Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)

Swazilandia
Swaziland

Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

  
5.gif (35 bytes)
Historia

EN MAYOR GRADO QUE LESOTHO (ver historia de ese país), Swazilandia nació como Estado después de haberse realizado la fusión, en una nacionalidad, de grupos de muy distinto origen. Ante el peligro representado por la expansión zulú (ver recuadro en Sudáfrica), Sobhuza, jefe del clan Dlamini, reunió los restos de las tribus que Chaka había desestructurado -incluyendo desertores zulúes y los remanentes regionales de los bosquimanos-, y se hizo fuerte en el nordeste de la actual provincia sudafricana de Natal. Muerto poco después de la derrota zulú por los boers (1839), legó a su hijo M'swazi la tarea de mantener unido a su pueblo, frente a la amenaza afrikaaner. En el transcurso de casi treinta años de resistencia, el pueblo tomó como propio el nombre de su rey que, poco antes de morir, debió solicitar la ayuda inglesa para evitar ser vencido por los boers.

2 En 1867, Swazilandia fue formalmente convertida en protectorado británico, al igual que Basutolandia -actual Lesotho- y Bechuanalandia, actual Botswana.

3 Cuando Londres derrotó a los boers e impuso su dominio sobre toda Sudáfrica, estos países siguieron sometidos a una administración colonial separada, pese a los reclamos de los colonos sudafricanos, que querían extenderse también sobre estos territorios. Las autoridades tribales swazis fueron formalmente reconocidas en 1941, según el criterio británico de servirse de intermediarios "nativos" para facilitar la administración colonial.

4 Al cortar la Unión Sudafricana en 1961 sus lazos con Gran Bretaña, y endurecerse la política de segregación racial, Londres resolvió acelerar el proceso descolonizador en la región. Concedió a Swazilandia autonomía interna en 1967 y al año siguiente la independencia formal. Sobhuza II fue reconocido como jefe de Estado, debiendo gobernar con dos cámaras legislativas. El 12 de abril de 1973 el rey disolvió este Parlamento, acusándolo de contener "elementos destructivos" y se proclamó monarca absoluto, al tiempo que prohibía la actividad de todos los partidos políticos.

5 En los hechos, Sobhuza II se puso al servicio de los colonizadores sudafricanos que su abuelo había combatido. Las comunicaciones, el correo, el transporte, la moneda y la banca de Swazilandia dependen totalmente de Sudáfrica. Empresas sudafricanas explotan el amianto y el hierro del país; expertos sudafricanos manejan la administración pública del reino -lo que les asegura un control muy eficaz- y controlan la producción agrícola. El algodón, principal producto de exportación, es comercializado por intermediarios sudafricanos. Además, los boers instalaron en Swazilandia los prostíbulos y cabarets que la férrea moralidad oficial les prohíbe tener en su país.

6 Como Swazilandia carece de suficientes fuentes de empleo, miles de trabajadores swazis emigran cada año para trabajar en las minas de oro sudafricanas. El dinero que ellos envían a sus familias representa 25% de los ingresos del país.

7 En octubre de 1977, se realizó una importante manifestación, donde los estudiantes se solidarizaron con la huelga de maestros, por mejoras salariales. Un año después, se anunció la creación del SWALIMO (Movimiento de Liberación Swazi), liderado por el doctor Ambrose Swane, quien había logrado escapar de la prisión de Mbabane. El notorio fortalecimiento de la oposición fue enfrentado con un rápido crecimiento de las fuerzas armadas. Los efectivos del ejército aumentaron de un millar en 1975 a más de cinco mil en 1979, al tiempo que se fortalecieron las corporaciones policiales.

8 El crecimiento de los focos de oposición dentro del país fue, entre otros factores, una consecuencia del ejemplo del régimen socialista en Mozambique. El agravamiento de las tensiones internas llevó al gobierno de Swazilandia a fortalecer las relaciones militares con Sudáfrica e Israel. El rey Sobhuza II fue uno de los tres gobernantes africanos que nunca rompió relaciones diplomáticas con Tel Aviv.

9 Después de las huelgas de 1977, el gobierno comenzó a reprimir duramente a los opositores, utilizando una ley especial que autorizaba las detenciones sumarias por 60 días.

10 La Constitución suspendida en 1973 fue reformada y reimplantada en 1978, sin ser refrendada por la ciudadanía. Siguiendo las normas tribales, el proceso de aprobación consistió en una consulta a los jefes de los 40 clanes, en menos de los 15 días previos a la entrada en vigor del nuevo texto constitucional. Se prohibió la existencia de partidos de oposición, y se instauró un Parlamento con escaso poder de decisión.

11 A partir de 1980, la situación económica de Swazilandia comenzó a sufrir los efectos de la recesión mundial. El período de bonanza posterior a la independencia fue interrumpido por el aumento del precio de los productos importados y el descenso en las cotizaciones de maíz, azúcar y madera. La creciente inflación se sumó al déficit de la balanza de pagos, la caída drástica de la tasa de inversión y la reducción del PNB a menos del 4% al año. La exportación de minerales disminuyó de 40% a 10% del total de las ventas al exterior, debido al agotamiento de los yacimientos de hierro. En 1980 se descubrieron varios yacimientos de carbón, pero su explotación se llevó a cabo muy lentamente por la falta de medios de transporte adecuados.

11 En agosto de 1982 murió el rey Sobhuza II. El príncipe heredero, Makhosetive, sólo tenía 15 años, lo que generó una lucha por el poder en la familia real, que provocó la caída del primer ministro Mabandla Dlamini. En su lugar asumió Bhekimpi Dlamini, de tendencia conservadora y pro sudafricana. Bhekimpi comenzó a perseguir a los refugiados sudafricanos.

12 En agosto de 1983, una de las viudas de Sobhuza, la señora Ntombi, derrocó a la reina regente Dzellue, y asumió el trono, fortaleciendo el grupo conservador. Dos meses después del cambio de reina, 200 mil de los 760 mil habitantes de Swazilandia votaron para formar un nuevo Parlamento, en elecciones realizadas según un complicado sistema indirecto conocido como Tinkhundla. Tal como se esperaba, el príncipe Dlamini salió vencedor en una elección en la que no hubo partidos políticos y los electores no sabían qué estaban votando. El Parlamento, por otra parte, tenía menos influencia que el Liqoqo, la poderosa asamblea de jefes tribales que funcionaba como Supremo Consejo de Estado. En ese mismo año se fundó el Movimiento Democrático Popular Unido (PUDEMO), ilegal, que reclamaba el pluripartidismo.

13 El resultado electoral incrementó la tutela sudafricana. La represión contra militantes antiapartheid se agudizó en 1984, siendo detenidos y entregados al gobierno de Pretoria.

14 Las luchas en la familia real continuaron. Las elecciones privilegiaron a una elite financiera, pero en abril de 1984 este grupo ya se encontraba dividido. En el segundo semestre de 1984, el gobierno cerró la Universidad, ante las protestas estudiantiles. El autoritarismo del primer ministro Bhekimpi Dlamini acabó provocando el resurgimiento del Movimiento de Liberación Swazi, conducido desde enero de 1985 por el príncipe Clement Dumisa Dlamini, un respetado líder nacionalista que antes de la independencia fue secretario general del Partido Progresista, y que posteriormente fuera exiliado a Inglaterra.

15 El 25 de abril de 1986, el príncipe Makhosetive fue coronado, con el título de Rey Mswati III, y en su discurso inaugural planteó una política conservadora. En mayo, disolvió el Liqoqo, consolidando su poder y el de sus ministros. El primer ministro Bhekimpi fue destituido de su cargo y lo sustituyó Sotsha Dlamini. En setiembre de 1987, el rey Mswati disolvió el Parlamento, anunciando que las elecciones serían en noviembre, un año antes de lo previsto. Los 40 miembros del Parlamento y los diez senadores fueron elegidos por un colegio electoral. El rey impugnó la elección de los senadores y obligó a repetirlas.

16 Las relaciones con Sudáfrica no cambiaron con el ascenso del nuevo rey. El gobierno condenó el boicot económico contra el régimen de Pretoria y continuó persiguiendo a los militantes antiapartheid. Se incrementó la represión contra los opositores, particularmente del PUDEMO.

17 Desde fines de la década de 1980, la situación económica del país mejoró sustancialmente. La economía creció y las inversiones extranjeras continuaron afluyendo. Una parte importante de la producción de alimentos se colocaba en la Comunidad Europea. Esta mejoría, consecuencia directa de las sanciones comerciales contra Sudáfrica, permitió el crecimiento del sector manufacturero, que para 1991 representaba 20% del PIB y contribuyó a elevar el crecimiento económico a 3,5% anual.

18 En el transcurso del año, la oposición reclamó al rey la reimplantación de la Constitución de 1968, que garantizaba el funcionamiento de un régimen parlamentarista de inspiración británica. En 1992, el PUDEMO asumió la oposición oficial y logró la adhesión del Frente Unido de Swazilandia, de Matsapa Shongue, y del Frente Nacional de Swazilandia, de Elmond Shongue. La oposición forzó la creación de los Comités Reales de Discusión que debían proponer las reformas políticas.

18 En 1992 gran parte de la oposición se unió en el PUDEMO y siguió presionando al rey para que admitiera el multipartidismo. El descontento se acentuó en 1993, cuando una sequía prolongada destruyó la cosecha de maíz y aumentó el desempleo.

19 Según estudios realizados en 1994, pese a tener un consumo de calorías por habitante levemente superior al mínimo necesario, el país mantenía una alta tasa de mortalidad infantil --167 por 1.000-- y sólo 30% de la población disponía de agua potable. Además, Swazilandia seguía dependiendo de Sudáfrica, de donde venían 90% de sus importaciones.

20 Las protestas contra Mswati III prosiguieron. Tras el incendio intencional de la sede del Parlamento, en febrero de 1995, reivindicado por el Congreso de la Juventud de Swazilandia, 40.000 personas manifestaron un mes después para apoyar un paro general de dos días. Sudáfrica presionó al rey, quien en febrero de 1996 se dijo dispuesto a autorizar los partidos políticos, en medio de rumores sobre una posible intervención militar sudafricana.

 

 

 

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

ARRIBA

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org