Guia del Mundo - Portada
PortadaPaísesTemasActualizaciónBúsquedaCorreo
5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)

Antillas Holandesas


Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

  
5.gif (35 bytes)
Historia

LOS CAIQUETÍOS FUERON los primeros pobladores de las actuales islas Aruba, Bonaire y Curaçao. Poco después de la llegada del español Alonso de Ojeda, en 1499, fueron esclavizados y llevados a la isla Española (actuales Haití y República Dominicana). Similar suerte corrieron los caribes que Colón encontró en las "islas S" o de Barlovento, cuando llegó a ellas en 1493.

2 Como carecían de recursos naturales, los conquistadores no se interesaron en estas islas hasta que las de Barlovento (particularmente San Martín) adquirieron importancia estratégica como puerto de entrada al Caribe y para la extracción de sal. A partir de la guerra con España y Portugal, Holanda tenía cerrados los puertos de la península ibérica, lo que la llevó a buscar fuentes alternativas de sal en las Antillas.

3 El intenso tránsito de navíos holandeses fue reprimido por la corona española que lo prohibió en 1606. Como reacción, los holandeses crearon la Compañía de las Indias Occidentales, con el cometido de establecer, manejar y defender las colonias. El robo de los barcos españoles se convirtió entonces en una fuente importante de recursos.

4 Junto con la explotación de sal y palo brasil, el tráfico de esclavos se convirtió en el principal negocio. En 1634, los accionistas de la Compañía radicados en Amsterdam optaron por invadir Curaçao, sin encontrar resistencia por parte de los españoles y desde entonces Curaçao pasó a ser un gran centro internacional del mencionado comercio.

5 En 1648, luego de tres siglos de disputas, se firma el Tratado de Westfalia que consagra el dominio holandés sobre esas pequeñas islas de las Antillas. Las necesidades de las nuevas explotaciones agrícolas trajeron consigo el desplazamiento de los nativos por la población esclava, en particular en Curaçao y Bonaire. Los nativos pasaron a ser minoría en las islas. Como en el resto de las Antillas, las rebeliones de esclavos fueron frecuentes y el siglo XVIII culminó con una masacre por parte de las tropas coloniales.

6 Durante las guerras napoleónicas, a comienzos del siglo XIX, gran parte de las islas estuvieron por dos períodos en manos de los ingleses, sin que por ello cambiara la suerte de los pobladores. Si bien desde 1814 el tráfico de esclavos estaba prohibido, la esclavitud en las colonias holandesas no fue abolida sino en 1863. Los esclavos pasaron a ser "libres" pero su realidad no varió sustancialmente. Muchos emigraron a República Dominicana, Panamá, Venezuela y Cuba.

7 En 1876, después de la abolición de la esclavitud, dado el poco interés por las islas, el parlamento holandés propuso venderlas a Venezuela, pero las negociaciones se demoraron. Al comenzar el siglo XX la naciente industria de procesamiento del petróleo hizo aconsejable instalar allí refinerías (las islas están en las cercanías del lago Maracaibo).

8 La nueva actividad comenzó en la década de 1920 y revolucionó la colonia. Se abandonaron los cultivos y la demanda de mano de obra atrajo a miles de inmigrantes de Venezuela, Suriname y las Antillas Británicas.

9 Pero esa situación se modificó en las últimas décadas, cuando la automatización provocó una importante reducción de los puestos de trabajo. El 30 de mayo de 1969, cuando el desempleo llegaba al 20 por ciento, una manifestación obrera fue reprimida por la policía. Se produjeron grandes tumultos, sofocados mediante la intervención conjunta de 300 marines holandeses y algunos de la flota norteamericana, casualmente anclada en el archipiélago. Uno de los resultados de los disturbios fue la disolución del parlamento.

10 Las islas tienen una activa vida política interna desde que en 1937 se fundaron los primeros partidos locales, pero no tuvieron nombre como Estado sino hasta 1948, cuando la nueva Constitución holandesa de posguerra llamó "Antillas Holandesas" lo que hasta entonces era "Curaçao y dependencias".

11 El tema de la independencia ha estado en el centro de la vida política local. En 1954, un nuevo estatuto estableció la autonomía de las islas en sus asuntos internos.

12 A pesar de ello, el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), fundado en 1971, en Aruba, sostenía que las islas no tienen nada en común (ni siquiera un nombre, ya que Antillas es la designación genérica de toda el área) y que cada isla debería quedar en libertad de elegir su propia Constitución e incluso optar por ser república autónoma. En un referéndum consultivo, realizado en 1977, la mayoría de los arubanos se pronunció por la separación del resto.

13 Holanda argumentó que mantener la federación contribuiría a una mejor perspectiva económica y estabilidad política. Esta discrepancia, sumada a la diversidad de enfoques de los distintos partidos isleños sobre el tema, enlenteció las negociaciones sobre la independencia.

14 La demora radicalizó las posiciones del electorado y en 1979 el Movimiento Antiyas Nobo (MAN) logró una abrumadora mayoría electoral en Curaçao (7 de 12 bancas). En coalición con el MEP y la UPB (Unión Patriótica de Bonaire), formó el primer gobierno centroizquierdista de la historia de las islas. Pero mientras el MAN prefería la fórmula federativa con amplia autonomía para cada uno, el MEP insistió en la separación total de Aruba.

15 En 1980 se acordó fijar la independencia para 1990, con la condición de que cada una de las seis islas se pronunciara en plebiscito lo más pronto posible. Aruba lo hizo por el Estado asociado individual, separándose definitivamente de la federación en enero de 1986 (ver Aruba).

16 Convertidas en modernas factorías, las Antillas Holandesas se vieron sometidas a una dependencia total de las trasnacionales del petróleo. La Exxon y el consorcio anglo-holandés Royal Dutch Shell monopolizaron toda la actividad de refinado y procesamiento de hidrocarburos; ambas controlaron además la industria petroquímica de fertilizantes y como dueñas de las dos terminales petroleras digitaron el transporte y la comercialización. Esas dos poderosas compañías (que también tienen vínculos comerciales y financieros con filiales de unas 2.500 sociedades extranjeras registradas en las islas) llegaron a tener virtual poder de decisión sobre el 85% de las importaciones totales, el 99% de las exportaciones y el 50% de los ingresos netos.

17 Pese a un tímido desarrollo industrial y al auge turístico, la fragilidad de su economía quedó demostrada a fines de 1984, cuando el anuncio de que las trasnacionales petroleras se retirarían de las islas, provocó el pánico del pueblo y los dirigentes políticos del archipiélago.

18 El conflicto se resolvió parcialmente en octubre de 1985 mediante la compra de la refinería de Curaçao por el gobierno de las Antillas y el inmediato arrendamiento de la misma a la compañía estatal venezolana Petróleos de Venezuela S.A. El acuerdo no incluyó la planta de Exxon en Aruba, que dejó de trabajar.

19 El proceso de escisión de Aruba favoreció el ascenso al poder, en 1984, de una coalición de centro-derecha encabezada por María Liberia Peters del Partido Nacional del Pueblo (PNP). La coalición dirigida por Peters no logró mantener la cohesión mínima imprescindible, por lo que en enero de 1986 el líder del MAN, Dominico "Don" Martina, asumió nuevamente el cargo de primer ministro. A pesar de ello, en 1988, María Liberia Peters volvió al poder.

20 En 1990 el gobierno renovó los contratos con la petrolera venezolana e introdujo una serie de medidas económicas de austeridad para cubrir el déficit generado por la escisión de Aruba.

21 En las elecciones generales de marzo de 1990, el Partido Nacional del Pueblo obtuvo 7 bancas, el Frente Obrero de Liberación y la Unión Patriótica de Bonaire lograron 3 escaños cada uno; el MAN de Martina obtuvo dos bancas, al igual que el Partido Democrático. María Liberia Peters fue reelecta como primera ministra.

22 La elección de los Consejos Insulares, en 1991, estuvo marcada por la derrota del Partido Democrático, en el poder durante 40 años en la isla San Martín, minado por las divisiones internas, las irregularidades financieras de la administración y el temor a una disminución del auge turístico.

23 Holanda solicitó a las islas que efectuaran propuestas separadas para una reforma constitucional que se realizó en 1993. De acuerdo a ella, Curaçao recibió un status especial, le fue otorgada la autonomía a San Martín, mientras Bonaire, Saba y San Eustaquio continuaron ligadas a Holanda. La Constitución dispuso además que no será aplicado a las islas el Tratado de Estrasburgo, que preveía su total desvinculación de la metrópoli para 1999. En un plebiscito llevado a cabo en 1994, los miembros constituyentes de las Antillas Holandesas votaron por preservar su federación.

 

 

 

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
Sinopsis | Historia | Estadísticas | Mapa |

ARRIBA

5.gif (35 bytes)
600.gif (62 bytes)
5.gif (35 bytes)
600.gif (845 bytes)

Portada | Países  | Temas | Actualización | Búsqueda | Correo

© Instituto del Tercer Mundo. Juan Jackson 1136. Tel. (598-2) 49 61 92. Fax: (598-2) 41 92 22
  e-mail: item@chasque.apc.org