Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
 
Burundi
Burundi

Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

  
5.gif (35 bytes)
Historia

BURUNDI ES UNO DE LOS PAÍSES más pobres del mundo y más densamente poblados de Africa. Como si esto no bastara, el país vive desde hace cinco siglos sumergido en conflictos étnicos y económicos entre los hutus -mayoritarios- y los tutsis. Desde el siglo XV ocurrieron por lo menos cinco grandes genocidios de los que fueron víctimas uno u otro grupo.

2 Los hutus descienden de los bantúes y son un pueblo dedicado a la agricultura, actividad organizada en forma comunal. Hace quinientos años fueron dominados por los invasores tutsis o watutsis, que vinieron del norte (Uganda y Etiopía) en busca de tierras fértiles para su ganado. Los tutsis tenían armas más modernas y consiguieron imponer su superioridad a sangre y fuego, tras lo cual esclavizaron a los hutus. En los siglos XVII y XVIII los reyes tutsis eran poderosos, pero en el siglo XIX las rivalidades entre los distintos clanes tribales debilitaron la autoridad central. Esto facilitó la penetración de los colonialistas alemanes, que en 1890 se apoderaron de Burundi. Los alemanes apoyaron la dominación de los tutsis sobre los hutus y establecieron un sistema de tutela sobre el Mwami (rey). En 1899, Burundi fue unido a Ruanda (ver Ruanda), con lo que ambos países conformaron la colonia de Ruanda-Urundi, famosa por sus exportaciones de marfil, monopolizadas por la potencia colonial.

3 Cuando Alemania fue derrotada en la Primera Guerra Mundial, Bélgica se hizo cargo de la colonia y separó nuevamente a Burundi y Ruanda. Más adelante procedió a anexar Burundi a Zaire. El sistema de administración indirecta implantado por los belgas, que se apoyaron en las oligarquías tutsis, estimuló el surgimiento de movimientos nacionalistas en la década del 50. Surgió así el Partido de la Unidad y Progreso Nacional (UPRONA) bajo la dirección de Louis Rwagasore, quien fue designado primer ministro en 1960. Los belgas temían que Rwagasore se transformase en el Lumumba de Burundi (ver Zaire), y éste fue asesinado unos meses antes de la independencia. El 1º de julio de 1962 el país obtuvo la independencia y comenzó a ser gobernado por un rey tutsi, dócil a los belgas.

4 Los cuatro primeros años de independencia fueron muy violentos; en ese período se sucedieron cinco primeros ministros. El caos era general hasta que en noviembre de 1966 el primer ministro, capitán Michael
Micombero, dio un golpe de estado y proclamó la República. El nuevo presidente efectuó una purga en masa de todos los funcionarios hutus. En 1971, fueron muertos 350.000 hutus, por la represión del gobierno y otros 70.000 se exiliaron.

5 En 1976, tomó el poder el teniente coronel Jean-Baptiste Bagaza, con la promesa de acabar con las persecuciones raciales e implantar un gobierno reformista. Bagaza democratizó el UPRONA; puso en práctica un proyecto de redistribución de tierras, en abierto desafío a la burguesía tutsi, aliada al capital extranjero, y legalizó los sindicatos. En el plano externo el nuevo gobierno se aproximó al de Tanzania y recibió ayuda china para desarrollar la explotación de minerales.

6 En 1979 se celebró el primer congreso del UPRONA después de la independencia, y fue preparada una nueva Constitución -que entró en vigencia en 1981-, destinada a neutralizar la explotación de la mayoría hutu por la minoría tutsi, modernizar la estructura política y adoptar una línea socialista. La mujer obtuvo derechos iguales a los del hombre. Las reformas introducidas provocaron fricciones entre el gobierno y la conservadora iglesia católica, al punto que 63 misioneros fueron expulsados y se confiscaron bienes de la Iglesia.

7 Las elecciones de 1982 refrendaron la política del presidente Bagaza acelerando el programa de normalización política del país. Pese a esto la situación económica siguió siendo muy difícil. Fueron las primeras elecciones por sufragio universal, luego de 19 años de independencia.

8 A pesar de la consolidación de la independencia política, la situación económica es difícil, debido a su posición geográfica y a la dependencia del extranjero. El carácter mediterráneo del país encarece sensiblemente tanto las exportaciones como las importaciones. La densidad de población es muy alta y, además, mal distribuida geográficamente, ya que el 70% de los habitantes se concentran en el norte, donde el uso intensivo e inadecuado de la tierra produce erosiones que afectan su fertilidad. La madera es la principal fuente de energía doméstica -como leña o carbón-, pero los bosques no son suficientes. El 90% de la producción agrícola se destina al consumo interno. Se depositan grandes esperanzas en la explotación de los ricos yacimientos de níquel y en el potencial hidroeléctrico. Firmas norteamericanas y belgas participan de un proyecto de desarrollo de las minas de Musongati, donde hay también grandes cantidades de cobalto y uranio.

9 En setiembre de 1987, mientras asistía a una reunión cumbre de países francófonos en Quebec, Bagaza fue derrocado en un golpe incruento dirigido por el mayor Pierre Buyoya.

10 En agosto de 1988, enfrentamientos entre hutus y tutsis en el norte del país, dejaron un saldo de varios miles de muertos, en su mayoría hutus, cuya rebelión contra los terratenientes tutsis fue cruelmente reprimida por el ejército, también integrado por tutsis. Unos 60.000 hutus buscaron refugio en Ruanda. Como reacción a la masacre, el gobierno designó un primer ministro hutu, Adrien Sibomana y un gabinete en el que la mitad de los ministros son hutus.

11 En 1989 retornó la mayor parte de los refugiados volvieron. El gobierno militar se reconcilió con la iglesia católica y le devolvió sus bienes. Se inició un programa de ajuste estructural que incluyó la privatización de empresas públicas y la creación de un tribunal de cuentas para combatir la corrupción.

12 Burundi, el octavo país más pobre del mundo, seguía dependiendo en gran parte de la exportación de su principal cultivo, el café, y de sus precios oscilantes. La pobreza y la alta densidad de población contribuyeron a la degradación del medio ambiente. Así, por ejemplo, el alto índice de deforestación se debe en parte a la transformación de bosques en tierras de cultivo para campesinos sin tierra.

13 En 1992, Buyoya promulgó una Constitución multipartidista y llamó a elecciones a celebrarse en 1993. Buyoya, al frente de la Unión por el Progreso Nacional (UPRONA) --con mayoría de dirigentes tutsis-- fue derrotado por Melchior Ndadaye, del opositor Frente para la Democracia en Burundi (FRODEBU), mayoritariamente compuesto por hutus.

14 Tres meses después de haber sido electo, el 24 de octubre de 1993, Ndadaye fue asesinado durante una tentativa de golpe militar. La primera ministra, Sylvie Kinigi, asilada en la embajada de Francia, logró conservar el control de la situación. Los líderes del alzamiento fueron arrestados o huyeron a Zaire. Cyprien Ntaryamira --un hutu al igual que Ndadaye-- fue designado presidente por el Parlamento.

15 Pese a fracasar la tentativa de golpe de Estado, el asesinato de Ndadaye dio lugar a una de las peores matanzas de la historia de Burundi. Partidarios del ex presidente atacaron a miembros --tutsis o hutus-- de la UPRONA, provocando la muerte de decenas de miles de personas y el éxodo de otras 700.000. En ese entonces se consolidaron las llamadas "milicias armadas extremistas" --hostiles a la convivencia con la otra etnia--, como los "Sin derrota" tutsis o los "Intagohekas" ("los que nunca duermen") hutus y la violencia empezó a generalizarse.

16 El 6 de abril de 1994, Ntaryamira murió, junto con el presidente rwandés, Juvénal Habyarimana, en un atentado contra el avión en el que viajaban, en Kigali, capital de Rwanda. Otro hutu, Sylvestre Ntibantunganya, sustituyó al presidente asesinado. La violencia se intensificó, en particular entre las milicias partidarias del "poder hutu" y el ejército, controlado por oficiales tutsis.

17 En febrero de 1995, la UPRONA abandonó el gobierno para forzar al primer ministro Anatole Kanyenkiko a renunciar. Su dimisión posibilitó la nominación del tutsi Antoine Nduwayo y la vuelta de la UPRONA al gobierno de coalición que integraba junto con el FRODEBU.

18 El número de "refugiados internos" siguió aumentando en 1996. Muchos tutsis huyeron a las ciudades, buscando la protección del ejército, mientras que miles de campesinos hutus, voluntariamente o no, se fueron con la guerrilla hacia regiones montañosas o selváticas. A los 47 años, Pierre Buyoya condujo un nuevo golpe de Estado exitoso en julio de 1996 y se transformó en el nuevo presidente de Burundi.

19 Buyoya, un oficial militar tutsi, disolvió a la Asamblea Nacional y prohibió huelgas y manifestaciones. Posteriormente, formó un gobierno integrado por ministros hutus y tutsis y prometió una nueva "apertura democrática".

 

 

 

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

ARRIBA

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org