Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)

Suiza
Schweiz

Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

  
5.gif (35 bytes)
Historia

UNAS TRIBUS CELTAS (la más importante de ellas, la de los helvecios, se estableció entre los Alpes y el Jura) fueron las que ocuparon el actual territorio de Suiza antes de que se produjera la colonización romana. Zona estratégica para Roma, al ser el acceso por tierra a sus dominios, los valles alpinos situados al norte de la península italiana fueron conquistados por el emperador Julio César en el año 58 a.C.

2 Las tribus germánicas del lado norte del Rhin (Rhein) invadieron la Helvecia del año 260 en adelante. Entre los siglos V y VI, los germanos se volvieron ocupantes permanentes de la región situada al este del río Aar (Aare), junto con grupos de burgundios y de francos. Alrededor del año 639 éstos últimos habían constituido los reinos originarios de la futura Francia.

3 Los remanentes cristianos de la ocupación romana habían desaparecido por completo cuando llegaron a estas tierras los misioneros San Columban y San Gall, en el siglo VI, y crearon diócesis en Chur, Sion, Basilea (Basel), Constanza (Constance) y Lausana (Lausanne), junto con los monasterios benedictinos, a las que después siguieron varias más, como las de Saint-Gall, Zürich, Disentis y Romainmotier.

4 Hasta el reparto del Verdún, efectuado en el año 843, estos territorios pertenecieron al imperio de Carlomagno. Desde entonces, la región situada al oeste del Aar fue asignada a Lotario, mientras que la del este quedó en manos de Luis El Germano. De una manera peculiar, las influencias francesa y alemana se mezclaron aquí con la tradición latina de la Iglesia Católica Romana.

5 Alrededor del año 1033, por motivos dinásticos y políticos, la Helvecia pasó a formar parte del Sacro Imperio Romano Germánico y se mantuvo de esa manera hasta el final del Medioevo. La región fue dividida en el siglo XI debido al restablecimiento de la autoridad imperial y el conflicto con el papado. No obstante, duques, condes y obispos ejercían su dominio local en forma casi autónoma.

6 Las ciudades amuralladas servían de centros administrativos, comerciales y de defensa de las familias dominantes, que buscaban ampliar sus posesiones por medio de las guerras con otros señores y reinos. En el siglo XIII, Rodolfo IV de Habsburgo conquistó la mayoría del territorio de los Kyburgo y se convirtió en el señor más poderoso de la región.

7 En las ciudades se fue desarrollando un sentimiento de libertad contra la nobleza, pero su afirmación era mayor entre las comunidades campesinas de los valles más inaccesibles, muy unidas por una práctica de cooperación económica para subsistir en condiciones difíciles, que rechazaban el trabajo forzado y el pago en dinero o en especies a los señores feudales.

8 En 1231 el Uri quedó bajo la autoridad del Sacro Imperio y en 1240 Schwytz y Nidwald fueron subordinadas al emperador Federico II, pero conservaron el derecho de elegir sus propios jueces. Los señores de Habsburgo pusieron en tela de juicio esa libertad y la incertidumbre se mantuvo hasta la designación de Rodolfo de Habsburgo como rey de Alemania, en 1273, que hizo valer sus derechos imperiales en el Uri y los heredados por su familia en Schwytz y Unterwald, hasta su muerte, que se produjo en 1291, cuando esas regiones constituyeron la Liga Perpetua.

9 La Liga Perpetua consistía en un acuerdo para arbitrar discordias mutuas, para que imperara la ley en lugar de la violencia, y para la autodefensa. Los jueces debían ser oriundos de esos cantones y tenían que desempeñar el cargo en forma honoraria.

10 La liga de los cantones de Uri, Schwytz y Unterwald, a los que se sumó la ciudad de Zürich, fue el primer antecedente histórico de la Confederación Suiza, que se consolidaría con la victoria en la batalla de Morgarten, de 1315, contra el ejército de caballeros enviado por la Casa de Habsburgo para imponer la ley imperial en esa región.

11 La Confederación se hizo viable por las nuevas alianzas. En 1332, la Liga firmó un pacto con la ciudad de Lucerna (Luzern), hasta entonces dependiente de Viena. En 1351 Zürich reafirmó su unión y en 1353 se le sumó Berna (Bern), después los cantones de Glaris y Zug, conformando así el núcleo capaz de crear un Estado independiente dentro del Imperio Germánico.

12 En la segunda mitad del siglo XIV, la oligarquía rural fue derrocada; sus tierras y sus leyes fueron municipalizados. En este movimiento democrático rural surgió la landsgemeinde o asamblea de todos los pobladores, órgano soberano de la comunidad del cantón. Un movimiento análogo fue encabezado por los gremios en las ciudades. De ahí en adelante, la Confederación se lanzó a la conquista territorial. Durante el siglo XV, a través de numerosas batallas, la unión creció a trece cantones, mantuvo las alianzas con otros, y creó el primer órgano estatal: la Dieta, con dos escaños y un voto por cantón.

13 Las disputas entre los cantones llegaron asimismo al borde de la guerra, hasta el acuerdo de Stans, de 1481, en que los confederados se comprometieron a mantener la paz, y a reprimir los golpes y las sublevaciones internas.

14 Tras la derrota de los helvéticos, el rey de Francia impuso a los cantones un tratado de paz, en 1516, y luego una alianza, en 1521, que le daba el derecho de reclutar soldados en Suiza. Los lazos militares y económicos derivados de esa alianza, que sólo Zurich se negó a firmar, se mantuvieron hasta el final de la Antigua Confederación, que se produjo en 1798.

15 La Reforma entró en Suiza con el cura Ulrico Zwinglio, cuya prédica contra el servicio mercenario, contra la corrupción y el poder del clero, tuvo gran apoyo y fortaleció a la burguesía de las ciudades. El reformismo más radical de las zonas rurales fue reprimido con severidad y se restableció la dominación de la ciudad sobre los campesinos.

16 El intento de Zwinglio de alterar la alianza federal, en beneficio de las ciudades reformadas, fue frustrado por la victoria militar de las zonas rurales de confesión católica. La segunda paz nacional de Kappel, firmada en 1531, dio entonces ventajas a la minoría católica sobre la mayoría protestante.

17 Las regiones comunes a las dos confesiones vivieron constantes tensiones, pero obligaron a ambos campos a colaborar y preservaron de esa manera la unidad de la federación. Mientras en las regiones católicas predominaba la actividad agrícola, en las reformadas prosperó el comercio y la industria, con la ayuda de refugiados franceses, italianos y holandeses.

18 La propiedad de bienes raíces, el comercio y la industria, junto con el reclutamiento de tropas mercenarias, dieron gran riqueza y poder a un pequeño núcleo de familias, sobre todo de las ciudades, a la vez que muchos pequeños campesinos quedaban sin derechos, obligados a trabajar tierras mediocres o como obreros agrícolas.

19 Las consultas populares, desaparecieron en el siglo XVII. Las imposiciones de las ciudades provocaron levantamientos, como la gran insurrección campesina de 1653, aplastada violentamente, pero tres años después estalló de nuevo la guerra y las prerrogativas de los cantones católicos fueron restablecidas.

20 Durante los conflictos europeos de los siglos XVII y XVIII, la división confesional y el mercenariado desempeñaron un papel decisivo para preservar la neutralidad de Suiza, que se convirtió cada vez más en condición de existencia de la Confederación. La política de neutralidad armada vigente hasta hoy fue formulada por primera vez por la Dieta en 1674.

21 En 1712, la victoria protestante obtenida en la Segunda Batalla de Villmergen, puso fin a las luchas religiosas y consagró la hegemonía de las ciudades, que estaban en pleno crecimiento industrial. Suiza era entonces el país más industrializado del continente, una industria basada en el trabajo a domicilio, que transformó totalmente la vida en el campo.

22 En el siglo XVIII se sucedieron las rebeliones populares contra la oligarquía urbana y por reformas a la Constitución. En marzo de 1798, cayó la Antigua Confederación y se proclamó la República Helvética, con su soberanía radicada en el pueblo. De la República unitaria a la Constitución Federal de 1848, que marcó la victoria definitiva del liberalismo en Suiza, se sucedieron golpes de Estado, rebeliones populares y guerras civiles. El nuevo pacto federal estableció la creación de dos cuerpos legislativos, con el fin de garantizar los derechos de los pequeños cantones católicos.

23 La transferencia al Estado del monopolio para cobrar aranceles aduaneros y acuñar monedas, junto con la unificación de pesos y medidas, creó el espacio económico que reclamaba la burguesía industrial y comercial. La Constitución de 1848 eliminó los obstáculos que frenaban el desarrollo capitalista del país.

24 El nepotismo y la concentración del capital en beneficio de pequeños grupos generó una creciente oposición popular al sistema institucional. La constitución de 1874 recogió en parte estos reclamos e introdujo el referendum como elemento de democracia directa.

25 El sistema de trabajo a domicilio hizo que el movimiento obrero suizo se organizara tardíamente con respecto a la industrialización del país. La Federación Obrera Suiza (FOS), creada en 1873, no tuvo más de 3.000 miembros y la Union Sindical Suiza (USS), que la sustituyó en 1880, no superó esa cifra hasta 10 años más tarde. La primera conquista del movimiento obrero fue la ley sobre las fábricas, aprobada por el Parlamento en 1877, que limitó la jornada laboral a 11 horas y mejoró la situación del trabajador. Hasta entonces, hombres, mujeres y niños debían trabajar 14 horas, sin mínimas condiciones de higiene y seguridad.

26 En 1888, la creación del Partido Socialista (PS), movió a liberales, en 1894, y conservadores, en 1894 y 1912, a organizarse en todo el país. Durante varias décadas, la principal reivindicación del PS fue la implantación del sistema de elección proporcional, una vieja aspiración democrática.

27 Los trabajadores extranjeros en Suiza -15% de la población en 1910-, en su mayoría anarquistas y socialistas perseguidos en sus países, influyeron en la radicalización del movimiento obrero.

28 La Primera Guerra Mundial introdujo fuertes tensiones internas en Suiza, sobre todo entre las regiones de habla francesa y alemana. Bajó la jefatura de Ulrich Wile, el ejército suizo colaboró con Alemania. La tensión sólo aflojó tras la victoria de Francia, cuando Suiza se acercó formalmente a los aliados e ingresó en la Sociedad de Naciones. La huelga general de 1918, a pesar de que se levantó en tres días por la presión del ejército, llevó a las fuerzas burguesas a formar un bloque antisocialista. Ese mismo año se aprobó el sistema de elección proporcional.

29 Los comicios de 1919 marcaron el fin de la hegemonía liberal. La votación del Partido Socialista, 20%, llevó a los liberales a formar un bloque con los campesinos, que tuvieron el 14%, mientras los conservadores ganaron la segunda cartera en el Consejo Federal.

30 Se incorporó la semana laboral de 48 horas a la ley sobre las fábricas; en 1925 se introdujo un artículo constitucional sobre el seguro de vejez, junto con la mejora de la asistencia a los desocupados y una extensión de los contratos colectivos de trabajo.

31 Durante la Segunda Guerra Mundial, las potencias europeas reconocieron la neutralidad armada de Suiza, que pese a las presiones de la Alemania nazi se mantuvo al margen del conflicto. Al fin de la guerra, Occidente le reprochaba haber mantenido relaciones con Alemania y la URSS no quería restablecer las relaciones rotas en 1918, pero el poder financiero suizo facilitó el retorno del país a la comunidad internacional. En la Guerra Fría, Suiza se situó en el campo occidental, pero no se adhirió a la ONU, para preservar su neutralidad.

32 La economía suiza vivió en la posguerra una expansión sin precedentes. Industrias exportadoras como la química, la de productos alimenticios y la de máquinas, se convirtieron en grandes trasnacionales. En 1973, Suiza ocupaba el cuarto lugar en materia de inversiones extranjeras directas, superado solamente por Estados Unidos, Francia e Inglaterra.

33 A modo de ejemplo, la principal empresa trasnacional suiza, Nestlé, fabricante de alimentos empleaba 196.940 trabajadores en todo el mundo y vendió por valor de 29.360 millones de dólares en 1989, operando a través de filiales en Argelia, Bahamas, Brasil, República Dominicana, Ecuador, Filipinas, Ghana, Madagascar, entre otros.

34 Al igual que en los otros países capitalistas de Europa la expansión económica suiza se apoyó en parte en trabajadores extranjeros. Estos llegaron sobre todo desde Italia y España. Entre 1945 y 1974, la proporción de extranjeros en el total de la población pasó del 5 al 17%. El rechazo a los inmigrantes se expresó en varios referéndums y en la crisis de los años 1974-1976 decenas de miles de extranjeros tuvieron que irse del país.

35 Por su neutralidad política, Suiza no ingresó a la Comunidad Económica Europea (CEE). Desde 1960, es miembro de la AELI (Asociación Europea de Libre Intercambio). En 1983, la ayuda suiza al desarrollo representaba apenas un 5 por ciento de las inversiones en los países pobres.

36 En 1959, los socialistas retornaron al Consejo Federal, con dos representantes. Desde entonces, la integración del Ejecutivo se mantiene casi igual, con el 80% del electorado representado en el gobierno.

37 Como en Suiza se gobierna en gran parte por acuerdos políticos, la población se ha ido desinteresando de las elecciones. En 1979 por primera vez la participación fue inferior al 50%.

38 Paralelamente se producen nuevos fenómenos socioeconómicos, la diferenciación de la estructura laboral aumenta, mientras se amplía la marginación de las minorías (mujeres, jóvenes, viejos e inmigrantes, entre otras ), y se cuestiona el sistema establecido.

39 En la década de 1980, surgieron nuevos grupos como los adversarios de las centrales nucleares y los feministas -que en 1981 incorporaron a la Constitución mediante un referéndum la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer-, así como las acciones juveniles violentas contra la sociedad de consumo.

40 Según unas estadísticas de 1981, en Suiza el número de estudiantes de sexo masculino era prácticamente el triple del de sexo femenino y la mujer constituía apenas el 32,5% de la población económicamente activa.

41 La mujer obtuvo el derecho a voto federal recién en 1971, pero en algunos cantones sigue sin poder participar. En 1984, las Cámaras eligieron por primera vez a una mujer, la Dra. Elisabeth Kopp para la cartera ministerial de Justicia y Policía.

42 Desde 1986, ha crecido el peso de los problemas ecológicos y el gobierno adoptó medidas contra la contaminación ambiental, en un intento de reducir la "lluvia ácida" y la contaminación del Rhin. En 1987, Francia, Alemania y los Países Bajos recibieron una compensación por el daño ocasionado en un accidente de una industria química suiza.

43 Otro grave problema son los daños en el ecosistema de los Alpes. El crecimiento rápido de sus ciudades y el transporte por carretera de camiones pesados, provocan una creciente desertificación de esta región. Como consecuencia aumentan los llamados "desastres naturales", tales como inundaciones y avalanchas de piedra, lodo y nieve, que podrían evitarse si subsistiera la protección natural de árboles sanos.

44 Luego del accidente de la central soviética de Chernobyl, en 1986, aumentó la preocupación por el tema nuclear. Tras una serie de manifestaciones , en 1989 el Parlamento canceló la construcción de un sexto reactor.

45 En junio de 1991, las mujeres lideraron una huelga en la industria metalúrgica y de relojería. También en 1991, en el subcantón Appenzell-Rodas, la justicia federal concedió el voto femenino.

46 La creciente pobreza dentro del bienestar de la mayoría y la presión inmigratoria han estimulado a la extrema derecha. Los pequeños partidos Demócrata Suizo y de los Automovilistas, de tendencia xenófoba y opuestos a políticas sociales públicas, están en sostenido crecimiento desde 1989.

47 La crisis de Europa del Este eliminó la hipótesis de un conflicto bélico con la URSS y afirmó la tendencia a la integración europea. En mayo de 1992, un plebiscito aprobó la incorporación de Suiza al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial. En junio de 1993, en otra consulta, 57,2 % de los helvéticos respaldó una propuesta de modernización de las Fuerzas Armadas.

48 Mediante un plebiscito, la integración de Suiza al FMI fue aprobada en mayo de 1992. En junio de 1993 el Parlamento aprobó la idea de incorporar tropas suizas a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas. Esto representó un cambio importante en la tradicional política de neutralidad de Suiza. Pero la mayoría de los suizos votó en contra de esta propuesta en un referéndum realizado en 1994.

49 Uno de los principales obstáculos para la integración de Suiza a la Unión Europea radicó en el libre tránsito de los trabajadores entre los países. Un referéndum del mismo año aprobó una ley antirracismo que penalizó la discriminación y otra que otorgó poderes a la policía para emplear mayor dureza contra los inmigrantes ilegales que cometían delitos dentro del país. Esta medida fue criticada y considerada violatoria de la constitución suiza y de la Convención Europea de Derechos Humanos.

50 El 4 y 5 de octubre el suicidio de 53 personas en Suiza y Quebec, pertenecientes a una secta llamada Templo del Sol, conmovió a los suizos.

51 En las elecciones generales del 22 de octubre de 1995 se hizo visible el crecimiento de los social demócratas, que obtuvieron 54 escaños, los radicales consiguieron 45, los democristianos 34, el Partido Polular Suizo 29 y los verdes 9. Luego de las elecciones, un grupo de parlamentarios de distintos partidos llamó a la renovación, la formulación de nuevas políticas y la consideración de la asociación con la UE.

52 Un estudio del gobierno sobre la proyección del desempleo preveía un descenso importante para el año 2000. Según los datos de la investigación, si la tasa de crecimiento del PBI anual no baja del 2,25%, la desocupación afectaría en ese año a 60.000 personas, en lugar de los 165.000 desocupados existentes en 1996.

 

 

 

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

ARRIBA

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org