Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
 

Tibet: oscilaciones en la cumbre


La población del Tibet -en la actualidad una provincia china- es casi enteramente tibetana, con minorías nacionales como los hans (chinos), los huis (chinos musulmanes), los hus y los monbas, entre otros. La mayoría de los habitantes de esta elevada meseta situada al este de los Himalayas tiene el mismo origen étnico, ha practicado tradicionalmente la misma religión y comparte el mismo lenguaje.

2 La primera religión conocida de la región, el bon, combinaba distintas creencias en dioses, demonios y espíritus ancestrales que respondían a los sacerdotes, o chamanes. El budismo chino fue introducido en la antigüedad -las primeras escrituras se remontan al siglo III d.C.-, pero la mayor parte de la doctrina budista llegó al Tibet desde la India en el siglo VII. La mezcla de ambos produjo el budismo lamaísta, propio de la región, así como sus muchas y diferentes sectas. Los abades principales de los numerosos monasterios esparcidos por todo el país se convirtieron también en jefes temporales y comenzaron a competir entre sí. En distintas épocas, los mongoles y los chinos sacaron partido de esos conflictos favoreciendo a unos u otros según su propia conveniencia, instalando una política pendular que perduró varios siglos.

3 Los tibetanos crearon un alfabeto fonético alrededor del 600 d.C., y a principios del siglo X, después de siglos de rivalidades, se estableció una suerte de estado feudal teocrático. Los lamas  (sacerdotes tibetanos), divididos en sectas y con una compleja jerarquía interna, detentaban el poder político y el religioso, entronizándose como dirigentes de la clase gobernante, con control sobre los siervos y los productos de la tierra.

4 En 1240 los mongoles invadieron la región central del Tibet y atacaron varios monasterios importantes. En 1247, Köden, hermano menor de Güyük Khan, invistió simbólicamente a quien ejercía la posición de Sa-skya lama como autoridad temporal del Tibet. Kublai Khan, nieto de Genghis Khan, nombró al Phags-pa lama como su "preceptor imperial". La relación político religiosa entre el Tibet y el imperio mongol consistía en un vínculo personal entre el emperador en su carácter de patrono, y el lama (y sus sucesores) como sacerdote. Durante un siglo, muchos Sa-skya lamas que vivieron en la corte mongol se convirtieron en virreyes del Tibet en representación de los emperadores mongoles.

5 Las jerarquías de la secta Dre-lugs-pa establecieron una nueva alianza con los mongoles en 1578, reestableciendo una relación de poder compartido: la autoridad religiosa asignada a los lamas tibetanos, y el dominio político para los líderes mongoles. Atlan confirió a Bsod-nams-rgya-mtsho -tercero en la jerarquía de los lamas- el título de Dalai ("de todo el océano") Lama. En 1640 los mongoles invadieron el Tibet, y dos años más tarde  el Güüshi Khan coronó al cuarto Dalai como soberano del Tibet, conservando para sí la protección militar de la región.

6 El asesinato de dos altos comisionados chinos en 1751 -instigado por el Dalai- produjo una reacción inmediata de la dinastía Manchú, que en ese momento detentaba el poder en Beijing. En represalia, el emperador ordenó una sangrienta incursión militar a Lhasa. A partir de ese momento la relación de los sucesivos Dalais con China fue más difícil que la de los Panchens, la otra cabeza de la jerarquía religiosa. La competencia terrenal entre las dos dirigencias del budismo lamaísta a menudo fue campo fértil de discrepancias y sectarismos.

7 En el siglo XVII, el quinto Dalai Lama declaró que su tutor, Blo-bzang chos-kyi-rgyal-mtshan (1570-1662), en ese momento Panchen Lama, se reencarnaría en un niño. La creencia de la reencarnación del Panchen se mantiene hasta nuestros días.

8 Después de la revolución nacionalista de 1911, el Tibet fue declarado parte del territorio de China, una pretensión aceptada en ese momento por Gran Bretaña y confirmada por Estados Unidos. Aproximadamente diez años después, los desacuerdos entre el Dalai y el Panchen terminaron en la huída de este último a Beijing. Bskal-bzang Tshe-brtan, un niño de padres tibetanos nacido alrededor de 1938 en la provincia Tsinghai de China, fue reconocido como su sucesor por el gobierno chino y llevado al Tibet en 1952. Finalmente, entró a Lhasa con la escolta militar comunista y fue designado abad jefe del monasterio Tashilhunpo.

9 Los Dge-lugs-pa obtuvieron supremacía en el siglo XVII y rigieron la vida política y religiosa del Tibet hasta 1959, cuando la secta "Sombrero amarillo" inició una fallida sublevación contra los comunistas chinos, instalados en el país poco después de la revolución de 1949. Los comunistas abolieron el sistema feudal de siervos y señores, crearon las primeras comunas "comunistas" y lucharon contra el sistema religioso tibetano.

10 Cuando la sublevación de 1959 fracasó, el Panchen permaneció en el Tibet mientras que el Dalai marchó al exilio. No obstante, la negativa del Panchen a denunciar al Dalai como traidor lo enemistó con el gobierno chino, que lo encarceló en Pekín en 1964. Fue liberado a fines de los 70 y murió en 1989.

11 El Dalai, en India desde 1959, libra una lucha permanente por la independencia del Tibet y el regreso de la sociedad tradicional. En 1994 los chinos y las autoridades religiosas tibetanas declararon a un niño tibetano de cinco años como Panchen Lama, pero el Dalai desconoció la legitimidad del nombramiento.

cuadros
especiales

Las culturas africanas antes de su entrada en el Tercer Mundo

Mercosur (Mercado Común del Sur)

TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte)

El proceso de paz de Daytona: ¿encaminándose hacia la unidad?

La civilización de Chad: Kanem Bornu

Minorías nacionales en China

Tibet: oscilaciones en la cumbre

Los Estados Bantúes del Congo

La situación de la mujer en América Latina

Ecuador: la reafirmación indígena

El Imperio Shongai

La guerra Irán - Irak

La civilización islámica: origen y fundamentos

Los orígenes de la cultura yoruba

El Imperio Malí

Ghana Uagadu

Almoravide y Almohade

Rutas del Sahara

Los Estados Haussa

Palestina: camino hacia la formación de un Estado

Paraguay y la Triple Alianza

El desarrollo petrolero destruye la Amazonia

Hutus y tutsis: hermanos enemigos

Los Estados Fulani

La expansión Zulú

La cultura Zandj

Mar Caspio: herencia familiar

Gitanos: presos entre fronteras

ARRIBA

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org