Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)

Yémen
Yaman

Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

  
5.gif (35 bytes)
Historia

CUANDO LA CIVILIZACIÓN CRETENSE se encontraba en su apogeo, en el sur de la península arábiga se desarrollaba otra cultura, también basada en el comercio, en este caso terrestre, que rápidamente llevó al surgimiento de numerosas ciudades. Las principales de ellas no se encontraban en las costas (Ma'in, Marib, Timna, Nagram), sino en el interior: jalonaban las rutas de las caravanas que traían esencias aromáticas de Dhufar (actualmente parte de Omán) y Punt (Somalia), que luego seguían el litoral del Mar Rojo hasta los mercados mediterráneos o, a partir de Taimá, hacia Mesopotamia.

2 Esas ciudades fueron unificándose en reinos, primero el de Mina y luego el más conocido -por los relatos bíblicos- de Saba, cuya vinculación con el litoral africano está en el origen del reino etíope de Axum (ver historia de Etiopía).

3 Los comerciantes sabanos mantuvieron los lazos con Africa durante siglos, a pesar de lo rudimentario de sus embarcaciones, y un resultado de ello fue la propagación del cristianismo entre los yemenitas, a partir del siglo IV, por obra de predicadores etíopes. Cuando poco después, los himyaritas (secta de origen hebreo) asumieron la hegemonía en Arabia del Sur y establecieron el judaísmo como religión oficial, entre ambos grupos se desencadenaron conflictos que desembocaron en ocupaciones extranjeras.

4 Los etíopes conquistaron el país en el año 525, y fueron desalojados por los persas en el 570. Estos establecieron entonces su primer contacto con el comercio de Africa negra, que renovarían siglos después (ver recuadro en Tanzania: "La cultura zandj").

5 Cuando se produjo la unificación árabe con Mahoma, la región había perdido mucho de su esplendor, después de casi tres siglos de conflictos e invasiones. Incluso la represa de Marib -obra monumental que constituía el centro del sistema de riego para la agricultura- se había derrumbado por falta de mantenimiento. Esa crisis provocó emigraciones tanto hacia Africa como hacia la parte oriental de la península.

6 Hacia fines del siglo VIII, los límites del Imperio Etíope iban desde el norte de Africa y España, en el oeste, hasta Pakistán y Afganistán, en el este. Damasco, en Siria, se convirtió en la capital del imperio, donde surgieron los pilares de una nueva cultura. Componentes grecorromanos, persas e indios se amalgamaron para conformar la nueva cultura dominante, en cuyo marco los árabes desarrollaron aportes a la ciencia y la filosofía. Los árabes eran la élite social, la clase gobernante, aunque poco cambió en la vida de los yemenitas y otros pueblos subyugados por aquellos.

7 En el siglo XVI se inició la conquista otomana. Los turcos ocuparon entonces apenas algunos puntos de la costa del mar Rojo, mientras el interior del país y la costa sur permanecieron independientes, gobernados por un imán.

8 Poco después los ingleses hicieron su aparición en la zona, al instalar un puesto de la Compañía de las Indias en el puerto de Mukha (Moka; origen de la palabra usada para denominar una variedad de café), en 1618.

9 Esa presencia se amplió en el siglo XIX: como consecuencia de la conquista del país por Mohamed Alí, los británicos ocuparon todo el extremo sudoccidental (ver historia de Egipto), instalándose en Adén, el mejor puerto de la región, desde donde podían ejercer una vigilancia discreta de los turcos. Estos, por su parte, trataban de mantener su dominio en el interior, lo que sólo consiguieron en 1872. Para lograrlo tuvieron que mantener en su cargo al imán, que incluso reafirmó su posición haciendo su cargo hereditario, en lugar de electivo.

10 Hacia 1870, con la inauguración del canal de Suez y la consolidación del dominio turco sobre la región norte de Yemen, el establecimiento de Adén adquirió nueva importancia para la estrategia global británica: era la llave del Mar Rojo y, por lo tanto, del nuevo canal.

11 Comenzaron a firmarse tratados de amistad o protectorado con los jefes tribales locales, en un lento pero inexorable proceso que culminó en 1934, cuando los ingleses se aseguraron el control de todo el sur del país, hasta la frontera con Omán.

12 En 1911, el imán Yahya Ad-Din dirigió una rebelión nacionalista, como resultado de la cual el imperio turco reconoció, dos años después, la autoridad plena de los imanes sobre el norte del Yemen, a cambio de la aceptación por estos de una formal soberanía turca.

13 Luego de la Primera Guerra Mundial, Yahya se proclamó soberano independiente de todo el Yemen, lo que llevó a conflictos con el emir saudita de Najd y con los ingleses instalados en Adén.

14 Ibn Saud, luego de unir el Hidjaz a su estado, lanzó una rápida ofensiva militar contra Yahya, que en el tratado de paz de 1934 tuvo que aceptar la pérdida de algunos territorios en el norte del país. Los ingleses no llegaron a la declaración de guerra, pero en cambio azuzaron las rivalidades internas y alentaron la actividad de todos los grupos contrarios al imán, que murió asesinado en 1948.

15 Ahmad, el sucesor, adhirió en 1958 a la República Arabe Unida, formada por Egipto y Siria, pero se retiró en 1961. Cuando murió, al año siguiente, fue sucedido por su hijo Muhammad Al-Badr, que fue depuesto por militares nasseristas en setiembre del mismo año. El ex imán, con abierto apoyo saudita e inglés, inició una larga guerra civil contra el gobierno republicano, apoyado por los egipcios, que se prolongó hasta 1970.

16 La solución del conflicto fue salomónica. Un golpe de Estado, dentro del bando republicano, llevó al poder al moderado Al Iryani. Mientras tanto, en Yemen del Sur el Frente de Liberación Nacional, formado en 1963, tomó el puerto de Adén, en 1967, y proclamó la independencia, iniciando una revolución que se proclamaba socialista.

17 La nueva República Democrática Popular del Yemen clausuró todas las bases británicas en 1969, nacionalizó la banca, el comercio exterior y la industria naval, al mismo tiempo que dio inicio a una reforma agraria. En sus esfuerzos por aislar a la "Cuba del Oriente Medio", Arabia Saudita consideró que Al Iryani era el menor de los males posibles y se resignó a aceptarlo.

18 A pesar de las diferencias políticas e ideológicas entre los gobiernos de Yemen del Norte y del Sur, en octubre de 1972, Al Iryani firmó un tratado con el gobierno del Yemen Democrático (del Sur) que preveía una futura reunificación de ambos Estados.

19 Esto contradecía la estrategia saudita y en junio de 1974 el coronel Ibrahim al Hamadi obligó a renunciar a Al Iryani y tomó posesión del gobierno en Sana'a. Pero este joven oficial, que en un principio gozaba de las simpatías del rey saudita Faisal, pronto se enemistó con su poderoso vecino, a causa de su intento de centralizar el poder, enfrentando a los señores feudales del norte. Después de sobrevivir a tres intentos de asesinato, el 11 de octubre de 1977 fue ultimado, junto con su hermano, el teniente coronel Abdallah Mohamed al Hamadi.

20 Asumió el poder en Yemen del Norte una junta, presidida por el teniente coronel Ahmed al-Gashmi e integrada por el primer ministro Abdelaziz Abdul Ghani y el mayor Abdul al-Abdel Aalim, quienes se comprometieron a continuar la política de su antecesor. Ello le costó la vida a al-Gashmi, asesinado por la explosión de una bomba en junio de 1978.

21 En octubre de 1978 , a través de un congreso que contó con considerable apoyo de la población, el FLN fundó el Partido Socialista de Yemen. En diciembre se realizó la primera elección popular desde la independencia, para designar entre 175 candidatos a los 111 integrantes del Consejo Revolucionario del Pueblo.

22 Abdel Fattah Ismail, el secretario general del Partido, fue nombrado jefe de Estado, pero renunció en abril de 1980 y lo sustituyó el hasta entonces primer ministro Alí Nasser Mohammed, uno de los fundadores del Frente de Liberación Nacional.

23 La permanente hostilidad de Arabia Saudita se intensificó por la reclamación de partes del territorio de Yemen del Sur, precisamente aquellas en las cuales la empresa petrolera estatal argelina descubrió yacimientos de hidrocarburos. Las tensiones se agravaron ante la creciente presencia militar norteamericana en Arabia Saudita.

24 El mayor Alí Abdullah Saleh, designado presidente de Yemen del Norte en 1978, no pudo evitar que las disensiones internas estallaran en enero de 1979, en conflictos armados. Cuando el Frente Nacional Democrático, -que agrupa a todas las fuerzas progresistas del país-, estaba a punto de tomar el poder, por instigación saudita el conflicto fue derivado a una guerra contra Yemen Democrático. La mediación de Siria, Irak y Jordania logró un alto al fuego y un acuerdo por el cual se reanudaron las negociaciones tendentes a la reunificación, suspendidas desde 1972.

25 En febrero de 1985, el Consejo supremo del Pueblo forzó la dimisión del presidente Ali Nasser Mohammed de su cargo de primer ministro y eligió a Haider Abu Bakr, ligado a Fattah Ismail, como sucesor. El presidente resistió el recorte de sus funciones e inició una conspiración para recuperar todo el poder. El 13 de enero de 1986 se desencadenó un contragolpe, que desembocó en una breve pero intensa guerra civil, que dejó un saldo de diez mil muertos cuando la facción triunfante restableció la paz. Fattah Ismail murió en los combates. Mohammed Alí Nasser fue sustituido en la presidencia por el primer ministro Haider Abu Bakr al-Attas. El nuevo jefe de Estado se comprometió a mantener la alianza con Etiopía y Siria.

26 En mayo de 1981, los dos Yemen firmaron un acuerdo destinado a un mejor conocimiento mutuo de las riquezas geológicas de sus suelos. En este sentido, el hallazgo a partir de 1985 de importantes yacimientos petrolíferos a ambos lados de la frontera, contribuyó a estrechar los lazos entre los dos gobiernos. Estos descubrimientos han convertido a Yemen en uno de los principales productores de petróleo del mundo árabe.

27 Los esfuerzos exitosos del presidente Alí Saleh para equilibrar las presiones internas y externas crearon condiciones más favorables para una rápida reunificación. Finalmente, el 22 de mayo de 1990 se proclamó la creación de la República de Yemen, con capital política en Sana'a (ex capital de la República Arabe de Yemen) y capital económica en Adén (ex capital de Yemen Democrático).

28 En sesión conjunta de las Asambleas Legislativas de ambos Estados, realizada en Adén, se eligió un Consejo Presidencial, integrado por el general Alí Abdullah Saleh (ex presidente de Yemen del Norte), Kadi Abdul Karim al-Arshi, Salem Saleh Mohammed y Abdul Aziz Abdel Ghani. Los miembros del Consejo escogieron a Alí Abdullah Saleh para ejercer la presidencia de la república unida. Alí Al Beid fue elegido vicepresidente y el general Haydar Abu Bakr al-Attas, ex presidente de Yemen del Sur se incorporó al nuevo gobierno.

29 En mayo de 1991, se ratificó la nueva Constitución a través de un referéndum nacional en que obtuvo abrumadora mayoría el texto legal que establece libertad de expresión y pluralismo político. Los grupos fundamentalistas islámicos opuestos a la unificación llamaron al boicot, por considerar inaceptables la ausencia de principios de la sharía (ley coránica), visto que se introdujo el derecho a votar de la mujer, entre otros.

30 Las consecuencias de estos profundos cambios ya se han hecho sentir: en los últimos meses surgieron 53 partidos políticos y 85 diarios y periódicos en todo el país. No existen más presos políticos y todas las corrientes de opinión y partidos políticos tienen libertad de expresión.

31 La unificación de Yemen tiene gran importancia para la región. Pese a todos los avatares políticos vividos desde la colonización británica hasta la actual etapa de reunificación, el Islam sigue siendo el principal elemento aglutinante de los yemenitas.

32 Como consecuencia de la Guerra del Golfo, un millón de yemenitas fueron expulsados de Arabia Saudita y otros países de la región. La medida constituye una represalia por la actitud proiraquí asumida por Yemen durante la guerra. Pese a ello, Yemen propuso a Arabia Saudita un acuerdo definitivo en materia de límites, problema que subsiste desde 1930, época en que el vecino saudita anexó tres provincias de Yemen.

33 Al mismo tiempo, otro millón de yemenitas volvió a Yemen proveniente de Africa, principalmente de Somalia. La llegada repentina de esa gran cantidad de personas tuvo efectos negativos sobre la situación económica interna del país. El desempleo se mantuvo en cifras superiores a los dos millones en una población total de diez millones y medio de habitantes.

34 Por otra parte, los trabajadores retornados, sobre todo los que se encontraban en Arabia Saudita, privaron a Yemen de una importante fuente de divisas, que entraba al país como remesas de dinero enviadas por estos trabajadores a sus familias.

35 A fines de 1991, Yemen estaba exportando alrededor de 300.000 barriles diarios de petróleo crudo y esperaba aumentar esa cifra. Sin embargo, en 1992, la producción se limitó a 200.000 barriles, para luego recuperarse nuevamente al año siguiente. La acción de grupos rebeldes locales y los reclamos territoriales de Arabia Saudita impidieron la explotación de nuevos yacimientos de petróleo en zonas fronterizas.

36 El desempleo de 36% y los aumentos de los precios de artículos de primera necesidad provocaron manifestaciones de protesta entre fines de 1992 y principios de 1993. Paralelamente, una serie de atentados contra políticos de Yemen del Sur fue atribuida al fundamentalismo islámico, que cuenta con amplio apoyo en los estratos más pobres de la población.

37 En marzo de 1993, el Congreso General del Pueblo de Saleh obtuvo el primer lugar en las elecciones y conquistó 122 escaños, contra 62 del islamista Partido de la Reforma (Islah). El Partido Socialista del entonces vicepresidente Salem El Baidh ocupó el tercer lugar, al conquistar 56 bancas. Para debilitar al Yemen unificado, supuesto "mal ejemplo" para las monarquías de la región, Arabia Saudita apoyó la lucha por la secesión conducida por El Baidh.

38 En mayo de 1994, los secesionistas proclamaron la recreación de una república democrática de Yemen en el sur del país y pidieron el apoyo diplomático de Arabia Saudita y los estados del Golfo. Sin embargo, fueron derrotados por las fuerzas leales al gobierno. En julio, el consejo de ministros adoptó un plan de amnistía general y salvaguarda del pluralismo político. Además, el gobierno proclamó a Adén capital económica del país, en lo que fue considerado un gesto hacia los yemenitas del Sur.

39 En setiembre, los miembros del Partido Socialista tuvieron que abandonar el gobierno, mientras que Islah obtuvo seis nuevos cargos en el gabinete. Además, se  modificó la Constitución, estipulándose que la shariá sería fuente de toda la legislación yemenita.

40 En febrero de 1995, once partidos establecieron una nueva alianza, la Coalición Democrática Opositora, con la intención de disputar el poder. Por su parte el gobierno firmó un preacuerdo con Arabia Saudita en el que se afirmaba la voluntad de ambos estados para fijar definitivamente sus fronteras comunes y promover las relaciones bilaterales.

41 En diciembre, el desembarco de fuerzas de Eritrea en las islas Hanish, en el Mar Rojo, fue considerado una agresión por el gobierno yemenita, dando lugar a un conflicto armado. En mayo de 1996, Yemen y Eritrea aceptaron un arbitraje internacional para resolver el diferendo.

 

 

 

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

ARRIBA

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org