DERECHO DE FAMILIA

Las relaciones entre cónyuges y entre padres e hijos se rigen por el Código Civil de 1984.

MATERIA y DisposiciónOBSERVACIONES
CAPACIDAD

El hombre y la mujer tienen igual capacidad de goce y ejercicio de los derechos (Art. 4).

No hay disposiciones que restrinjan la capacidad civil de la mujer casada. Por el contrario, el artículo 234 del Código dispone que el marido y la mujer tienen en el hogar autoridad, consideraciones, derechos, deberes y responsabilidades iguales.

La capacidad civil se adquiere a los dieciocho años.

MATRIMONIO

Sólo el matrimonio civil autorizado por el funcionario competente produce efectos legales (Art. 234).

En Perú las familias se constituyen también mediante el matrimonio religioso, por formas autóctonas o tradicionales y por la convivencia natural. El solo reconocimiento del matrimonio civil implica desconocer la pluralidad social y cultural del país, si bien se reconocen algunos efectos a las uniones de hecho.

DOMICILIO CONYUGAL

Corresponde a ambos cónyuges fijar el domicilio conyugal (Art. 290, inciso 2º).

Esta disposición representa un gran avance respecto a las normas del Código Civil de 1936, que establecían que la mujer casada tenía el domicilio del marido y que a éste le competía fijarlo y mudarlo.

DIRECCION DEL HOGAR

Corresponde a ambos cónyuges (Art. 290, inciso 1º).

Bajo la vigencia del anterior Código Civil la dirección del hogar correspondía al marido. Era deber de la mujer, en tanto, atender personalmente el hogar. El artículo pertinente constituía una clara expresión de los estereotipos sexuales.

MANTENCION DE LA FAMILIA

Ambos cónyuges deben contribuir según sus posibilidades al sostenimiento y educación de los hijos. Si uno de ellos se dedica exclusivamente al hogar, la obligación de mantención recae sobre el otro (Arts. 235 y 236).

Debe destacarse el carácter igualitario de la disposición, que no distingue, en derecho, entre roles masculinos y femeninos.

REPRESENTACION Y ADMINISTRACION DE LA SOCIEDAD CONYUGAL

Corresponde conjuntamente a ambos cónyuges. Cualquiera de ellos puede delegar en el otro parte o la totalidad de la representación y administración (Art. 292).

Si bien el marido puede presionar a la mujer para obtener la representación total y exclusiva, la delegación es una expresión de la plena capacidad jurídica de la mujer.

Ninguno de los cónyuges puede disponer de los bienes de la sociedad conyugal sin la autorización del otro.

TRABAJO FUERA DEL HOGAR

Cada cónyuge puede ejercer cualquier profesión y trabajar fuera del hogar con el consentimiento expreso o tácito del otro (Art. 293).

Esta disposición no se justifica en un Código moderno, pues limita la libertad y constituye un menoscabo a la plena capacidad jurídica de las personas casadas, hombres y mujeres. En todo caso, representa un avance frente al antiguo Código, según el cual sólo la mujer debe obtener el consentimiento del marido.

APELLIDO DE LA MUJER CASADA

La mujer tiene el derecho de agregar al suyo el apellido del marido (Art. 24).

El marido no goza de igual derecho.

PATRIA POTESTAD

Es ejercida conjuntamente por ambos cónyuges. En caso de desacuerdo resuelve el juez de menores (Art. 24).

La representación legal del hijo corresponde conjuntamente a la madre y al padre.

En el antiguo Código, en caso de desacuerdo prevalecía la opinión del padre. Esta solución es adoptada por la legislación de varios países latinoamericanos.

UNION DE HECHO

La unión de hecho da origen a una sociedad de bienes que se asimila a la sociedad de gananciales (Art. 326).

Se exigen demasiados requisitos para que la unión sea reconocida: hombre y mujer deben estar libres de impedimentos matrimoniales, la relación debe tener por objeto alcanzar finalidades y cumplir deberes semejantes a los del matrimonio, la unión debe haber durado al menos dos años continuos. Es sabido que las uniones de hecho existen, en gran parte, debido a que uno o ambos de los convivientes tiene impedimentos matrimoniales.

DIVORCIO

El divorcio disuelve el vínculo matrimonial y procede por una serie de causales contempladas en la ley.

Los trámites judiciales para obtener el divorcio son largos, engorrosos y caros. Muchas veces los procesos de divorcio se convierten en negociaciones sobre los bienes, la tuición de los hijos o ambas cosas simultáneamente.