DERECHO LABORAL

El derecho laboral está contenido básicamente en la Ley Orgánica del Trabajo, aprobada en 1990 y en vigencia desde el 1º de mayo de 1991.

MATERIA y DisposiciónOBSERVACIONES
IGUALDAD

Se prohíbe toda discriminación basada en edad, sexo, raza, estado civil, credo religioso, filiación política o condición social. (Art. 26).

Se prohíbe establecer diferencias no previstas por la ley entre trabajadores que ejecuten igual labor (Art. 186).

La mujer trabajadora goza de todos los derechos establecidos en la ley para los trabajadores en general y no puede ser objeto de diferencias en cuanto a la remuneración y demás condiciones de trabajo (Art. 379).

La ley señala que no se considerarán discriminatorias las disposiciones especiales dictadas para proteger la maternidad y la familia.

En igualdad de circunstancias la ley establece la prioridad de la contratación de los jefes de familia, de uno u otro sexo.

Atendido el principio de igualdad consagrado en la Constitución, la ley no podría prever diferencias entre los trabajadores, salvo casos excepcionales, como el embarazo o maternidad.

Se exceptúan las normas dictadas específicamente para proteger la vida familiar de la mujer, su salud, embarazo y maternidad.

PROTECCION A LA MATERNIDAD

El patrón no puede exigir a la mujer aspirante a un trabajo que se someta a exámenes o presente certificados destinados a acreditar que no está embarazada (Art. 381).

La trabajadora embarazada está exenta de realizar tareas capaces de provocar el aborto o impedir el normal desarrollo del feto (Art. 382).

La embarazada no puede ser trasladada de su lugar de trabajo, a menos que se requiera por razones de servicio y no perjudique su gravidez (Art. 383).

La trabajadora embarazada goza de inamovilidad durante el embarazo y hasta un año después del parto (Art. 384).

La embarazada tiene derecho a un descanso de seis semanas antes y seis semanas después del parto (Art. 385).

El patrón que ocupe a más de veinte trabajadores, de ambos sexos, deberá mantener una guardería infantil para los hijos de aquéllos o financiarles el acceso a una (Art. 391).

Durante el período de lactancia la mujer tiene derecho a dos descansos diarios de media hora cada uno en caso de haber guardería o de una hora de no haberla (Art. 393).

Esta disposición es indudablemente positiva y excepcional en la legislación latinoamericana. Hay fundadas razones para pensar, sin embargo, que no surte los efectos esperados.

Una disposición similar se encuentra en todas la leyes laborales de América Latina, pero algunas limitan la exención sólo a los últimos tres meses del embarazo.

Esta disposición debe considerarse positiva, en la medida que asegura la estabilidad de la trabajadora en un período en que los cambios pueden acarrear consecuencias negativas, especialmente desde el punto de vista psicológico.

La trabajadora que adopte un niño menor de tres años tiene derecho a un descanso de maternidad de hasta diez semanas.

La madre adoptiva también goza de fuero maternal por un año.

Esta disposición es positiva, en cuanto no distingue el sexo de los trabajadores. En el resto de las legislaciones latinoamericanas la obligación de establecer guarderías infantiles está condicionada al número de trabajadoras de la empresa.

Esta disposición favorece, indirectamente, el cumplimiento de la obligación de mantener guarderías, en aquellas empresas que ocupen más de veinte trabajadores.