Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
 
Mujeres (2650 bytes)
Crecientes Problemas
icono.gif (225 bytes)
La población urbana del planeta crece rápidamente. Por primera vez en la historia humana, en el año 2.005 la mitad de los 6.500 millones seres humanos de la Tierra vivirán en ciudades.

EN 1950 LA POBLACION URBANA  representaba sólo el 29% de la población mundial. En ese año, el 83% de la población de los países en desarrollo vivía en el medio rural. La cantidad de habitantes de los países del tercer mundo crece a un ritmo mucho más sostenido que la de los países industrializados. En 1990 el 77% de los 5.300 millones de pobladores del mundo vivía en países en desarrollo.

En los países "ricos", el crecimiento de la población entre 1970 y 1990 ha sido relativamente moderado, con un aumento de 15%. En el transcurso de esas dos décadas, la población de los países "pobres" se incrementó en casi 55%, de 2.650 millones a 4.100 millones. Según las proyecciones de la División de Población de las Naciones Unidas, esa brecha se ensanchará y en el año 2.025 alrededor del 84% de los seres humanos vivirá en el tercer mundo.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el crecimiento de la población se mantenía en un nivel bajo. Los rápidos avances en materia de atención de la salud y saneamiento han provocado el descenso de las tasas de mortalidad, mientras que las de natalidad han permanecido elevadas. En los países del sur hay una proporción de gente joven más grande que en los del norte. Esto se refleja directamente en el aumento del número de nacimientos en aquellos países.

A pesar de que las áreas urbanas poseen en conjunto tasas más bajas de mortalidad de infantes y niños que las áreas rurales, el nivel de salud de las subpoblaciones de las ciudades varía ampliamente. Los habitantes urbanos más pobres, quienes a menudo habitan en predios ocupados de modo ilegal, padecen hacinamiento, deficiencias en materia de vivienda, contaminación del suministro de agua, escasez o inexistencia de eliminación de desperdicios y saneamiento, así como exposición a los contaminantes industriales.

Las grandes ciudades tienden a disponer de las mayores concentraciones de servicios públicos de abastecimiento de agua, saneamiento y atención de la salud, pero entre 30 y 60 por ciento de los habitantes urbanos más pobres no tienen acceso a a ellos. Los niños localizados que habitan en terrenos ocupados ilegalmente pueden ser 50 veces más propensos a morir antes de cumplir cinco años que aquellos nacidos en países desarrollados.

El incremento poblacional en los 30.000 centros urbanos del tercer mundo fue desparejo durante la década de los ochenta. En general, los índices de crecimiento más elevados correspondieron a los países en los que la actividad económica se encontraba en desarrollo. De las 281 ciudades de más de un millón de habitantes, 199 se encuentran en los 25 países con mayores mercados. Se estima que en la próxima década, 200 millones de chinos emigrarán del campo a las ciudades.

Algunas ciudades del mundo subdesarrollado han alcanzado el millón de habitantes de una forma inédita en la historia: su población se ha multiplicado por diez en las últimas cuatro décadas. Es el caso de Amman, Curitiba, Dar es Salaam, Dhaka, Khartoum, Lagos y Nairobi.

En 1940 sólo Nueva York y Londres tenían más de cinco millones de personas. En la década del noventa,  22 ciudades superan los ocho millones de habitantes, diez de las cuales se encuentran en Asia. El 15% de la población urbana vivía en 1995 en las ciudades de más de cinco millones de habitantes, mientras que más del 60% residía en ciudades de un millón o menos. El crecimiento de las megaciudades en el futuro o su disgregación en agrupamientos urbanos regionales depende de diversos factores, como el desarrollo y la disponibilidad de las comunicaciones y el transporte.

La preocupación mundial por el problema de la vivienda condujo a la realización de la segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos (Habitat II), celebrada en Estanbul en junio de 1996. Alrededor de 11 mil representantes de distintos gobiernos, miembros de ONGs, técnicos y representantes del sector privado debatieron durante 12 días en la última cumbre organizada por las Naciones Unidas para lo que resta del siglo.

La magnitud del problema de la vivienda llevó a que los firmantes de los documentos emanados de la conferencia abundara en generalidades, sin planes de acción obligatoria ni de objetivos específicos para eliminar el creciente deterioro de las condiciones de los asentamientos urbanos. El trabajo planteado en el  Programa de Hábitat  apunta a dos bjetivos principales: vivienda adecuada para todos y asentamientos humanos sustentables en un mundo en proceso de urbanización.

"Esta conferencia reconoció que los patrones de vida están cambiando a nivel mundial, y admitió que las soluciones deben buscarse a nivel local. Los gobiernos nacionales y los organismos internacionales no pueden resolver ni hacerse cargo de las soluciones de estos problemas urbanos en gran escala" señaló en una declaración el secretario general de Habitat II, Wally N'Dow.

Alrededor de 500 millones de persona carecen de vivienda o viven en condiciones inadecuadas. Los problemas de modos de producción y consumo insustentables --particularmente en los países industrializados-- conducen a que el 20% de la población mundial consuma el 80% de los recursos.

"Si cada nación reduce su presupuesto militar en un 5%, el mundo podría resolver las necesidades en materia de vivienda" dijo N'Dow.

además...


Cuadro
Población urbana
    

Habitat II
Carencias cotidianas

En la Agenda de Habitat, uno de los documentos firmados en la Conferencia de Estanbul, se realiza una evaluación global de los problemas de desarrollo en ciudades y asentamientos rurales, destacando el desempleo, la pobreza y la violencia. Otros problemas incluyen la creciente migración, la situación de la mujer, los niños, los refugiados y los grupos indígenas.
    Las conclusiones subrayaron el derecho a la vivienda segura y salubre. También se hizo referencia a los asentamientos sostenibles, desde la perspectiva de la capacidad de equilibrio del ecosistema.
    Para que los proyectos de vivienda fueran viables, se destacó la necesidad de la descentralización, la participación ciudadana y la transparencia gubernamental. El documento establece que la cooperación internacional está directamente vinculada al fortalecimiento del acceso a la financiación y a la creación de nuevas alternativas.
    Otros temas periféricos que se trataron en la conferencia: fueron la falta de participación política -democracia debilitada-,  la violencia urbana, los desalojos ilegales, las barreras al acceso a la tierra, la igualdad de género y el acceso juvenil a la vivienda.
    A pesar de las buenas intenciones, la opinión general de que "la urbanización en gran escala es la única manera en que el mundo podrá sobrevivir al crecimiento demográfico en gran escala", es una forma de evitar el encare de los verdaderos problemas.

Éxodo hacia las ciudades

Algunos estudios indican que las migraciones conducen al 40% o 60% del crecimiento anual de la población urbana. La emigración es evidente en países que atraviesan una rápida industrialización, como en el sureste asiático. En otras regiones donde el cambio de población ya ha ocurrido, -América Latina, Europa, América del Norte- la incidencia es menor.
    La migración hacia países fronterizos se ve estimulada por la eliminación de las barreras económicas. La migración hacia el norte, desde América Central hacia México y desde México hacia los Estados Unidos, crece a cada año. La quinta parte de la población de El Salvador abandonó el país durante la guerra civil de la década pasada.
    Aunque muchos inmigrantes trabajan en el sector informal, con bajos sueldos y poca seguridad, las encuestas sugieren que el traslado a la ciudad de hecho mejora su situación. Una investigación en Nueva Delhi reveló que los migrantes pobres del campo obtenían ingresos que más que duplicaban lo que podían ganar en la aldea.
    Simultáneamente, la relativa concentración de los pobres en pueblos y ciudades está en aumento. Para el año 2000, Naciones Unidas estima que la mitad de la población más pobre del mundo, o sea 420 millones, vivirá en asentamientos urbanos.

Errores de cálculo

La mayoría de las estimaciones del crecimiento de las ciudades por parte de las Naciones Unidas en la década de los setenta, no han reflejado el comportamiento real de la población. Se había proyectado que la Ciudad de México tendría 31 millones de habitantes para el año 2000. Los cálculos de 1994 indican que habrá 16,4 millones. Las estimaciones para otras ciudades también han sido modificadas: Rio de Janeiro de 19,4 a 10,6 millones, Calcuta de 19,7 a 12,7 millones, El Cairo de 16,4 a 10,7 millones, y Seúl de18,7 a 12,3 millones. En el caso de Bombay, la proyección de que 18 millones de personas vivirían en la ciudad a fin de siglo, ha resultado acertada.

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org