ESPERANZA DE VIDA

Según las estimaciones de CELADE, la población boliviana tenía a comienzos de los años noventa una esperanza de vida al nacer próxima a los 57 años, lo que sitúa a Bolivia entre los países latinoamericanos que presentan cifras más bajas de este indicador grueso de salud. Sin embargo, también es uno de los países que ha aumentado más esa expectativa desde mediados de este siglo, dado que ésta era extremadamente baja al comienzo de los años cincuenta: sólo 40 años. En efecto, el incremento de 17 años sólo es superado por Costa Rica y Chile, que aumentaron 18 años en ese mismo período.

La esperanza de vida se elevó más en la población femenina que en la masculina, aunque no tan rápidamente como en otros países latinoamericanos durante estos cuatro decenios. La diferencia a favor de la mujer era de cuatro años al inicio de los años cincuenta y cuatro décadas después se había elevado a cerca de cinco (4,7).

Ciertamente, estas cifras son un promedio nacional que se desagrega fuertemente según zona de residencia y nivel socioeconómico: en las zonas rurales pobres la población puede tener expectativas de vida hasta de quince años menos que en las zonas urbanas más acomodadas.



EVOLUCIÓN DE LA ESPERANZA DE VIDA, POR SEXO

 
Fuente: CELADE, Boletín Demográfico, Año 23, Nº 45, Santiago de Chile, 19990