Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)

Djibouti
Djibouti

Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

  
5.gif (35 bytes)
Historia

EN 1862 UNO DE LOS SULTANATOS de la costa somalí (ver historia de Somalia), el de Tadjoura, vendió a los franceses el puerto de Obock y las tierras adyacentes, por 52.000 francos. Treinta y seis años más tarde, el sultanato de Tadjoura no existía más y sobre el golfo del mismo nombre, Djibouti se convirtió en capital de una colonia francesa llamada Costa de los Somalíes, denominado después Territorio de los Afar e Issa.

2 Francia extremó las medidas de seguridad y el enclave fue transformado en una especie de campo de concentración, con todas sus fronteras electrificadas y más de 20.000 efectivos militares allí estacionados.

3 La independencia y reunificación de Somalia estimuló el desarrollo de movimientos anticolonialistas, como el Frente de Liberación de la Costa de los Somalíes o la Liga Africana por la Independencia, que desarrollaron simultáneamente formas de lucha armada y política legal.

4 La intensificación de la resistencia en la década de 1970 obligó a renunciar a Alí Aref, gobernador interino. Francia convocó a un plebiscito el 8 de mayo de 1977, en el cual 85% de la población se pronunció por la independencia. El máximo dirigente de la Liga Africana por la Independencia, Hassan Gouled Aptidon, se convirtió en presidente de la joven República.

5 Gouled se esforzó por vencer la tradicional división étnica y constituir un gobierno multirracial con varios ministros de origen afar. Al mismo tiempo -y aunque el lenguaje oficial sigue siendo el francés- Djibouti fue aceptado como miembro de la Liga Arabe, que ha contribuido generosamente a la recuperación de la economía local.

6 Creado artificialmente por el colonialismo, basado en razones estratégicas, el nuevo estado depende de su puerto como principal recurso a través del cual Etiopía canaliza gran parte de su comercio exterior.

7 Etiopía y Somalia, los dos vecinos de Djibouti, tienen aspiraciones territoriales en relación a éste. El interés de Etiopía es fundamentalmente geopolítico. En caso de que los nacionalistas eritreos conquistasen su independencia, Etiopía se transformaría en un país sin salida al mar. De no lograr acuerdos con los eritreos para el uso de sus puertos, Djibouti sería la única alternativa disponible. Para Somalia la cuestión es sobre todo una reivindicación histórica, coherente con su aspiración de reunificar la nación somalí.

8 A mediados de 1979, el presidente Hassan Gouled firmó con Etiopía y Somalia acuerdos comerciales y de transporte. Se estimuló la participación de los afar en el gobierno y en el nuevo ejército como forma de lograr la unidad nacional. El partido de gobierno fue reorganizado y se crearon administraciones municipales para alentar la participación política. La ayuda externa se destina fundamentalmente a obras de riego y a mejorar la situación de los refugiados de la guerra de Ogadén.

9 El gobierno de Gouled recibe ayuda de Arabia Saudita, de Kuwait, de Irak y de Libia. Gouled ha conseguido manejar hábilmente los intereses de su país, cuya única riqueza es su posición estratégica en la salida del Mar Rojo. Al completar ocho años de existencia como país independiente, Djibouti reafirmó su decisión de seguir su propio camino, contrariando a los que esperaban una rápida incorporación a Etiopía o Somalia.

10 Pero a pesar de los éxitos diplomáticos, Gouled continúa enfrentando problemas internos. El mayor de ellos sigue siendo la división del país entre los afar y los issa. Los afar, que representan 35% de la población, se quejan de discriminación política y económica. Los issa, 60% de la población, ocupan puestos clave en el gobierno, niegan las acusaciones de tribalismo y apoyan las medidas de fuerza utilizadas por Gouled para neutralizar a la oposición. Después de la eliminación del Movimiento de Liberación Popular, en 1979, los afar intentaron reorganizarse en 1981 a través del Partido Popular de Djibouti, que también fue proscrito.

11 En octubre del mismo año, el presidente Gouled impuso un cambio en la Constitución para introducir el sistema de partido único. La oficialista Agrupación Popular por el Progreso (RPP) pasó a ser el único partido legal, y todos los demás perdieron su registro oficial con el argumento de que se trata de partidos raciales o religiosos y, por tanto, potencialmente peligrosos para la unidad nacional.

12 En 1983 se establecieron las bases de un proyecto por el cual la economía de Djibouti sería transformada radicalmente, convirtiendo el país en una especie de Hong Kong del Oriente Medio. El plan preveía el otorgamiento de facilidades para la conversión del país en una plaza financiera y en un puerto franco comercial. Seis bancos extranjeros se instalaron en Djibouti; la principal atracción fue la existencia de una moneda fuerte, sustentada en los depósitos en dólares en los Estados Unidos.

13 Al finalizar 1984 , el balance de los primeros resultados no era halagüeño: una baja en el movimiento de pasajeros y en el trasbordo de mercaderías hacia Etiopía y Somalia redujeron las entradas aduaneras y el conjunto de la actividad bancaria. La persistencia del conflicto en la zona se identifica como la razón fundamental del retraimiento de capitalistas europeos.

14 Con la cooperación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, el gobierno de Hassan Gouled recomenzó en 1986 el proceso de repatriación voluntaria de los más de cien mil refugiados, interrumpido en 1983. Simultáneamente firmó acuerdos bilaterales con Etiopía contra el contrabando y la promoción de la paz en las zonas fronterizas, cerradas cuando el conflicto con Somalia por la región del Ogadén en 1977.

15 En agosto de 1987, la presencia militar extranjera en Djibouti aumentó, al ser utilizadas las instalaciones militares francesas por las fuerzas navales de Estados Unidos y Gran Bretaña, en el marco de sus maniobras en el Golfo Pérsico. Las relaciones con la ex potencia colonial fueron reforzadas tras la visita del presidente François Mitterrand, efectuada en diciembre.

16 Djibouti depende en gran medida de la ayuda económica francesa, estimada en 200 millones de dólares anuales, una cifra varias veces superior al total de las exportaciones. Esa dependencia preocupa a las autoridades locales, que se esfuerzan por diversificar sus relaciones comerciales. Con ese objetivo, en junio de 1989, el primer ministro Barkad Gourad Hamadou firmó en Ankara un tratado de ayuda económica y técnica con Turquía.

17 Sin contar con una industria de transformación y pobre en recursos minerales, la economía de Djibouti gira en torno al turismo que se ha incentivado a partir de la ampliación del puerto de la capital, obra realizada en 1984.

18 En 1990 Francia anuló la deuda contraída por Djibouti por concepto de ayuda pública al desarrollo, que era del orden de los 40 millones de dólares. En 1991, se intensificaron los enfrentamientos entre el gobierno y la guerrilla del Frente para la Restaruración de la Unidad y la Democracia (FRUD). Amnistía Internacional acusó en noviembre al gobierno de Djibouti de haber torturado a 300 prisioneros. Ante el aumento de la tensión, Francia presionó a Gouled para que iniciara un diálogo con la oposición.

19 En setiembre de 1992, en medio de duros combates entre tropas gubernamentales y el FRUD, el gobierno impulsó una reforma constitucional que estableció el multipartidismo. En las elecciones presidenciales de mayo de 1993, Gouled resultó reelecto nuevamente con más de 60% de los votos emitidos. Sin embargo, a instancias del FRUD, la mitad del electorado se abstuvo y la oposición calificó a los comicios de "fraude".

20 Los enfrentamientos armados entre tropas del gobierno y la guerrilla se acentuaron en las semanas posteriores a la elección, lo que llevó a miles de personas a refugiarse en Etiopía. El gobierno francés ofició de intermediario para lograr un alto al fuego y la apertura de negociaciones. Por su parte, Gouled opinó que la rebelión formaba parte de un plan inspirado por Etiopía.

21 Ante la perspectiva de un acuerdo con el gobierno, en marzo de 1994, el FRUD sufrió una división. El politburó del movimiento, dirigido por Ahmad Dini Ahmad, un opositor al acuerdo, fue reemplazado por un "consejo ejecutivo" encabezado por Ahmad Ougoureh Kible. En junio, Gouled y el FRUD decidieron conjuntamente dar por terminada la guerra, que había durado dos años y medio.

22 En junio, una manifestación de un grupo de residentes, en su mayoría afar, del distrito de Arhiba, que se oponían a la demolición de sus viviendas por razones de "seguridad", fue reprimida por las fuerzas del orden público. La intervención policial dejó un saldo de cuatro muertos, 20 heridos y 300 detenidos, entre ellos Muhammad Ahmad Issa, presidente del Frente Unido de la Oposición.

23 En octubre, las divisiones dentro del FRUD se agudizaron y la dirección del movimiento prohibió a Ahmad Dini Ahmad y a Muhammad Adoyta Yussuf, otro dirigente disidente, el ejercicio de cualquier "actividad o responsabilidad" en el FRUD. En 1995, después de una revisión de la Constitución, parte del FRUD se alió con el partido gobernante. Ahmad Dini Ahmad dijo que esta alianza constituía una "traición".

24 A mediados de 1995 y bajo presión del FMI, el gobierno redujo sustancialmente el gasto público y tomó una serie de medidas para aumentar los ingresos fiscales.

 

 

 

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

ARRIBA

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org