Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
 
Mujeres (2650 bytes)
Los imperios mundiales
del siglo XXI
icono.gif (225 bytes)
Cargill -la empresa comercial más grande del mundo- es un buen ejemplo de trasnacional próspera, con brazos desde la agricultura a la industria en todo el mundo. El éxito se basa en su capacidad para trazar normas de actuación públicas, captar subvenciones de gobiernos y actores políticos claves, así como en su perspicacia en materia de finanzas y negocios.

LAS EMPRESAS TRASNACIONALES  son las sociedades que poseen y controlan medios de producción o servicios fuera del país en el que estaban establecidas. Esa era la definición que daba el Centro de las Naciones Unidas para las Empresas Trasnacionales (CET). Esta oficina, encargada de estudiar los efectos ambientales y sociales de las trasnacionales, fue cerrada en 1991.

En uno de sus últimos informes, el CET reveló que la mitad de los gases que causan el efecto invernadero fueron creados por trasnacionales vinculadas con la energía, el petróleo, la minería, la agroindustria, la construcción de carreteras y la producción de clorofluorocarbonos (compuestos usados principalmente en aerosoles y refrigeradores).

Las trasnacionales también son las responsables de la mayoría de los desastres ecológicos ocurridos en el mundo, entre los cuales figuran las más de 2.000 muertes ocurridas en Bhopal, el derrame de petróleo que produjo el petrolero Valdez de la Exxon en el Canal del Príncipe Guillermo (Alaska) y la contaminación del Rin.

Para conservar su poder e incrementarlo, las trasnacionales han demostrado tener gran capacidad para adaptarse a las nuevas situaciones. El número y la gama de sus actividades no cesan de crecer.

Hay muchos gigantes invisibles. Cargill -la empresa comercial más grande del mundo- es el prototipo de empresa trasnacional próspera con su red mundial de compañías que ejercen una inmensa influencia sobe la agricultura y la agroindustria mundiales en detrimento de los pequeños productores y el medio ambiente. El éxito de la empresa se ha basado tanto en su capacidad para trazar normas de actuación públicas y captar subvenciones del gobierno y a los actores políticos claves como en su perspicacia en materia de finanzas y negocios.

Emplea unas 72.700 personas en 800 lugares de 60 países y sus actividades cubren más de 50 líneas de negocios importantes, entre las que figuran el maíz, la sal, los maníes, el algodón, el café, el transporte por carretera, la navegación por ríos y canales, la melaza, los alimentos para el ganado, el acero, las semillas híbridas, la molienda de arroz, el caucho, los cítricos, los pollos, las frutas y verduras frescas, la carne vacuna, la carne de cerdo, el pavo y las fábricas de harina. Cargill es la empresa productora de cebada malteada y procesadora de semillas oleaginosas más grande del mundo y la segunda más grande productora de abonos en base a fosfato.

El tener una gama tan vasta de actividades integradas verticalmente le ha dado a Cargill enormes beneficios. El abarcar el abastecimiento de materias primas, las operaciones bancarias, la compra de productos terminados y la venta al por mayor permite a la empresa obtener ganancias en cada etapa de la producción, la distribución y el consumo de los productos en los que comercia.

El caso del jugo de naranja concentrado congelado constituye un buen ejemplo de la habilidad para usar a la vez la transformación y el comercio de un producto real y el comercio de productos imaginarios, como los contratos a término y los instrumentos financieros derivados, para influir, si no controlar, los mercados mundiales. Así, cada cinco días, los barcos que Cargill manda proyectar y construir especialmente parten de Santos, Brasil, cargados con el jugo de naranja concentrado congelado que se elabora en las fábricas que la empresa tiene en el interior de ese país y se dirigen a Nueva Jersey o Amsterdam donde el jugo pasa a los vagones o camiones de Cargill que lo entregan a fábricas de transformación y distribuidores minoristas.

Cargill bien puede haber suministrado los naranjos a los agricultores, haberles dicho cómo cultivar la fruta, haberlos abastecido de los abonos químicos y los plaguicidas, haber contratado la mano de obra para recoger las naranjas y hasta haber concedido créditos a los agricultores para que compraran insumos de Cargill. Mientras tanto, durante los cinco días que el concentrado congelado está en tránsito, Cargill, a través de su División de Mercados Financieros, tiene la oportunidad de negociar contratos a término e instrumentos financieros derivados basados en el producto hasta 19 veces.

En efecto, la "invisibilidad" de Cargill radica no solo en el hecho de que su nombre rara vez aparece, si lo hace, en el producto al por menor, sino también en el de que la mayoría de sus actividades comerciales actuales se realizan con los productos inexistentes e invisibles de los contratos a término y los instrumentos financieros derivados. Con los recursos y el sistema financieros privados que tiene a su disposición, Cargill está en condiciones de ejercer una gran influencia en la producción y los precios de los productos alimenticios, como por ejemplo determinar dónde se producirán y quiénes lo harán.

Pero lo que ha demostrado ser beneficioso y rentable para Cargill ha resultado lo contrario para miles de pequeños agricultores, ganaderos y dueños de frigoríficos de los países en los que la empresa tiene negocios. Por ejemplo, en 1989, Cargill abrió en Alberta, Canadá, una empresa para empaquetar carne vacuna, con la ayuda de 4 millones de dólares que le otorgó el gobierno del estado. Eliminó a los competidores con el sencillo expediente de pagar más por el ganado y venderlo más barato hasta que logró predominar en el mercado. También redujo en 3 dólares por hora el salario en las casas de empaquetado de todo el país simplemente anunciando, incluso antes que la fábrica hubiera abierto, el salario máximo que estaba dispuesta a pagar.

Cargill tiene toda una serie de estilos de cabildeo muy sutiles para manipular las normas de actuación y los programas del gobierno en beneficio propio. Es muy conocida su fama a este respecto en el comercio de cereales.

Un primer mecanismo es el de la puerta giratoria del servicio público: los ejecutivos de Cargill con más años en la empresa se van a desempeñar cargos en el gobierno en el terreno del asesoramiento y la fijación de normas de actuación y cuando la misión está cumplida vuelven. La carrera de William Pearce, quien en 1993 se jubiló de vicepresidente de Cargill, es ilustrativa. En 1973, Pearce dejó Cargill para entrar en el gobierno de Nixon como representante especial adjunto para negociaciones comerciales y en el Congreso llevó adelante un proyecto de ley que, según las propias palabras de Cargill, trazaba la política comercial internacional. Un año después, volvió a Cargill.

Empleados o ex empleados de Cargill han ocupado puestos claves en el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) y en el equipo negociador de dicho país en la reciente Ronda Uruguay del GATT. Es tal el grado en el cual los empleados de Cargill han rotado en los cargos del USDA que un investigador del gobierno ha calificado de "corrupción estructural" esa manera de proceder.

El cabildeo sigue después en el plano de las innumerables sociedades comerciales que representan un producto o una industria de transformación, como la de criadores de pavos, la de los molineros, la de transformación de la soja, la de cultivadores de maníes o la de la industria de la alimentación.

La manera de proceder que tiene Cargill para empezar un negocio en un nuevo país tiene sus orígenes en la estrategia militar. Las cabezas de playa históricamente han sido las semillas híbridas, la comercialización de productos de exportación y la fabricación de alimentos para animales. La estrategia ha consistido en crear la cabeza de playa con capital, tecnología y un núcleo de dirección; obtener una corriente de fondos positiva; reinvertir la corriente de fondos y extender la cabeza de playa. La empresa por lo general insiste en tener la participación mayoritaria en las compañías que hacen de cabeza de playa porque necesita tener claro quién es responsable de la dirección de cada una.

además...


Cuadro
Las 100 mayores
   

El sueño de dominar el planeta: las empresas imperiales y el nuevo orden mundial

Unos pocos cientos de empresas gigantes, muchas de las cuales son más grandes que la mayoría de las naciones soberanas, encabezan el orden mundial que está surgiendo. En los últimos años, el equilibrio de poder en la política mundial ha pasado de los gobiernos limitados a un territorio a empresas que andan por todo el mundo; estas instituciones se están convirtiendo en los imperios del siglo XXI.
    Según un informe del Wahington Institute for Policy Studies, las empresas trasnacionales son las primeras instituciones del siglo en las que se piensa y planifica a escala mundial y que crean cuatro redes de actividad comercial que se cruzan.
     1. El bazar mundial de la cultura; es la más nueva de las redes mundiales y la que va más retrasada en su alcance universal; consiste en ofrecer, entre otras cosas, películas, programas de televisión y de radio, música, revistas, juegos, juguetes y temas que divulgan imágenes globales y difunden en su mayor parte los sueños estadounidenses de dominio mundial. El sueño estadounidense es el principal producto de exportación de ese país. Pero no se necesita ser estadounidense para vender cultura estadounidense: por ejemplo, de las seis trasnacionales que dominan la industria de la música popular, solo una sigue siendo estadounidense.

2. El centro comercial mundial, un supermercado planetario con una deslumbrante variedad de cosas para comer, beber, usar y disfrutar basada en los sueños de los ricos que viven comunicados en el mundo entero (aunque la mayoría de la población mundial, a lo sumo, se queda mirando las vidrieras).
     3. El lugar de trabajo mundial: una red de fábricas, talleres, estudios jurídicos, hospitales, restaurantes, etc., dirigidos con la lógica del resultado final, aunque hay una enorme y creciente proporción de seres humanos que no se necesitan ni serán nunca necesitados para fabricar bienes ni brindar servicios.
      4. La Red Financiera Mundial: un laberinto en constante cambio de transacciones monetarias, valores mundiales, tarjetas, swaps y mecanismos especulativos para volver a embalar moneda, una cadena de casinos.
     El aspecto más característico de este sistema es que el formidable poder de las empresas mundiales socava la efectividad de los gobiernos nacionales y en todas partes el Estado-nación enfrenta una crisis de redefinición. Ninguna ideología política o teoría económica ha llegado aún a tener en cuenta el cambio de estructura que ha ocurrido. Mientras que las antiguas nociones de civilización mundial y cultura mundial estaban arraigadas a un lugar determinado, la era de la mundialización celebra la liberación de los lazos que unan a cualquier territorio.
     Miles de millones de seres humanos están perdiendo el sentido del lugar y el sentido del ser propio que dan sentido a la vida. El conflicto político fundamental de las primeras décadas del nuevo siglo se planteará entre las fuerzas de la mundialización y las fuerzas de la supervivencia local.

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org