Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)

Sudán
Sudan

Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

  
5.gif (35 bytes)
Historia

LA INFLUENCIA CONSTANTE del Egipto faraónico sobre las tierras que los egipcios llamaban Khus y los griegos Nubia, fue uno de los factores que impidió, desde el III milenio a.C hasta cerca de la era cristiana, la formación de un Estado organizado en la región: los faraones preferían tener tribus dispersas en su retaguardia. Por eso el reino de Napata surgió en el siglo VIII a.C., cuando la gravedad de la decadencia egipcia permitió que el país fuese gobernado por dinastías extranjeras. La última de ellas era precisamente sudanesa: los reyes de Napata conquistaron Egipto en el año 730 a.C. y fueron simultáneamente faraones hasta el 663 a.C., cuando se produjo la conquista asiria. La caída de la dinastía significó también la del país que, aunque no fue ocupado, se disgregó. Pero pronto surgieron, en su lugar, los tres "reinos de las cataratas", Nobatia, Dongola y Alodia, que se mantendrían más de 20 siglos.

2 Mientras los persas, griegos, romanos y árabes se sucedían en el dominio de Egipto, esos reinos se mantuvieron política y culturalmente autónomos, apoyados en su calidad de intermediarios comerciales entre el mercado mediterráneo y las fuentes de esclavos, marfil, pieles, y otros artículos del Africa ecuatorial. Los grandes acontecimientos de ese largo período, sin embargo, son pocos: la conversión al cristianismo en el siglo VI d.C, por influencia etíope, y la invasión árabe, un siglo después, que obligó al rey de Dongola, mediante un tratado que garantizaba la integridad territorial de ese reino y el de Alodia, a dar facilidades a los comerciantes árabes y permitir la religión musulmana. Ese tratado se mantuvo en vigencia durante más de 600 años.

3 Los mamelucos egipcios destruyeron Dongola en el siglo XIV y Alodia hacia 1500. Sus incursiones se hicieron constantes, a pesar de la formación de nuevos reinos, esta vez musulmanes, en Sennar -sobre el Nilo Azul (Al-Bahr al-Azraq)-, Kordofan más al oeste y Darfur en pleno desierto.

4 Decidido a exterminar a los mamelucos, el pachá Mohamed Alí (ver Egipto) penetró en el Sudán en 1820. A partir de entonces la presencia militar egipcia, que estableció una base en Jartum, se hizo constante hasta culminar, en 1876, con la total ocupación del país. Esa dominación significó un violento impacto: la unificación del país afectó la autonomía de todas las pequeñas jefaturas locales; la introducción de nuevos ritos -aún dentro de la ortodoxia sunita predominante- conmovió a los medios religiosos; la prohibición de la esclavitud, por presión de los ingleses, perjudicó a los poderosos traficantes que hasta poco antes controlaban el país, y el establecimiento de impuestos, que gravaban en especial a agricultores y ganaderos, crearon un clima de profunda y generalizada disconformidad.

5 Cuando en 1881 Mohamed Ahmad se proclamó "Mahdi", -salvador o redentor- e inició una cruzada por la salvación del islamismo, encontró inmediato eco, particularmente entre la población arabizada del norte. La intervención directa de los ingleses, que en 1882 habían ocupado Egipto, no consiguió cambiar el curso militar de la insurrección: en 1885 los mahdistas ocuparon Jartum (Al-Khartum), derrotando a los ingleses del general Gordon, y establecieron el primer gobierno nacional. Pero los intereses británicos no podían admitir la existencia de un Estado que se oponía a su estrategia de unir El Cairo y El Cabo con un "corredor" continuo de colonias: en 1898 una operación de "pinzas" movilizó tropas de Egipto y desde Uganda y Kenia, atacando al Mahdi en dos frentes.

6 Francia, que tenía su propio proyecto transcontinental este-oeste, también estaba interesado en el Sudán, enviaron tropas hacia allí. Tomado entre tres fuegos, el Mahdi fue derrotado en setiembre de 1898. El posterior encuentro de los ejércitos coloniales en Fachoda casi llevó a la guerra entre Francia e Inglaterra, pero los franceses terminaron reconociendo el predominio británico sobre la cuenca del Nilo, que se oficializó en la forma de un "condominio" anglo-egipcio sobre el Sudán.

7 Ante la aspiración real de Egipto de llevar a cabo la unidad del Nilo ligando políticamente El Cairo y Jartum, Inglaterra se dispuso a impedirlo utilizando la amenaza de conceder una "independencia federada" a las poblaciones meridionales, pobladas por una mayoría animista y una minoría cristiana, frente al norte árabe y musulmán. Los ingleses iniciaron una política de close districts que impedía cualquier tipo de contacto entre el sur y el norte.

8 En 1953 Sudán obtuvo un régimen de autogobierno y en 1955 se eligió un parlamento íntegramente sudanés, que proclamó la independencia del país el 1º de enero de 1956. Pero la población del sur no veía una solución a sus problemas, ya que quedaba desplazada y sin participación real en la política del nuevo Estado. Cinco meses antes de la independencia se desató una cruenta guerra civil que se prolongaría durante 16 años en forma ininterrumpida.

9 En 1969 el general Gaafar al-Nimeiry llegó al poder por medio de un golpe de estado que clausuró el parlamento, proclamó la creación de la República Democrática Sudanesa e instauró un régimen de partido único, la Unión Socialista Sudanesa. Los territorios del sur, pasaron a tener cierta autonomía administrativa.

10 Luego, Nimeiry modificó sus posiciones y rompiendo con la Unión Socialista Sudanesa, desató una violenta persecusión política contra sus ex aliados y se acercó a los regímenes árabes conservadores, dejando de lado las promesas de autonomía hechas a las provincias del sur.

11 Nimery se vio obligado a firmar un acuerdo con la guerrilla en 1972, presionado por la comunidad internacional y un descontento cada vez mayor en su propio país. El mismo concedió gran autonomía a las provincias del sur, mientras los guerrilleros deponían las armas y eran integrados al ejército regular.

12 En mayo de 1977 Nimeiry fue reelegido presidente por un nuevo período de seis años. Poco después el gobierno de Jartum anunció el inicio de un proceso de "reconciliación nacional", que permitió el reingreso al país de algunos líderes políticos en el exilio y dio cabida a partidos hasta entonces opositores como el Ansar (Partido Umma), Partido Democrático del Pueblo y la Hermandad Musulmana. Sin embargo, el Partido Comunista Sudanés y el Frente Nacional del ex ministro de Finanzas Sherif al-Hindi quedaron al margen.

13 En 1976 Sudán y Egipto firmaron un pacto de defensa mutua y el gobierno de Nimeiry apoyó, al principio, los Acuerdos de Camp David, firmados por Sadat, Carter y Beguin. Sin embargo, cuando quedó claro que esa posición lo aislaba del resto del Mundo Arabe, el régimen de Jartum comenzó a alejarse de El Cairo para acercarse a Arabia Saudita. Nimeiry adoptó, luego, una línea que enfatizó el carácter islámico de su régimen. En contrapartida, esa islamización le enajenó las simpatías del sur, que no es musulmán.

14 En 1979 se produjeron protestas de obreros, estudiantes e industriales ante el plan de austeridad impuesto por el gobierno, bajo las directivas del FMI y el Banco Mundial (la llamada "revolución verde", finalmente fracasada).

15 La fragilidad del régimen de Nimeiry quedó evidenciada cuando apenas pudo sofocar un intento de golpe de Estado, en 1981, el duodécimo desde su llegada al poder. En octubre del mismo año, el presidente sudanés disolvió la Asamblea Nacional y la Asamblea Regional del Sur, con la promesa de realizar nuevas elecciones, en un intento de neutralizar a los adversarios internos y de obtener un nuevo mandato. A su vez, la insatisfacción sureña fue en aumento, al oponerse a la centralización en el norte de la refinación del petróleo descubierto en la región meridional del país. Los sureños cuestionaban el gobierno, no sólo por no promover el desarrollo económico de la región, sino por llevar hacia el norte los escasos recursos existentes.

16 Nimeiry fue reelegido por tercera vez en 1983, bajo acusaciones de fraude. En junio del mismo año, en forma inconsulta y violando el acuerdo de 1972, el gobierno dividió las provincias del sur en unidades regionales más pequeñas, lo que generó de inmediato reacciones de descontento en la región afectada. En setiembre Nimeiry impuso sin previo aviso, la aplicación de la ley islámica (sharia) en todo el territorio nacional, cediendo a las presiones de Arabia Saudita con el fin de obtener su ayuda económica. Esta medida provocó la protesta general de los animistas y cristianos del sur y la reactivación inmediata del movimiento guerrillero.

17 La actividad de la guerrilla recomenzó con nuevo ímpetu. Estalló una rebelión en la ciudad de Bhor, de la cual surgió el Movimiento Popular de Liberación de Sudán (SPLM), organización político-militar que dio al movimiento guerrillero del sur una nueva base ideológica. El nuevo movimiento planteó como objetivos realizar la unidad nacional e instaurar el socialismo, en un marco de respeto de la autonomía del sur y de la libertad religiosa.

18 El Ejército Popular de Liberación del Sudán (SPLA), ala militar del SPLM, amplió sus acciones a tal punto que las compañías extranjeras que hacían prospección de petróleo en el sur de Sudán fueron poco a poco abandonando sus instalaciones debido a la guerra. Mientras tanto, en el norte, la Hermandad Musulmana y los partidos de oposición aumentaron sus críticas contra Nimeiry por estar usando la ley islámica para reprimir a los críticos del gobierno. La comunidad financiera internacional también comenzó a presionar al presidente sudanés para que no aplicara íntegramente la sharia.

19 La deuda externa se multiplicó, llegando a ocho mil millones de dólares. El pago de las amortizaciones e intereses pasó a ser sistemáticamente retardado y, por lo menos en dos oportunidades, hasta comienzos de 1984, el país fue considerado en quiebra.

20 La tensión llegó a un nivel crítico, alcanzando incluso al norte, cuando el gobierno, en enero de 1984, condenó a la horca a Mahomoud Taha, el líder más importante de los republicanos islámicos. Estados Unidos comenzó a retirarle la confianza al gobierno, temeroso de que la inoperancia oficial permitiera el ascenso de los militares nacionalistas. En 1985, el gobierno estadounidense suspendió los créditos de ayuda y el FMI forzó un alza de precios en los alimentos. La rebelión estalló incluso en la capital. En abril de 1985 Nimeiry viajó a Estados Unidos en busca de ayuda, pero no pudo retornar a su país; su ministro de Defensa y comandante general del Ejército, Abdul Rahman Suwar al Dahab había tomado el poder.

21 El golpe no varió la situación política. La burguesía islámica del norte comenzó a acomodarse, mientras el SPLM mantuvo sus actividades en el Sur, al no variar sustancialmente la discriminación político-económica contra la región. Fueron disueltos los partidos políticos y se abolió la división del sur. También se comenzó a estudiar la aplicación de la sharia, y Dahab prometió convocar a elecciones en 1986.

22 Las elecciones se celebraron en abril de 1986, y Sadiq al-Mahdi fue elegido primer ministro, al obtener 99 escaños el Partido del Pueblo (UMMA), basado en el Corán y las tradiciones islámicas, en tanto que el Partido Democrático Unionista (DUP), logró 64 diputados, formalizándose una coalición de gobierno que determinó que el UMMA tuviera 8 ministros, 6 el DUP y 4 otros partidos minoritarios, tomando como base los acuerdos que llevaron a la aprobación de una nueva Constitución en 1985.

23 Sin embargo, 37 legisladores no fueron elegidos ya que en las provincias del sur la situación de guerra lo impidió. Más aún, el SPLA pidió la renuncia de Mahdi y la formación de un gobierno provisional, en tanto sus doce mil guerrilleros rodeaban las guarniciones del sur leales al gobierno, manteniendo al Sudán prácticamente dividido en dos, en tanto el hambre también había comenzado a hacer estragos en la región ante el bloqueo aéreo creado por la guerrilla. Esta aceptó dejar pasar los aviones con alimentos y medicamentos enviados por la ONU a las ciudades sitiadas de Juba, Yirol y Wau. Sin embargo, las contradicciones económicas, políticas y culturales entre norte y sur seguían sin solución, prolongando el conflicto.

24 En junio de 1989, en medio de la prolongación de la guerra entre el SPLM y el ejército y una tensión social cada vez más grande, el general Bashir derrocó al presidente e hizo responsable al gobierno de la crisis político-económica. Bashir disolvió los partidos políticos, creó una junta militar con 15 integrantes y prometió poner fin a la guerra.

25 A los 10 meses de asumir el gobierno militar, se produjo un intento de golpe de Estado por parte de la oficialidad del ejército. También se vieron frustradas en esa oportunidad las mediaciones de Etiopía, Kenia, Uganda, Zaire y Estados Unidos para solucionar el largo conflicto interno. Las distintas iniciativas de paz fracasaron, mientras las tropas del gobierno y grupos paramilitares árabes financiados por Bashir hostigaban a los pueblos del sur. Con frecuencia, los pueblos africanos del sur han sido obligados a abandonar sus tierras debido al acoso de esas bandas armadas.

26 Según la ONU, 7.100.000 personas están amenazadas por el hambre en Sudán. Un programa de distribución de alimentos en los territorios devastados del sur, que comenzó en 1989, fue suspendido por el gobierno en 1990. La hambruna se intensificó, además, al vender el gobierno las reservas agrícolas para financiar la guerra.

27 El 4 de febrero de 1991, el gobierno instauró el sistema federativo. Por el mismo, Sudán se dividió en nueve estados, administrados cada cual por un gobernador y un gabinete ministerial. El 31 de enero de ese año, el gobierno del general Omar Bashir firmó además un nuevo código penal basado en la sharia aplicable en el norte del país, en donde predomina la religión islámica.

28 En los primeros meses de 1992, la Oficina Estadounidense de Ayuda Extranjera a Víctimas de Catástrofes denunció el exterminio sistemático de personas de la etnia nubio y la expulsión, hacia regiones desérticas, de desplazados que afluían hacia Jartum, y su reclusión en asentamientos sin agua potable, ni servicios sanitarios.

29 El ejército lanzó en marzo una ofensiva militar contra el Ejército Popular de Liberación, con apoyo de Etiopía, Irán y Libia. Las fuerzas gubernamentales retomaron la ciudad de Bhor, en el sur, símbolo de la sublevación.

30 En enero de 1993, divergencias en la cúpula de gobierno provocaron un reordenamiento ministerial con el objetivo de adecuar las políticas de gobierno con las metas fijadas por el FMI y el Banco Mundial. Sin embargo, ambas organizaciones, consideraron insuficientes las reformas y además, el servicio de la deuda no fue pagado. En consecuencia, en abril, fue suspendido el financiamiento para proyectos de infraestructura. El presupuesto diario para gastos de defensa alcanzó, en ese período, 2 millones de dólares.

31 La pérdida del control interior -en el sur operaba el Ejército Popular de Liberación, de John Garang, y al norte, el grupo rebelde Nasir, liderado por Riek Mashar, disidente del EPL- provocó una violenta represión contra opositores y en el campo, contra las comunidades que apoyaban a los guerrilleros. En marzo de 1992, Amnistía Internacional denunció el exterminio sistemático de los nubios, la prisión de centenares de presuntos opositores al gobierno, entre ellos decenas de personas consideradas presos de conciencia. A su vez, el organismo aseguró que las dos facciones de la oposición armada cometieron homicidios deliberados y arbitrarios.

32 Negociaciones en Abuja, Nigeria, en mayo de 1992, patrocinadas por el presidente nigeriano, culminaron en junio, con un comunicado genérico y ambiguo. La presión internacional, forzó a Omar Bashir a revocar la prohibición de vuelos hacia el sur, lo que impedía el transporte de alimentos y medicinas para las víctimas del hambre en la región (se estima que unos 6 millones de personas están amenazadas de correr el mismo destino de las 60.000 personas que, en febrero de 1993, murieron de hambre en Parayang, 800 km al sudeste de Jartum.

33 En febrero de 1993, el EPL y el gobierno recomenzaron las negociaciones en Entebbe, Uganda- a las que el disidente Mashar no adhirió, debido a que prefirió acelerar en Nairobi, la fusión con otro grupo disidente del EPL, dirigido por William Nyuon. Esa alianza, firmada en abril, permitió la firma de un cese del fuego con el gobierno y la promesa de llevar adelante las conversaciones realizadas en mayo de 1992, en Kenia. Las discusiones entre Garang y Bashir, en Abuja, tropezaron en junio de 1993, con desacuerdos sobre la devolución del poder a las provincias, y el impasse perduró hasta final de año.

34 En mayo de 1994 el gobierno firmó con los dos grupos rebeldes un acuerdo de ayuda humanitaria para las poblaciones aisladas por el conflicto. La situación de éstas siguió empeorando y las organizaciones humanitarias reiteraron sus denuncias. African Rights acusó en julio de 1995 a Jartum de ser responsable del "genocidio" de los nubios.

35 El gobierno organizó elecciones en marzo de 1996. Bashir obtuvo casi 76% de los votos, por lo que permaneció en el cargo de presidente. Algunos observadores estimaban que las posibilidades de coexistencia entre los "teócratas" del norte del país y los dirigentes rebeldes del sur eran cada vez menores, tras una guerra que, en 12 años de duración, había causado la muerte de un millón de personas, convirtiendo en refugiados a tres millones más.

 

 

 

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

ARRIBA

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org