Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Mujeres (2650 bytes)
El marco normativo internacional
icono.gif (225 bytes)
Los principios de Helsinki (1966)

Estas normas, que provienen de un estudio efectuado por la Asociación de Derecho Internacional y tienen el respaldo de las Naciones Unidas, constituyen el marco principal por lo que respecta al manejo de los recursos hídricos que comparten diferentes países. Las normas estipulan que cada Estado-cuenca tiene el derecho a una parte razonable y equitativa del agua de la cuenca y que el beneficio máximo debe realizarse con el perjuicio mínimo para los demás Estados de la misma cuenca. Mientras que cada Estado tiene el control soberano de todas las partes de su territorio, en virtud de estas normas puede no ejercerlo sobre el territorio situado en una cuenca hidrográfica compartida internacionalmente sin examinar los efectos en los demás Estados de la cuenca.

Los principios de Copenhagen (1991)
y de Dublin (1992)

La base del marco normativo actual para el manejo de los recursos hídricos integrados se estableció en una consulta internacional celebrada en Copenhagen en 1991. Se aprobaron en general dos principios importantes: los recursos hídricos y terrestres deben ser administrados en el plano más bajo que resulte apropiado; es decir, lo más cerca posible a los que los usan; 2) El agua deber ser considerada un bien económico, con un valor que refleje su uso potencial más valioso.

En 1992, en la conferencia preparatoria de la CNUMAD, celebrada en Dublin, los principios pasaron a ser cuatro: 1) El agua es un recursos limitado y vulnerable, necesario para mantener la vida, el desarrollo y el medio ambiente. Un manejo efectivo debe vincular el uso total de tierras y aguas de toda una cuenca hidrográfica o un acuífero subterráneo; 2) el aprovechamiento y el manejo del agua debe basarse en un método participativo en el que intervengan los planificadores y los usuarios a todos los niveles y las decisiones deben tomarse en el nivel más bajo que sea conveniente; 3) es necesario tener en cuenta el hecho -a menudo olvidado- de que las mujeres desempeñan un papel crucial por lo que respecta al abastecimiento, manejo y protección del agua; 4) el agua tiene un valor económico en todos los usos que compiten y debe ser reconocida como un bien económico.

1992: la CNUMAD y después.

Las cuestiones relativas al agua fueron tratadas en un capítulo especial del Programa 21 aprobado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en 1992. Los cuatro principios mencionados más arriba pasaron a ser las directrices de dicho capítulo, en el que también se incluyeron recomendaciones referentes a otras medidas. Desde 1992, se han celebrado varias reuniones internacionales de alto nivel para seguir estudiando normas de actuación y fortalecer las medidas conjuntas en el campo del manejo de recursos hídricos integrados. En dos conferencias que convocó la OCDE/CAD en 1994 y 1995, se confirmó el manejo de recursos hídricos integrados como el concepto operativo y se pidió a los donantes que se dispusieran a adoptar compromisos de largo plazo en lo referente a la cooperación para el desarrollo en este campo. En 1997, los resultados serán evaluados en una conferencia internacional, organizada por la Comisión de Desarrollo Sustentable, que se celebrará en Nueva York.

además...


x_textos.gif (278 bytes)
Use más, ahorre más

x_textos.gif (278 bytes)
Los conflictos

x_textos.gif (278 bytes)
El marco normativo internacional
 

 

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org