DERECHO PENAL

El Código Penal data de 1970 y entró en vigencia al año siguiente, reemplazando al Código de 1941.

MATERIA y DisposiciónOBSERVACIONES
VIOLACION

Se castiga el acceso carnal con persona de uno u otro sexo si: a) la víctima es menor de doce años;

b) si se halla privada de razón o está incapacitada para resistir; c) cuando se usa violencia física o intimidación (Art. 156).

Este delito da lugar a la acción penal pública. No obstante, si la víctima es mayor de quince años el delito sólo puede ser denunciada por ésta o sus representantes legales. Las denuncias, en todo caso, son escasas y en su gran mayoría terminan archivadas por falta de pruebas.

La penalidad se aumenta si se produce una grave daño en la salud de la víctima o su muerte, así como cuando el autor es ascendiente, descendiente, hermano o encargado de la educación o custodia de la víctima. También se aumenta cuando el delito es cometido con el concurso de una o más personas o por ministros religiosos valiéndose de su condición de tales.

SODOMIA

Se pena al que tenga acceso carnal con un menor de diecisiete y mayor de doce años (Art. 173).

Se trata de una forma atenuada de violación, pues no se exige violencia o intimidación ni que la víctima esté privada de razón o incapacitada para resistir.

La práctica escandalosa de la sodomía es considerada como contravención y se castiga con multa. A contrario sensu, su práctica discreta no es penada.

ABORTO

Se castiga a quien cause la muerte de un feto (Art. 118).

Se reduce la pena si el aborto es cometido para ocultar la deshonra de la mujer, sea por ella misma o por terceros con su consentimiento (Art. 120).

Puede obtener perdón judicial la mujer que ha causado su propio aborto si el embarazo ha sido consecuencia de una violación (Art. 93, Nº 5º).

La jurisprudencia ha determinado que comete aborto el que da muerte al producto de la concepción en cualquier momento, incluso antes que el embrión se haya transformado en feto.

El único aborto no punible es aquel que se realiza para salvar la vida de la madre, no habiendo otro medio para ello (Art. 121).

Esta figura del aborto "honoris causa" es común a varias legislaciones latinoamericanas. La honra de la mujer se refiere exclusivamente a su experiencia y comportamiento sexual, circunstancia que debe ser calificada por la justicia. Una mujer que ejerce la prostitución no puede ser autora del delito de aborto por causa de honor. Lo puede ser, en cambio, una estafadora.

En este caso cabe, eventualmente, el perdón judicial (ver Observaciones a la Disposición que sigue).

La violación no es una causal de exculpabilidad o una eximente de responsabilidad penal: la mujer comete delito, pero el juez le otorga perdón en la sentencia, previo informe del Instituto de Criminología sobre su personalidad.

Si la mujer violada recurre a un médico para que le practique el aborto, tanto éste como aquélla cometen delito. La disposición que se comenta favorece indirectamente el aborto practicado sin la atención necesaria o el aborto clandestino.

HOMICIDIO ATENUADO

Se castiga con menor pena que la del homicidio simple a la madre de buena fama que para ocultar su deshonra da muerte a su hijo dentro de los tres días siguientes a su nacimiento (Art. 113, Nº 3).

En este caso no cabe la posibilidad del perdón judicial y debe entenderse -interpretando armónicamente la legislación- que la deshonra de la mujer no es el resultado de su violación.

ABANDONO DE MENOR

Se castiga con prisión de un mes a un año a la madre que abandone a un recién nacido de no más de tres días con el fin de ocultar su deshonra (Art. 143).

El bien jurídico protegido no es la vida y la integridad física del niño, sino algo tan abstracto y sujeto a apreciaciones subjetivas como la "honra" de la madre.

ESTUPRO

Se castiga el acceso carnal con mujer honesta mayor de doce y menor de quince años, aun con su consentimiento (Art. 159).

Además de lo inadecuado del concepto de honestidad aplicado a la mujer en materia penal, es difícil imaginar que una menor de quince años pueda ser calificado de deshonesta, sobre todo considerando que la capacidad penal comienza a los diecisiete años.

ABUSOS DESHONESTOS

Se pena al que sin tener acceso carnal abuse deshonestamente de una persona de uno u otro sexo, siempre que se dé alguna de las circunstancias de la violación (Art. 161).

No se ve por qué razón deban concurrir las circunstancias propias de la violación. Esta exigencia restringe notoriamente la extensión de la conducta punible.

El abuso deshonesto no está definido por el Código, constituyendo prácticamente lo que la doctrina llama "ley penal en blanco", que atenta gravemente contra el principio esencial de la legalidad, que reconoce el Art. 1º del propio Código: "Nadie podrá ser sancionado por un hecho que la ley penal no tipifique como punible ni sometido a penas o medidas de seguridad que aquélla no haya establecido previamente".

RAPTO PROPIO

Se castiga con prisión al que con fines libidinosos sustraiga o retenga a una mujer mediando engaño o alguna de las circunstancias que tipifican la violación (Art. 163).

El sujeto pasivo de este delito sólo puede ser una mujer, limitación que no se justifica.

La prueba del fin libidinoso es extremadamente difícil, pues se trata de una intención. En algunas legislaciones se presume que todo rapto es con fines libidinosos o sexuales. Corresponde al inculpado, en tal caso, demostrar lo contrario.

RAPTO IMPROPIO

Es el rapto con fines libidinosos de una mujer honesta mayor de doce y menor de quince años, con su consentimiento (Art. 164).

Los menores de quince años no tienen capacidad política, ni civil, ni criminal. Su consentimiento, en consecuencia, está viciado y carece de eficacia jurídica. De allí que la mención al consentimiento deba calificarse como impropia.

RAPTO CON FIN DE MATRIMONIO

Se atenúa la pena si el rapto se ejecuta con fines de matrimonio y éste puede celebrarse (Art. 165).

Esta figura ha desaparecido de varios Códigos latinoamericanos, por no corresponder a la realidad actual.

También se disminuye la pena si el autor restituye a la víctima o la pone a disposición de su familia sin haber intentado ningún acto deshonesto.

DISPOSICIONES COMUNES AL RAPTO

El rapto es delito de acción pública si el autor es un ascendiente, descendiente o hermano, o se produce la muerte de la víctima. También lo es si del rapto resulta un grave daño en la salud de la víctima o cuando es cometido por el encargado de la educación, guarda o custodia de aquélla, con el concurso de una o más personas, o por ministros religiosos prevaliéndose de su condición de tales.

El rapto no agravado por la integridad física de la víctima o por la calidad personal de los autores sólo da lugar a la acción penal privada: puede ser denunciado únicamente por la víctima o por sus representantes legales si es menor de edad.

DISPOSICIONES COMUNES AL RAPTO, ESTUPRO y ABUSOS DESHONESTOS.

El autor de estos delitos puede obtener perdón judicial si la víctima o sus representantes legales lo solicitan conjuntamente con aquél (Art. 93, Nº 7).

Si la ofendida es menor de edad, el juez no puede otorgar el perdón sin el consentimiento del Patronato Nacional de la Infancia. Independientemente del juicio que se tenga sobre la institución del perdón judicial, esta exigencia constituye una garantía para la víctima.

También puede perdonarse judicialmente al autor de tales delitos que manifiesten la intención de casarse con la ofendida mayor de quince años, siempre que ésta consienta, que el Patronato Nacional de la Infancia también lo haga y que todas las circunstancias del caso indiquen que la oposición al matrimonio por quien ejerce la patria potestad es infundada.

No parece adecuado asimilar, para efectos del perdón, diferentes conductas penales: el estupro es ciertamente más grave que cualquiera de las figuras del rapto y que el abuso deshonesto.

PROPAGANDA DE PRODUCTOS ANTICONCEPTIVOS

El anuncio de procedimientos o sustancias destinadas a provocar el aborto o a evitar el embarazo, se considera como contravención y está penado con multa (Art. 374, Nº 6).

Esta disposición da cuenta de la distancia que suele haber entre la ley y la realidad.

VIOLENCIA DOMESTICA

Se pena con multa a quienes escandalicen en sus disensiones domésticas (Art. 378).

Esta conducta se tipifica como contravención y no como delito.

Si la violencia doméstica produce daño físico, la figura delictiva se subsume bajo el tipo de lesiones, con las dificultades probatorias y las demoras que implica obtener sentencia condenatoria.

Existe una oficina gubernamental para la recepción de denuncias de violencia intrafamiliar (Delegación de la Mujer).

HOSTIGAMIENTO SEXUAL

Existen contravenciones contra las buenas costumbres, sancionadas con multa: palabras u actos obscenos, proposiciones irrespetuosas, tocamientos impúdicos y otras (Art. 378).

Ante la no tipificación de este delito, las organizaciones de mujeres se preocupan de elaborar estrategias de hecho para enfrentar el hostigamiento.

La Ley de Promoción de la Igualdad Social de la Mujer establece que el Ministerio de Justicia deberá poner en marcha programas adecuados, en coordinación con el Centro de Mujer y Familia, para asegurar la protección y orientación de las víctimas de agresión por parte de un familiar consanguíneo o afín y de agresión sexual, así como para la prevención del hecho.

PROXENETISMO Y RUFIANERIA

Se castiga a quien promueve la prostitución de personas de uno u otro sexo (proxenetismo) y al que vive a expensas de la prostitución de otra persona (rufianería) (Arts. 169 y 171, respectivamente).

La práctica misma de la prostitución no está penada. De hecho las prostitutas son sancionadas por "falta de respeto a las autoridades", por "escándalos en la vía pública" o por conductas similares.

TRATA DE BLANCAS

La trata de mujeres se pena con prisión (Art. 172).

La trata de blancas está tipificada junto con la de los menores de cualquier sexo.

CONTAGIO VENEREO

Se castiga con prisión de uno a tres años al que sabiendo que padece de una enfermedad venérea contagia a otro (Art. 130).

La inclusión de esta conducta es novedosa en la legislación penal latinoamericana.

Este delito es de acción privada.

INCUMPLIMIENTO DEL DEBER ALIMENTARIO

Se castiga al padre, adoptante, tutor o guardador de un menor de dieciocho años o de una persona desvalida, que deliberadamente omitiere, mediando o no sentencia, prestar los medios indispensables de subsistencia a que está obligado.

Esta disposición da cuenta claramente del estereotipo sexual según el cual el hombre es el responsable de la mantención económica del hogar. Concuerda con lo establecido por el Art. 35 del Código de la Familia.