Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Mujeres (2650 bytes)
Use más, ahorre más
icono.gif (225 bytes)
Cualquier discusión sobre la crisis mundial de aguas dulces que está empezando a manifestarse puede partir de dos estadísticas innegables: la tierra del planeta tiene poca agua dulce y está disminuyendo la cantidad per cápita ya que la población sigue creciendo. El agua dulce es un importante problema cotidiano para más de mil millones de personas.

MÁS DE CINCUENTA   países no están en condiciones de suministrar suficiente agua dulce segura para uso doméstico. Sin embargo, la mayor parte de la discusión sobre esta cuestión tiende a partir del supuesto de que el consumo de agua per cápita es excesivo o incorrecto. La crisis, que ahora se está haciendo evidente en muchas partes del mundo, no se debe a una disminución del recurso como tal, en términos absolutos o per cápita.

Más de 50 países en desarrollo, especialmente de Africa, usan menos del uno por ciento de sus recursos anuales renovables de agua dulce. En algunos de esos países, el consumo de agua dulce per cápita es de 50 metros cúbicos, frente a un promedio mundial de 650 m3, 1.200 m3 en los países industrializados y 2.100 m3 en Estados Unidos. Al menos nueve países de Africa, entre ellos Burkina Faso, el Congo, Burundi, Guinea Bissau y Zaire, usan menos de 25 m3 per cápita (animales domésticos inclusive). El consumo doméstico nacional medio de agua representa menos de 15 litros por persona por día. En el futuro, esos países tendrán que incrementar su consumo de agua dulce.

Del mismo modo, muchos países en desarrollo, especialmente de Africa también en este caso, necesitan suministrar electricidad a su población. Hay muchos hogares que aún carecen de luz eléctrica. Al mismo tiempo, la mayor parte de esos países usan apenas una fracción de la energía hidroeléctrica que podrían tener.

Se calcula que Africa tiene un potencial hidroeléctrico explotable conocido de 1.621.800 megavatios. En el presente, la capacidad instalada total alcanza solo al 1,2 por ciento. En términos absolutos, los 54 países africanos producen 53.000 GWh (millones de kilovatios hora) de hidroelectricidad.

En cambio, un país pequeño como Suiza produce 37.000 GWh (casi el 95 por ciento del potencial y el 60 por ciento de la electricidad total) y Estados Unidos 310.000 GWh de hidroelectricidad. En 1975, todos los países de Europa occidental ya habían construido represas para producir más del 75 por ciento de su hidroelectricidad potencial.

Entre 1992 y 1993, los países de la OCDE aumentaron su producción de hidroelectricidad en 70.000 GWh, más del total producido por todo el continente africano. Además, la producción total de electricidad de Africa (329.000 GWh, de los cuales solamente Sudáfrica produce 169.000) es menos del 10% de la que genera Estados Unidos.

Cualquier intento de aumentar la producción de hidroelectricidad en Africa planteará seguramente la cuestión de la conservación de la vida silvestre y el hábitat. Las propuestas que hicieron recientemente Namibia de construir una represa en el río Cunene, en las cataratas de Epupa, y Nigeria la represa de Kafin Zaki han suscitado discusiones válidas sobre las repercusiones sociales y ambientales de las obras.

Pero ¿cuánto de su potencial hidroeléctrico sería aceptable que usara un país? Y ¿cómo puede alcanzarse esa cantidad sin dañar los ecosistemas? Los países más pobres, que usan menos cantidad de sus recursos hídricos, albergan gran parte de los bosques tropicales y la fauna y flora silvestres que quedan en el planeta.

El futuro de la diversidad biológica de Africa depende claramente de cómo use el continente sus recursos de agua dulce en las próximas décadas. El uso de las aguas dulces está relacionado con la seguridad alimentaria, el orden social y la estabilidad política. La difícil tarea que enfrenta el mundo es encontrar los medios para aumentar el uso de agua dulce y la producción hidroeléctrica conservando a la vez la diversidad biológica. Si se siguen demorando las soluciones, se causará un daño grave e irreparable a los sistemas de diversidad biológica naturales.

Este asunto no es nuevo. Se lo ha mencionado muchas veces en el pasado. Pero el programa de conservación hoy está dominado por el Norte y las élites del Sur que tienen opiniones diferentes, especialmente por lo que respecta a la naturaleza y la vida silvestre.

El mundo en su conjunto quizá tenga que ahorrar agua en el consumo per cápita y reducir el número de represas. Mientras que algunos países tendrán que aumentar el uso de agua dulce y producir más hidroelectricidad, otros tendrán que considerar seriamente la reducción del uso de agua y suprimir algunas represas sobre ríos para recuperar valiosos humedales y restablecer el curso libre de los ríos.

Fuente: Bishkam Gujja, de People & the Planet, 1996.

además...


x_textos.gif (278 bytes)
Use más, ahorre más

x_textos.gif (278 bytes)
Los conflictos

x_textos.gif (278 bytes)
El marco normativo internacional
   

 

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org