Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
 

Gitanos: presos entre fronteras


Desde su arribo a Europa central y occidental a comienzos del siglo XV, los pueblos sinti, rom, calé y manush fueron objeto de persecuciones. Sin embargo, lograron sobrevivir como minoría, en medio de las sociedades europeas.

2 El término "gitano" probablemente fue acuñado por la mayoría no gitana tomando como raíz la palabra "egipcio", a partir de la creencia popular de que originalmente provenían de Egipto. Como en su camino a Europa los gitanos pasaron a través de la antigua Persia, Turquía y Grecia, su propia tradición oral transmitió que su lugar de origen habría sido el "Pequeño Egipto".

3 En realidad, parecería que son originarios del subcontinente indio. Estudios linguísticos vinculan a los gitanos rom -que significa "hombre libre"- con la casta india dom, y demuestran la familiaridad de su idioma, el romaní, con el sánscrito y lenguas modernas como, sobre todo, el hindi, pero también, aunque en menor medida, el bengalí, el panjabí, el gujarati y rajasthaní.

4 Según estudios recientes, los gitanos abandonaron la región india del Punjab alrededor del año 900, arribaron a Persia hacia el siglo XI y emigraron a diversos países europeos en grupos pequeños entre 1405 y 1430. Su presencia en el territorio actual de Alemania se registra a partir de 1407, en Suiza desde 1418 y en Francia a partir de 1419. Llegaron a la entonces colonia española de lo que hoy son los Países Bajos y Bélgica en 1420, a Italia en 1422, a España en 1425 y a Polonia en 1428. Al norte europeo y Rusia entraron a principios del siglo XVI, y a Siberia en el siglo XVIII.

5 A pesar de su migración constante, no se asimilaron y conservaron algunas leyes sociales fundamentales que garantizaron su supervivencia como pueblo, tal como el carácter sagrado de la palabra empeñada, la solidaridad entre los miembros del clan y el respeto a los mayores, que representan la memoria viva y la transmisión de la experiencia de una cultura básicamente oral.

6 Desde su llegada a Europa, los gitanos -y su forma de vida no sedentaria y en grupo- fueron rechazados por las autoridades civiles y la Iglesia, que en primer lugar quisieron expulsarlos o impedir su presencia y después intentaron su asimilación y asentamiento. El punto culminante de esta cadena de persecución fue el programa de exterminio del régimen nazi alemán.

7 En Europa central, en el caso del Sacro Imperio Romano, ya en 1500 se había otorgado un permiso genérico para matarlos. En 1721, este permiso se convirtió en política concreta al ordenar el emperador Carlos VI su exterminio. Grupos armados gitanos resistieron la orden. Desde mediados del siglo XVIII, durante los reinados de María Teresa y José II (1740 - 1790) la política de persecución de los Habsburgo fue remplazada por el intento de asimilación. Coincidió este intento -finalmente abandonado- con la estrategia de sedentarización empleada en España por Carlos III (1759-1788), quien al fracasar su plan decidió deportar a los niños gitanos a las colonias americanas, mientras que las niñas fueron enviadas a las posesiones orientales de España.

8 La política del desarraigo forzoso, la persecución y la asimilación forzosa de los estados fue perfeccionada con los métodos del estado moderno a partir de 1870. Uno de estos medios fue el registro de la población, el cual, en el caso de Alemania, sirvió de base para que posteriormente los líderes nazis pudieran instrumentar su genocidio no solamente contra la población judía, sino también contra cientos de miles de gitanos de Europa.

9 En la Europa de posguerra, para este pueblo las políticas integradoras pueden resultar tan amenazadoras para su supervivencia como las persecuciones abiertas del pasado. Así, en la España de hoy, se está intentando que parte de la población gitana se asiente, se dedique a trabajos formales y proporcione a sus hijos e hijas una educación formal. El precio a pagar puede ser el abandono de los valores tradicionales, la tradición oral, el clan familiar, el papel de los ancianos.

11 Se estima que en la actualidad el número de gitanos en Europa supera los 15 millones, concentrados en su mayoría en el este y sureste del continente. Algunos especialistas en el tema identificaron tres grandes grupos de gitanos: los kalderashes (el grupo más numeroso, en su mayoría en los Balcanes y Europa central, y predominantemente herreros); los gitanos (gitanos franceses, en su mayor parte en la península ibérica, norte de África y sur de Francia, con gran habilidad en las artes del entretenimiento) y los manushes (manouches franceses, también conocidos como sintis, preponderantemente en Francia, Alsacia y Alemania, generalmente dedicados a los espectáculos itinerantes y gente de circo). Cada una de estas grandes divisiones se escindieron a su vez en dos o más subgrupos caracterizados por la especialización en un oficio o por el origen territorial, o por ambos elementos.

Véase además: Austria, Croacia, Holanda, India, Irán, Rumania y Yugoslavia.

cuadros
especiales

Las culturas africanas antes de su entrada en el Tercer Mundo

Mercosur (Mercado Común del Sur)

TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte)

El proceso de paz de Daytona: ¿encaminándose hacia la unidad?

La civilización de Chad: Kanem Bornu

Minorías nacionales en China

Tibet: oscilaciones en la cumbre

Los Estados Bantúes del Congo

La situación de la mujer en América Latina

Ecuador: la reafirmación indígena

El Imperio Shongai

La guerra Irán - Irak

La civilización islámica: origen y fundamentos

Los orígenes de la cultura yoruba

El Imperio Malí

Ghana Uagadu

Almoravide y Almohade

Rutas del Sahara

Los Estados Haussa

Palestina: camino hacia la formación de un Estado

Paraguay y la Triple Alianza

El desarrollo petrolero destruye la Amazonia

Hutus y tutsis: hermanos enemigos

Los Estados Fulani

La expansión Zulú

La cultura Zandj

Mar Caspio: herencia familiar

Gitanos: presos entre fronteras


ARRIBA

600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org