ESPERANZA DE VIDA

Según estimaciones de CELADE, la esperanza de vida al nacer de la población nicaragüense habría alcanzado 66,6 años a comienzos de los 90. Esto significaría una ganancia que sobrepasa los 24 años desde los comienzos de los años cincuenta, cuando se estima que apenas sobrepasaba los 42 años. Este es uno de los cambios más amplios de la región en cuanto a este indicador grueso de salud.

Ciertamente, se trata de un promedio nacional que es necesario desagregar según factores (zona de residencia, nivel socioeconómico y de estudios, grupo étnico, etc.), los cuales introducen diferencias notables entre los distintos sectores de la población.

En este período las mujeres han aumentado su nivel de vida algo más rápidamente que los hombres, de tal manera que si al inicio de los años cincuenta esa diferencia favorable a ellas era de cerca de 3 años, al comenzar la década de los noventa se aproximaba a los 4 años.