Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Mujeres (2650 bytes)
Economías en Transición: cambios impactantes
icono.gif (225 bytes)
La transición desde una economía centralizada a una economía de mercado se encuentra en el centro de un proceso que abarca y afecta, entre otras cosas, a características demográficas tales como la fertilidad, mortalidad, migración y por consiguiente, el crecimiento de población.

MUCHOS DE LOS PAÍSES con economías en transición (PET) presentan modificaciones demográficas especialmente impactantes. Sin embargo, no existe un modelo en común de transición demográfica para los países PET. La mayoría de los países PET europeos se caracterizan por tener caídas de fertilidad aceleradas hasta llegar a niveles por debajo del de sustitución, una esperanza de vida sin modificar o en caída y un aumento de la emigración neta. Como resultado, muchos de ellos revelan en la actualidad una pérdida neta de población.

En contraste, los países PET asiáticos, especialmente del sureste asiático, tienen un mayor grado de fertilidad por sobre el nivel de sustitución y progresos moderados en la esperanza de vida pero también sufren de la emigración neta. Estos países todavía presentan un crecimiento de población positivo que se expresa en poblaciones más jóvenes que la de los países PET en Europa.

Estados europeos de la ex URSS

Seis de los 7 países europeos sucesores de la ex Unión Soviética (Bielorusia, Estonia, Letonia, Lituania, Moldavia, Rusia y Ucrania) han tenido pérdidas de población desde 1990; se estima que sólo la República de Moldavia tiene una tasa de crecimiento de población positiva.

La mayor pérdida absoluta de población ocurre en la Federación Rusa; donde se ha perdido más de medio millón de personas entre 1990 y 1994. Sin embargo, esta pérdida de población comprende sólo una pequeña fracción (0,4%) de los 147 millones de personas de la Federación Rusa. Letonia y Estonia han revelado el mayor porcentaje de declinación desde 1990: la población de Letonia se ha reducido un 3,3% y la de Estonia 2,2% entre 1990 y 1994. En conjunto, los 7 países han sufrido una pérdida neta de más de 830.000 personas en ese período.

El proceso de transformación ha tenido consecuencias especialmente serias en la situación de la salud de las poblaciones de la región, como lo demuestra la caída del promedio de la esperanza de vida al nacer. Por ejemplo, se estima que la esperanza de vida masculina al nacer en la Federación Rusa ha disminuído de 64,3 años en 1985-1990 a 61,7 para el período actual de 1990-1995. La esperanza de vida femenina no ha sido tan afectada por el proceso de transición; en la Federación Rusa, disminuyó de 74,3 a 73,6 entre 1985-1990 y 1990-1995.

Otros países revelan tendencias similares en la esperanza de vida. Bielorrusia y los tres estados bálticos, Estonia, Letonia y Lituania, tuvieron una caída de la esperanza de vida masculina entre 1985-1990 y 1990-1995 de más de dos años: en Letonia, por ejemplo, la esperanza de vida disminuyó de 65,7 años en 1985-1990 a 63,3 años para 1990-1995.

La disminución de la fertilidad se ha acelerado de manera considerable durante este período de transición económica. Entre 1985-1990 y 1990-1995, los estados europeos sucesores de la ex Unión Soviética han experimentado una disminución de su fertilidad que va del 12% (Lituania) al 27% (Federación Rusa). Todos los estados europeos sucesores con la excepción de Moldavia, tienen niveles de fertilidad por debajo del nivel de sustitución de 2,1 niños por mujer; la fertilidad de Moldavia se encuentra en la actualidad en el nivel de sustitución (2,13 niños por mujer). La caída más grande en el nivel de fertilidad y el nivel más bajo de fertilidad actual ocurren en la Federación Rusa, que tiene un nivel de fertilidad promedio para 1990-1995 de 1,5 niños por mujer.

Estados asiáticos de la ex URSS

La situación demográfica es distinta para los estados asiáticos sucesores de la ex Unión Soviética. Estos países tenían una fertilidad relativamente alta antes del colapso de la Unión Soviética y aunque la fertilidad ha disminuído desde entonces, las tasas de crecimiento de la población continúan siendo positivas. Todos excepto Georgia y Kazakztán crecieron más de 5% entre 1990 y 1994. El crecimiento de población entre 1990 y 1994 fue mayor en Tadjikistán (12%), Turkmenistán (10%) y Uzbekistán (9%).

La disminución de la fertilidad se incrementó luego de 1990, especialmente en Turkmenistán, donde la fertilidad decayó de 4,6 niños por mujer en 1985-1990 a 4,0 niños en 1990-1995, y en Kazakzstán (de 3,0 niños por mujer en 1985-1990 a 2,5 en 1990-95). Los niveles actuales de fertilidad oscilan de 2,1 niños por mujer en Georgia a 4,9 en Tadjikistán. Excepto en Georgia, los demás países tienen niveles de fertilidad muy por encima del de sustitución.

La esperanza de vida en estos países ha tenido un modesto aumento en las últimas décadas, y (con la excepción de Turkmenistán) ha alcanzado niveles de esperanza de vida comparable a aquellos de sus pares europeos. Simultáneamente, este indicador ha tenido una variación relativamente grande entre los ochos países asiáticos sucesores de la ex Unión Soviética: la esperanza de vida masculina actual (1990-1995) varía entre 61,5 años (Turkmenistán) y 69,5 años (Armenia) mientras que está entre 68,5 años (Turkmenistán) y 76,7 años (Georgia) para las mujeres.

Los ocho estados asiáticos sucesores tienen una emigración neta de población. La Revisión de 1994 estima que la emigración entre 1985 y 1995 ha sido mayor a los 3 millones de personas. Kazakzstán y Uzbekistán han tenido corrientes netas de emigración mayores al millón y 700.000 personas respectivamente para el decenio posterior a 1985.

Otros países europeos

Bulgaria, República Checa, Hungría, Polonia, Rumania y Eslovaquia

Entre 1990 y 1994, la población total de estos países de Europa Oriental con economías en transición disminuyó en aproximadamente 375 mil personas, o sea 0,4%. Sin embargo, la tendencia no es uniforme: las poblaciones de Hungría y Bulgaria se redujeron un 2% mientras que Eslovaquia y Polonia tuvieron crecimientos de población.

Las tendencias de mortalidad en estos países han sido similares a las de los estados europeos sucesores de la ex Unión Soviética: la esperanza de vida masculina no se ha modificado o ha disminuído mientras que la femenina ha mejorado sólo levemente. Entre 1985-1990 y 1990-1995, estos paises sólo han tenido leves incrementos de 0,2 y 0,7 años, con la excepción de la República Checa, donde la esperanza de vida femenina disminuyó levemente.

Estos países también tuvieron abruptas caídas en la fertilidad desde 1990. Mientras que en la segunda mitad de la década de los 80, tres países todavía tenían niveles de fertilidad sustitutivos o por encima (Polonia con 2,15 niños por mujer, Rumania con 2,27 niños por mujer y Eslovaquia con 2,15 niños por mujer), en la actualidad todos se encuentran por debajo del nivel de fertilidad de sustitución. En Rumania, por ejemplo, la fertilidad se redujo una tercera parte, a 1,5 en 1990-1995. En la actualidad, Rumania, junto con Bulgaria, tiene el nivel de fertilidad más bajo entre estos países.

En el período 1985-1990, se observó una importante emigración neta de casi 700.000 personas desde estos seis países principalmente hacia Europa Occidental. La Revisión de 1994 estima un aumento de la emigración neta de más de 850.000 personas para el período de 1990-1995.

Albania

Las tasas de crecimiento de población en Albania son altamente positivas; entre 1990 y 1994, la población creció 3,8%. Ello se debe principalmente a la alta tasa de fertilidad de Albania que es, con 2,85 niños por mujer para el período 1990-1995, la más alta de Europa. Se estima que la esperanza de vida al nacer en Albania se ha detenido en 69,2 años para el hombre y en 75 años para la mujer en el período 1985-1990.

Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia, la ex República Yugoslava de Macedonia y Yugoslavia

La situación demográfica de los cinco países que se formaron luego de la disolución de la ex República Socialista de Yugoslavia es especialmente complicada e inestable. Debido a la guerra civil, los conflictos étnicos y las disputas territoriales, se han dado pérdidas y movimientos de población involuntarios en gran escala. Resulta extremadamente difícil brindar una descripción exacta de las tendencias demográficas en esta zona afectada por la guerra.

Los acontecimientos actuales han afectado de manera muy distinta a la dinámica de la población en la región. Mientras que Bosnia y Herzegovina han tenido una pérdida  neta de población del 18% entre 1990 y 1994, el tamaño de la población ha permanecido casi sin cambiar en Croacia. El crecimiento de población continúa en Eslovenia (1%) y la ex República Yugoslava de Macedonia (5%) y Yugoslavia (6%).

El movimiento de población hacia otros países, incluyendo otras repúblicas de la ex Yugoslavia, es la causa de gran parte de la pérdida de población en Bosnia y Herzegovina. La cifra de la emigración neta de Bosnia y Herzegovina para el período 1990-1995 es de 975 mil personas. Es decir, aproximadamente una de cada cinco de los 4,3 millones de personas que vivían en Bosnia y Herzegovina en 1990 han partido hacia otro país.

Fuente: Departamento de Población de Naciones Unidas

además...


Cuadro
Fertilidad en cifras

Cuadro
Densidad de población
   

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org