ESPERANZA DE VIDA

De acuerdo a las estimaciones de CELADE, la población cubana aumentó sensiblemente su esperanza de vida en los últimos cuarenta años. A comienzos de los noventa esa cifra promedio era de 76 años, la más alta de América Latina (el país que le sigue es Costa Rica, con 75 años), mientras al inicio de los cincuenta ésta era de 60 años (también alta en el contexto latinoamericano: en ese entonces sólo era mayor en Argentina, 62 años, y Uruguay, 66 años). Este incremento de 16 años -únicamente superado por Costa Rica y Chile, que aumentaron 18 años en ese período- fue debido a la relación entre el cambio demográfico y la mejoría directa de las condiciones sanitarias en el país.

Las mujeres aumentaron algo más rápidamente su esperanza de vida que los hombres: en el primer quinquenio de los cincuenta, la diferencia a favor de aquéllas era de 3,5 años y cuarenta años después es de 3,7 años. Tal dinámica se debe principalmente a que la disminución de la mortalidad ha sido menor en los hombres, como ha sucedido en toda América Latina en este período.

Ciertamente, estas cifras de esperanza de vida son un promedio nacional, que regularmente presenta variaciones según zona de residencia, nivel socioeconómico, etc. Los especialistas sostienen que en Cuba esas diferencias son mucho menores que en el resto de América Latina.

 

EVOLUCIÓN DE ESPERANZA DE VIDA POR SEXO

 

Mujeres

Hombres

1950-1955

61,3

57,8

1970-1975

72,7

69,4

1990-1995

77.6

73,9