Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
 
Mujeres (2650 bytes)
La crisis de la ONU
icono.gif (225 bytes)
El proyecto de reforma de la Organización de las Naciones Unidas que se planeaba aprobar junto con los festejos del 50 aniversario de la organización, en 1995, sigue en una nebulosa. Además, la situación material del organismo internacional complica aun más las cosas, ya que las deudas de importantes contribuyentes como Estados Unidos lo han puesto al borde de la bancarrota. Varios estados se niegan a pagar y las cuotas adeudadas llegaron a totalizar alrededor de 4.000 millones de dólares.

En realidad, los proyectos de reforma son varios. Hay acuerdo general para modificar la constitución del Consejo de Seguridad --aumentando el número de miembros-- y transformarlo en un órgano con representación más "equitativa" de todos los países del mundo. Algunos partidarios de una reforma radical en ese sentido recuerdan que, contrariamente a instituciones como el Fondo Monetario Internacional --también fundado al término de la Segunda Guerra Mundial y organizado en base al reparto de los votos en función del aporte financiero de cada país-- la ONU fue diseñada según el "principio de igualdad soberana de todos sus miembros". Sin embargo, el grupo de trabajo "a composición no limitada" a cargo del proyecto de reforma sólo ha logrado constatar "importantes divergencias" entre las distintas propuestas. Además, ninguna reforma de la Carta de la ONU puede aprobarse sin el acuerdo de dos tercios de los países integrantes, incluidos todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

En otras palabras, la reforma sigue dependiendo en última instancia del acuerdo de los cuatro países considerados como los vencedores de la Segunda Guerra Mundial --Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia-- y de China. Estas cinco "potencias" parecerían dispuestas a aceptar el ingreso de otros dos países económicamente poderosos, Alemania y Japón, como miembros permanentes del Consejo --por considerarlos "deseosos de prevenir conflictos y adecuadamente equipados para ello"-- y a aumentar el número de miembros no permanentes de 10 a 13.

Esta propuesta de las "potencias" divide a los otros estados en una minoría --integrada, entre otros, por Colombia y Malasia-- que critica la "confirmación de la desigualdad" y pide la supresión de la categoría de miembro permanente, y en una mayoría que solicita cambios menos radicales. Entre estos cambios se destaca la propuesta canaidense decrear el estatus de miembros semipermanente; la supresión del derecho de veto, que impulsan Irán, México, Honduras y Cuba; o su limitación a ciertas decisiones, como proponen Australia, España y Zimbabwe.

Los desacuerdos también se evidenciaron al abrirse la sucesión de Boutros Boutros-Ghali, designado secretario general de la ONU en 1991. El ex canciller egipcio propuso su propia reelección a mediados de 1996, provocando que la hostilidad de Estados Unidos, que amenazó con vetar su candidatura, se hiciera ostensible. Esto abrió una serie de especulaciones sobre posibles sucesores de Boutros-Ghali, en las que se citaron, entre otros, al ghanés Kofi Annan, jefe del departamento de operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, y a la primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland.

además...


x_textos.gif (278 bytes)
NACIONES UNIDAS

x_textos.gif (278 bytes)
La crisis de la ONU

x_textos.gif (278 bytes)
Directorio de Organizaciones Internacionales
   

 

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org