PARTICIPACIÓN ECONÓMICA

La información estadística obtenida de distintas fuentes indica un crecimiento sostenido de la cantidad de mujeres que se registran como parte de la Población Económicamente Activa (PEA) en las últimas décadas.

De acuerdo a la Encuesta de Hogares de 1993, las mujeres representan un tercio del total de la PEA nacional. Ello, a pesar del subregistro que sufre la participación económica femenina, especialmente en cuanto a trabajos informales y en las zonas rurales.

Durante los años ochenta, este crecimiento se produjo tanto frente a la propia población femenina en edad de trabajar, como -especialmente- en relación con la participación económica masculina, dado que el conflicto militar significó un drenaje de hombres del ámbito productivo.

Desde el término de los ochenta, con el proceso de pacificación y el regreso de los movilizados al mercado de trabajo, parece haber disminuido ese ritmo rápido de crecimiento de la participación económica femenina. En efecto, no se ha incrementado la proporción de mujeres de la PEA (que era del 33,2% en 1985 y sigue siendo esa cifra en 1993) y ha disminuido ligeramente su tasa de participación (que era del 31,3 en 1985 y del 30,2 en 1993).

El subregistro de la participación económica femenina es mayor en los Censos que en las Encuestas de Hogar, entre otras causas, porque los primeros no tienen como objetivo principal recoger información sobre empleo. Este fenómeno no sucede con la población masculina, lo que indica que los Censos no registran bien lo que se considera socialmente como "fuerza de trabajo secundaria".

Es importante subrayar esto, por cuanto en Nicaragua las series históricas deben recurrir a los Censos, dado que las Encuestas sólo se practican desde mediados de los años setenta. De esta forma, la serie confeccionada por CELADE presenta un cambio brusco durante los setenta, porque toma como referencia para 1970 las bajas tasas censales (17,7) y desde fines de los setenta los datos de Encuestas (26,8 en 1980).

En todo caso, lo que destaca de estas estimaciones de CELADE es la notable diferencia existente en el crecimiento de la PEA de ambos sexos: mientras la femenina creció un 252% en los pasados veinte años, la masculina lo hizo en un 66,9%.

La participación económica femenina aumenta fuertemente de los 15 a los 25 años y luego lo hace más lentamente, hasta que empieza a declinar también suavemente desde los 40 años. Por el contrario, los hombres inician su participación laboral antes, entre los 10 y los 15 años, y luego presentan un crecimiento progresivo hasta prácticamente los 50 años, cuando esa participación comienza a decaer.

Esta diferencia se debe a varios factores. Por un lado, el peso que tiene en los varones la incorporación temprana al trabajo agrícola. Por otro lado, el atenuamiento del ritmo en las mujeres desde los 25 años, al hecho de que una proporción de ellas se dedica desde esa edad exclusivamente a las tareas de procreación y cuidado del hogar.

Sin embargo, el dato de que su tasa de participación siga creciendo hasta los 40 años y no se reduzca sensiblemente hasta los 55, está indicando que una apreciable cantidad de mujeres no abandona ya el mercado de trabajo por emparejamiento o natalidad (además de las que lo dejan por un tiempo y regresan posteriormente).

Durante las décadas de crecimiento económico, el incremento de la PEA tuvo lugar según ésta se hacía progresivamente urbana. Desde fines de los setenta hasta mediados de los ochenta esta tendencia continuó, aunque se apreció mejor en los hombres, dado que el aumento de participación femenina en el agro modificó su composición por zona de residencia.

En efecto, entre 1977 y 1985 la PEA femenina se hizo menos acentuadamente urbana: si en 1977, el 72,4% de la PEA femenina residía en las ciudades, en 1985 esa proporción había descendido al 68,5%.

Desde fines de los ochenta, el estancamiento económico está afectando más a las ciudades, por lo que la proporción urbana de la PEA nacional ha cesado de crecer, apreciándose oscilaciones muy leves entre 1985 y 1993, tanto en las mujeres como en los hombres.

POBLACION ECONOMICAMENTE ACTIVA, POR SEXO,

1977-1993 (SEGUN ENCUESTAS)

(En miles)    
Año

Ambos sexos

Hombres

Mujeres

/Total %

1977 (1)

770

550

220

28,6

1985

1.064

711

353

33,2

1993

nd

nd

nd

33,2

 

 Notas:

(1) Estimación en base a tasas de la Encuesta Demográfica Nacional 76-78, ESDENIC ‘78. Corresponde a la población de 10 y más años de edad.

Fuentes: Oficina Ejecutiva de Encuestas y Censos, OEDEC, Boletín Demográfico Nº 4, Nicaragua, 1976. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC y Fondo de Naciones Unidas para Actividades de Población, FNUAP, Encuesta Sociodemográfica Nicaragüense, ESDENIC ‘85: Tabulaciones Básicas, Vol. III, Managua, febrero de 1989. INEC/FNUAP, ESDENIC ‘85: Principales Características Económicas de la Población, Nicaragua, 1992. INEC/PNUD/Banco Mundial/AID/UNICEF/ASDI, Encuesta Nacional de Hogares de Medición de Nivel de Vida 1992-1993, ENHMNV ‘92-93: Cuadros Anexos, Managua, septiembre de 1994.

 

EVOLUCION DE LA PARTICIPACION ECONOMICA,

POR SEXO

Año

Total PEA

Tasas de actividad

    

(Tasas por cien)

 

Ambos sexos

Mujeres

/Total %

Ambos sexos

Mujeres

Hombres

1970

581.710

120.294

20,7

43,4

17,7

69,9

1975

724.660

177.430

24,5

45,9

22,2

70,0

1980

886.640

250.191

28,2

48,3

26,8

70,3

1985

1.059.762

344.405

32,5

50,1

31,3

70,7

1990

1.193.669

423.635

35,5

49,7

32,8

69,4

1992

1.286.937

462.494

35,9

49,7

33,3

68,7

 

Fuentes: CELADE, Boletín Demográfico, Año 25, Nº 49, Santiago de Chile, 1992.

 

CRECIMIENTO DE LA POBLACION ACTIVA,

POR SEXO, 1970-1990

Hombres

Mujeres

66,9 %

252,2 %

 

Fuentes: CELADE, Boletín Demográfico, Año 25, Nº 49, Santiago de Chile, 1992.

TASAS DE PARTICIPACIÓN ECONOMICA POR SEXO, 1977-1993 (SEGÚN ENCUESTAS)

 

Fuentes: Oficina Ejecutiva de Encuestas y Censos, OEDEC, Boletín Demográfico Nº 4, Nicaragua, 1976. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC y Fondo de Naciones Unidas para Actividades de Población, FNUAP, Encuesta Sociodemográfica Nicaragüense, ESDENIC '85: Tabulaciones Básicas, Vol. III, Managua, febrero de 1989. INEC/FNUAP, ESDENIC '85: Principales Características Económicas de la Población, Nicaragua, 1992. INEC/PNUD/Banco Mundial/AID/UNICEF/ASDI, Encuesta Nacional de Hogares de Mediación de Nivel de Vida 1992-1993, ENHMNV '92-93: Cuadros Anexos, Managua, septiembre de 1994.

TASAS ESPECÍFICAS DE PARTICIPACIÓN ECONÓMICA,
POR SEXO, EDAD Y ZONA DE RESIDENCIA, 1993


 
Fuentes: INEC/PNUD y otros, ENHMNV '92-93, Op. Cit., cuadro inédito
 
 
EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN ACTIVA POR SEXO Y ZONA DE RESIDENCIA

Notas: Corresponde a la población de 10 y más años de edad. Los valores absolutos de la PEA por sexo, para 1977 y 1985, están expresados en miles.
Fuente: INEC, Encuesta Nacional Sociodemográfica, 1987-1989.