Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Brunei
Brunei

Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

  
5.gif (35 bytes)
Historia

EL ACTUAL SULTANATO DE BRUNEI es el remanente de un antiguo imperio islámico que ocupó, desde el siglo XIII, casi toda la isla de Borneo, de la que deriva su nombre. Si bien la presencia europea -portuguesa, española y holandesa- fue casi constante en la región desde el siglo XVI, sólo a principios del siglo pasado las potencias coloniales se propusieron la ocupación efectiva de la gran isla. Mientras los holandeses avanzaban en el sur, el sultán de Brunei se inclinaba hacia los ingleses, creyendo así preservar su independencia.

2 En 1841 el sultán cedió a James Brooke la provincia de Sarawak, como pago de la ayuda para aplastar la rebelión de 1839-1840, creándose así la extraña figura de un "rajá blanco", soberano de un estado malayo. En 1846 los ingleses anexaron la estratégica isla de Labuán, y en los años siguientes prepararon la separación de la provincia de Sabah. Estos avances serían consagrados en 1888, al establecerse formalmente el protectorado británico sobre Brunei, Sarawak y Sabah, como entidades separadas.

3 Después de la Segunda Guerra Mundial la isla participó del proceso de descolonización, a pesar de los esfuerzos ingleses en contrario: en 1946, por un acuerdo con el último "rajá" (Brooke), Sarawak y Sabah se convirtieron directamente en colonias inglesas. En 1954 Kalimantán -ex Borneo holandés- logró la independencia, dentro del estado indonesio.

4 Como protectorado inglés, sólo quedó entonces el sultanato de Brunei, reducido a un pequeño territorio enclavado entre dos provincias de Malasia y a escasos 40 km de la frontera de Indonesia. En 1929 la Shell descubrió un yacimiento de hidrocarburos. En las décadas siguientes se comenzó a explotar el petróleo de las costas y el gas natural, con un ritmo de extracción actual de 175.000 barriles diarios.

5 En 1962 el sultán Omar Alí Saiffudin había aceptado la propuesta del primer ministro malasio Abdul Rahman de integrar la Federación de Malasia, que unía Sabah y Sarawak a Singapur y las provincias de la península malaya. Pero el Partido Popular (Rakyat), de Brunei, que controlaba los 16 diputados elegidos por votación del Consejo Legislativo de 33 miembros, se opuso, reclamando en cambio la formación de un estado unitario de Borneo del Norte, junto con Sarawak y Sabah, pero separado de Malasia peninsular.

6 En diciembre de 1962 estalló la revuelta popular protagonizada por el Rakyat, vinculado al Barisan Sosialis de Singapur, y contó con el apoyo del régimen anticolonialista de Sukarno, en Indonesia. Los rebeldes se oponían a la integración a la Federación de Malasia y reclamaban participación en la administración y el fin del régimen autocrático. La rebelión fue sofocada, el partido proscrito y sus líderes detenidos u obligados al exilio.

7 Finalmente, a pesar de los lazos étnicos, históricos y culturales con Malasia, el sultán Omar optó por mantenerse al margen de la Federación, ya que no le satisfacía el poder repartido con los otros monarcas malayos ni, menos aún, compartir la riqueza petrolera del sultanato como pretendía la Federación.

8 En 1976, por iniciativa de Malasia y con el respaldo de las Naciones Unidas, se presentó la oportunidad de renegociar el estatuto colonial anacrónico, cuando el nuevo primer ministro de Malasia, Datuk Hussain Onn, se comprometió a respetar la independencia de Brunei. En 1977 Brunei aceptó la independencia, pero aplazó la fecha prevista para hacerla efectiva hasta el 1º de enero de 1984.

9 Ese día fue formalizado el traspaso del poder, aunque la fiesta fue postergada hasta el 23 de febrero de 1985, para facilitar la presencia de invitados extranjeros. Un mes después de declarada formalmente la independencia, Hassanal Bolkiah -hijo del sultán Omar, quien abdicó en su favor en 1967-, disolvió el Consejo Legislativo y pasó a gobernar por decreto.

10 Brunei accedió a la independencia en condiciones excepcionalmente favorables para un país del Tercer Mundo: relativamente poca población, una renta per cápita de 20.000 dólares anuales, reducido desempleo, un generoso sistema de seguridad social y reservas considerables en moneda fuerte: 14.000 millones de dólares en 1984.

11 Sin embargo, aunque desde la rebelión de 1962 no se ha vuelto a manifestar el descontento popular, los observadores no se animan a apostar a la estabilidad del sultanato. Las principales fuentes actuales de tensión son la lucha por el poder dentro de la familia real y la presencia de extranjeros en todos los puestos claves de la administración pública, la economía y el ejército.

12 Pero tal vez sean más preocupantes los problemas potenciales. En el plano interno, las carencias de la educación básica y la cuestión de las minorías, especialmente la china. A pesar de la avanzada legislación, que incluye ayuda económica a los estudiantes para transporte y alojamiento, las cifras de analfabetismo continúan creciendo -se estima que 45% de la población era analfabeta en 1982- y comprometen seriamente las posibilidades de nacionalización de los cuadros administrativos. Los chinos son doblemente significativos: por su número -25% de la población- y por la vinculación con sus connacionales del sudeste asiático, que en general controlan áreas claves del comercio y la industria regionales.

13 Por otra parte, sabiéndose dependiente de un recurso no renovable, el sultán intenta diversificar la economía y promover el surgimiento de una nueva clase de terratenientes, a los que estimula para lograr la autosuficiencia en materia de alimentación, Brunei importa casi el 80% de los alimentos que consume. Sin embargo se cultiva apenas un 10% de la superficie del país y la tendencia de los pequeños propietarios, especialmente los dedicados a las plantaciones de caucho, es emigrar hacia la ciudad.

14 En el aspecto económico, Brunei depende de una compleja interacción de intereses trasnacionales. La sociedad que estableció el gobierno con la Brunei Shell Petroleum y la Mitsubishi para explotar las reservas de gas natural, más un contrato de embarque con la Royal Dutch Shell y las recientes concesiones de yacimientos petrolíferos a la Woods Petroleum y la Sunray Borneo, introducen en el proceso de toma de decisiones nacional nuevas partes interesadas que tienen mucho poder.

15 En marzo de 1985 el gobierno creó un Consejo de Control de Energía para supervisar las operaciones de la Brunei Shell Petroleum Co., empresa mixta de capital estatal y trasnacional.

16 El ingreso en 1984 a la ASEAN y a las Naciones Unidas como miembro 159º significó para la nueva nación cierto respaldo internacional.

17 El 20% de la población del sultanato está por debajo de la línea de pobreza, de 500 dólares mensuales. Un 90% de los bienes de consumo, incluyendo los alimentos, son importados y, por lo tanto, el costo de vida es elevadísimo.

18 A comienzos de 1987 se denunció que la contra nicaragüense habría recibido una ayuda de 10 millones de dólares como donación del sultán de Brunei. Este respondió así a una solicitud de Oliver North para ayudas no letales a los "contras" depositando la millonaria suma en una cuenta bancaria de Suiza.

19 Mantenido en estado de emergencia desde la rebelión de 1962, el país ha ampliado su dependencia militar de Gran Bretaña y Estados Unidos. En las políticas de ajuste que se han impuesto en los últimos años, sólo ha crecido el rubro destinado a las Fuerzas Armadas. En agosto de 1988 un total de 3.000 soldados británicos y gurkas de Hong Kong realizaron maniobras conjuntas en la zona selvática del sultanato. El interés de Estados Unidos aumentó al preverse la instalación de bases militares en Brunei, en caso de que sus fuerzas deban abandonar Filipinas.

20 A principios de 1991, el sultán Hassanal Bolkiah liberó a seis presos políticos detenidos tras la fallida rebelión de 1962. Esta liberación fue atribuida a la presión política del gobierno británico. Ese mismo año, Brunei firmó con el Reino Unido un contrato por un valor de 150 millones de dólares para modernizar sus Fuerzas Armadas.

21 A mediados de 1992, Brunei ingresó al Movimiento de Países No Alineados, junto con Vietnam e India. La conmemoración de los 25 años del sultanato de Hassanal  Bolkiah enfatizó el papel de la monarquía para la afirmación de la identidad nacional. El sultán de Brunei, único monarca absoluto de Extremo Oriente, es, además, la persona más rica del mundo.

22 En setiembre de 1992, Brunei firmó con los otros miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) --Indonesia, Singapur, Tailandia, Malasia y Filipinas-- un acuerdo para crear el primer mercado común de Asia en 2007. Este proyecto prevé la creación de "triángulos de crecimiento", o sea asociaciones entre algunos miembros de la ASEAN para liberalizar el comercio en ciertos sectores económicos, que permitan preparar la liberalización total prevista para el 2007. Así, en marzo de 1994, Brunei creó con las Filipinas, Malasia e Indonesia un mercado subregional para intensificar los intercambios en materia de turismo, pesca y transporte marítimo y aéreo.

23 En febrero de 1995, el Partido Nacional de la Solidaridad de Brunei --única organización política del país-- organizó su congreso inaugural, en el que declaró su total apoyo al sultán. Su líder, Abdul Latif Chuchu también se refirió a un decreto real de 1984 que afirma que la construcción nacional de Brunei se basa en el principio de una monarquía malaya musulmana y democrática. El anuncio público de prorrogar el estado de emergencia por parte del sultán fue interpretado como una manifestación de "apertura" del monarca. En octubre de 1995, Brunei ingresó en el Banco Mundial y en el FMI.

 

 

 

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

ARRIBA

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org