de que aporta nuevas dinámicas culturales y espirituales, constituyendo así un nuevo paradigma de sociedad donde la riqueza será mayor por la convivencia infinita de multiculturalidad.

Es decir, Señores Embajadores, los inmigrantes no son un problema de por sí, y más bien han significado y significan una oportunidad. AMBOS NOS NECESITAMOS. Ustedes requieren millones de personas para mantener la prosperidad, alimentar a su población, cubrir las demandas de viviendas y otras necesidades; nosotros aspiramos que en términos de reciprocidad NOS ABRAN UNA PUERTA SOLIDARIA, porque América Latina con sus pueblos y culturas aborígenes aportó a la construcción de Europa, además de que hace poco más de escasos 50 años América Latina acogió a miles de sus abuelos que huyeron de las guerras y hasta hoy conviven con nosotros, plenamente integrados y respetados. Vamos a asegurarles algo, Señores Embajadores, para que lo transmitan a sus gobiernos y pueblos: si algún día la historia con sus vueltas y ciclos pone a sus países en una situación similar a la que vivieron en aquellos aciagos tiempos de guerras mundiales y deben muchas personas emigrar nuevamente a América Latina, ENSEÑAREMOS A NUESTROS HIJOS PARA QUE PELEEN Y LUCHEN PARA QUE SUS PUEBLOS SEAN RECIBIDOS COMO HERMANOS, y tengan un lugar PARA CREER Y VOLVER A SOÑAR, porque esa tiene que ser la verdadera grandeza de nuestras naciones.

Anhelamos una Europa grande, democrática, estable, unificada y próspera que no promueva una nueva forma de esclavitud, que no genere exclusión y discriminación; la violencia genera violencia y desestabiliza a los pueblos; nos preocupa la presunción de que un migrante sin papeles es un delincuente y que tenga que ser golpeado, encarcelado y deportado. Se está retrocediendo muchos años en la legislación de las garantías ciudadanas y muchos miles de hogares pueden quedarse sin el sustento diario, incluso pueden quedarse sin sus propias familias. Por otro lado y ya de vuelta, los migrantes que han logrado sobrevivir vendrán a engrosar el cinturón de miseria en nuestros países. NOS OPONEMOS A LA CRIMINALIZACION DE LA MIGRACION, porque no es un hecho de carácter policial, sino tremendamente humano y social.

En este sentido, queremos reiterarles a ustedes y por su intermedio a sus Gobiernos, las siguientes demandas y aspiraciones:

  1. AMNISTIA general a todos los migrantes domiciliados en vuestros países que estén en situación irregular.
  2. La adhesión del Estado español al protocolo 4 y 7 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que prohibe la expulsión colectiva de ciudadanos extranjeros y que establece garantías para el debido proceso en los casos de expulsión, respectivamente.
  3. El reconocimiento de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales a todos los inmigrantes, sin importar su estatuto migratorio, en el marco tanto de la Constitución española como de la italiana y los instrumentos internacionales de derechos humanos, suscritos y ratificados por sus Estados, según lo establece el Programa de Acción de la Conferencia Mundial contra la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia (Durban, agosto/septiembre 2001).
  4. La finalización de los programas y operativos estatales de hostigamiento, acoso policial, detenciones y deportaciones de las personas inmigrantes en situación de irregularidad, que incluyen métodos de inmovilización durante las expulsiones, como lo denunciara Amnistía Internacional en su reciente Informe: España, crisis de Identidad, Tortura y malos tratos de índole racista a manos del Estado.
  5. La promoción de medidas concretas que eliminen el racismo, la discriminación, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia en sus lugares de trabajo, el acceso a las cortes y los tribunales, el derecho a la seguridad social y a la reunificación familiar.
  6. La regularización de los flujos migratorios como resultado de un diálogo transparente y respetuoso entre los Estados involucrados, ya sea el español o el italiano, con una amplia participación de sus parlamentos y de la sociedad civil, en especial de la ecuatoriana.
  7. El fomento a la concesión de créditos no reembolsables y la implementación de programas y proyectos, por parte de los Estados receptores y, en particular, de la Unión Europea, a fin de promover opciones laborales y mejorar la calidad de vida en las regiones de mayor migración irregular en nuestro país.
  8. La suscripción y posterior ratificación, por parte de los Estados español e italiano, de la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, instrumento internacional de derechos humanos suscrito y ratificado por la República del Ecuador.
  9. El establecimiento de comisiones de investigación interdisciplinarias, independientes e imparciales, de casos sobre torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes de índole racista contra inmigrantes en situación regular o irregular.
  10. La promoción e implementación efectiva, por parte de las autoridades españolas e italianas, de medidas de protección especial a los niños y niñas migrantes, independientemente de su condición o estatuto migratorio según lo establezcan las normas y los estándares internacionales, en particular la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Consideramos, Señores Embajadores, que estas demandas son justas, que la sociedad civil ecuatoriana exige respetuosa y firmemente a sus Gobiernos con el propósito de transformar sustancialmente y en condiciones de dignidad, la actual situación de nuestros migrantes, hombres y mujeres, adultos, jóvenes, niños y niñas que retribuyen y retribuirán con trabajo y progreso a vuestras naciones.

De ustedes, atentamente,

Asociación Hispano Ecuatoriana Rumiñahui

Asociación de familiares de migrantes "9 de enero"

Asociación Americana de Juristas Rama Ecuador

Centro de Documentación en Derechos Humanos "Segundo Montes Pozo S. J."

Red Sindical Enlace FENOCIN

Frente de Jubilados Comunidades Cristianas de Base

Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH del Ecuador)

Comisión Ecuménica de Derechos Humanos

 

Principal