Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)

 

Mujeres (2650 bytes)
Desarrollo: con los ojos en el año 2000
icono.gif (225 bytes)
Los países del Norte acordaron dedicar por lo menos 0,7% de su PNB a la cooperación internacional. Sin embargo, la ayuda oficial para el desarrollo de los países de la OCDE se redujo cerca del 2% en términos reales entre 1992 y 1993. Esto ocurrió como consecuencia de importantes reducciones de los presupuestos de ayuda de numerosos países miembros, particularmente los dos contribuyentes más importantes, Estados Unidos y Japón. (Véase capítulo sobre ayuda)

A NIVEL DE PAÍS,  todos los miembros de la OCDE redujeron el porcentaje de PNB asignado a financiar a los países en desarrollo y las organizaciones internacionales, en comparación con el comienzo de los años ochenta. La disminución fue particularmente importante en los casos de Suiza, Francia, Dinamarca y el Reino Unido.

Los únicos países de la OCDE que otorgaron 0,7% o más del PNB a esa financiación fueron Holanda, Suecia, Suiza, Dinamarca y Noruega. Los países que dedican la mayoría de esos recursos a los países en desarrollo son Noruega, Dinamarca, Suecia y Holanda.

Solo una pequeña porción de la Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD) se gasta en desarrollo social. Según datos otorgados por UNICEF, la proporción para prioridades sociales básicas asciende solamente al 10% de la afluencia total de ayuda. Es menos que lo que se gasta anualmente en el mundo industrializado en calzado deportivo solamente.

La proporción de la ayuda dedicada a la educación primaria en el África subsahariana incluso disminuyó en los años ochenta. La AOD es utilizada con frecuencia para la educación vocacional superior más que para la enseñanza primaria, para costosos hospitales en lugar de atención de salud básica y para costosas instalaciones urbanas en lugar de suministros baratos para zonas rurales. Esto se debe a que las elites reciben tratamiento preferencial, por una parte, y debido a consideraciones de prestigio, por la otra, pero con frecuencia también debido a que la ayuda está condicionada. Inclusive cuando la política apunta a gastos incondicionales de la ayuda, muchas veces sucede que gran parte de la ayuda bilateral se gasta en el país donante. El resultado es que entre 60 y 90% de la ayuda bilateral se gasta en bienes y servicios en el país donante.

Algunos fondos de la ayuda para el desarrollo y préstamos son incluso contraproducentes para el desarrollo social; entre los ejemplos más claros están los programas de reasentamiento de la población que acompañan los cuestionados proyectos de construcción de grandes represas.

Mientras tanto, los fondos privados se han cuadruplicado en los últimos cinco años, aunque la mayoría de ellos son ajustados a ciertos sectores y regiones (China recibió el 38% de esa financiación en 1993) y todavía resta probar si son adecuados para el desarrollo social.

Compacto 20/20

UNICEF y el PNUD iniciaron un plan para la Cumbre Social para gastar una mayor proporción de la ayuda en suministros sociales básicos. El llamado concepto 20/20 significa que promedialmente un quinto de los fondos aportados por la comunidad donante se gasta en prioridades sociales básicas: educación atención de la salud, planificación familiar, agua potable y saneamiento y que los países en desarrollo también gasten un quinto de su presupuesto nacional en estas prioridades.

En el informe anual de 1994, el PNUD aporta cifras de prioridades sociales básicas, que muestran que la ayuda para desarrollo bilateral total dedica solamente 7% del presupuesto a estas prioridades. Los países en desarrollo actúan mejor: asignan el 16%. Cabe consignar aquí que no solamente se trata de pocos gastos en el sector social que causan problemas, sino en gastos desproporcionados dentro del sector. Para ilustrar, de los 7.000 millones de dólares que los gobiernos de los países en desarrollo gastan anualmente en educación, menos del 20% es dedicado a la educación primaria.

Medidas básicas

Las siguientes medidas son las habitualmente consideradas como la base de una política de desarrollo social:

  • Brindar atención primaria de la salud (incluida planificación familiar), seguridad alimentaria, agua potable y saneamiento;
  • Actividades que generen ingresos y respalden los ingresos de los pobres (especialmente de las mujeres), facilidades de crédito de pequeña escala, programas que garanticen trabajo, programas de extensión agrícola y respaldo a la producción agrícola de pequeña escala.
  • Fortalecimiento de las organizaciones sociales; por ejemplo, asociaciones de agricultores, organizaciones de mujeres, cooperativas, sindicatos y organizaciones de derechos humanos.

además...


x_textos.gif (278 bytes)
Compromisos que
podrían hacer historia

x_textos.gif (278 bytes)
Desarrollo: con los ojos en el año 2000

Cuadro
PNB según el Banco Mundial

Cuadro
IDH según el PNUD

Cuadro
Mortalidad infantil según la UNICEF

 

El Calendario Internacional

En Copenhague y Beijing también se acordó un listado de metas, principalmente en el campo de la salud básica, la educación primaria y el saneamiento:

Por ejemplo:

Para el año 2000, que las expectativas de vida no sean inferiores a los 60 años en ningún país.

Para el año 2000, reducción de los índices de mortalidad infantil en un tercio de los niveles de 1990, o a 50 - 70 por 1.000 nacidos vivos, la que sea inferior; para el año 2015, lograr un índice de mortalidad infantil inferior a 35 por 1.000 nacidos vivos y un índice de mortalidad para menores de 5 inferior a 45 por 1.000.

Para el año 2000, reducción de la mortalidad materna en 50% del nivel de 1990; para el año 2015, otra reducción del 50%.

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org