ORGANIZANIONES SOCIALES DE MUJERES

En el ámbito de las organizaciones sociales de mujeres, una vertiente muy importante está constituida por aquellas relacionadas con la sobrevivencia. Las más características de este tipo son los clubes o centros de madres. Un registro oficial señalaba que en 1987 había cerca de 4.000 clubes de madres que involucraban 295.000 mujeres, distribuidos en las áreas urbana y rural. Estas organizaciones se relacionan directamente con actividades de promoción al desarrollo realizada por instituciones y agencias internacionales. En 1980 nació la Confederación Nacional de Clubes de Madres, con el objeto de mejorar las condiciones de vida de las familias populares, procurando la transformación de los clubes en unidades económicas cooperativas a partir de la capitalización de los clubes con cuota de socias y el pago por los alimentos. Algunos clubes se han transformado en cooperativas productivas.

Un sector de mujeres de estos centros constituyó la Asociación de Mujeres Receptoras de Alimentos (1987-1988). Esta organización, que cuenta con el apoyo de una ONG de mujeres, es un intento de trascender el pequeño espacio de la sobrevivencia -circunscrito a la asistencia- y proyectarla al espacio político, asumiendo la lucha por la vida como parte del conflicto social y agregando demandas de género situadas en la vida cotidiana, como es la violencia doméstica.

Otra vertiente muy importante de organización femenina es la de las campesinas, que tiene su máxima expresión en la Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, estructurada a nivel nacional. Plenamente legitimada por su participación en los bloqueos de caminos, huelgas de hambre, marchas y otras formas de acción colectiva de los campesinos, con su Segundo Congreso en 1983 avanzó hacia la autonomía y la identidad de género. En 1989 realizó un Congreso Extraordinario, en un esfuerzo por unificar diferentes sectores y tendencias políticas que integran el movimiento organizado de la mujer rural. Participaron cerca de 200 mujeres en representación de todos los distritos del país. Valoraron entonces su organización que, sin ser paralela ni competitiva con la organización matriz, la Confederación Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia, CSUTCB, tiene especificidad en el conocimiento de sus problemas, autonomía para elaborar, adoptar decisiones y elevar su capacidad de participación en el cambio que requiere Bolivia para superar el subdesarrollo y la dependencia.

Los Comités de Amas de Casa Mineras se han visto afectados por la aplicación de medidas de ajuste estructural. El cierre de minas y el despido de los mineros ha llevado a miles a familias a las ciudades. Las mujeres han reproducido allí sus formas organizativas como Comités de Amas de Casa de Mineros Relocalizados. También han realizado movilizaciones para defender los derechos laborales de sus maridos y para reivindicar su derecho a una calidad de vida humana.

En el ámbito político de mujeres destaca la Federación Democrática de Mujeres de Bolivia, FEDEBOL, creada en 1979. En su labor ha encontrado dificultades para establecer los términos de la combinación de gestión y promoción de proyectos, sin perder su identidad de organización femenina.

En el mundo sindical femenino sólo existen actualmente algunas de significado local. Se trata de las mujeres que trabajan en limpieza urbana en la ciudad de La Paz, cuyo objetivo es meramente sindical, y del Sindicato de Trabajadoras del Hogar en Santa Cruz, que exige el cumplimiento de la ley y que desarrolla además actividades de educación popular.

En el ámbito indígena destaca la Organización de Mujeres Aymaras del Kollasuyo, OMAK. Consciente de la discriminación de que son objeto, como mujeres y como etnia, trata de fortalecer el ayllu (comunidad) para recuperar la sabiduría de sus antepasados y contribuir también a la participación de los aymaras en todos los aspectos culturales, sociales y políticos, como condición para su sobrevivencia.

Las mujeres de las etnias del oriente -chiriguanas, chimanes, sirionós, chacobos, entre otras- desprendidas de la raza guaraní, luchan por supervivencia como pueblo. En 1990 participaron en la Marcha por el Territorio y la Dignidad, logrando acogida de las autoridades en cuanto a buscar una solución a sus problemas.

También existen importantes organizaciones de mujeres en los sectores profesionales. Entre ellas destacan la Asociación de Mujeres Periodistas, el Colegio de Trabajadoras Sociales de La Paz, la Asociación de Mujeres Juristas, la Alianza de Médicas y la Asociación de Mujeres Enfermeras.

En 1989 se creó la Plataforma de la Mujer, que intenta articular el trabajo de las instituciones de género y las organizaciones femeninas. Pretende lograr la igualdad de la mujer y la democratización en las relaciones cotidianas. Se ha destacado por su lucha contra la violencia doméstica.

Las organizaciones feministas también se han multiplicado y fortalecido en los últimos años. En 1991 se llevó a cabo el II Encuentro Feminista Boliviano, convocado por el Foro de la Mujer. La ciudad de Santa Cruz congregó a más de 200 mujeres de todo el país. Entonces pusieron énfasis en la necesidad de aceptar las diferencias sociales, culturales y económicas frente a la homogeneidad que impone el sistema vigente. A fines de 1992 se realizó el III Encuentro Feminista en La Paz, con más de 400 mujeres de todo el país, de distintos orígenes étnicos y de diferentes generaciones. El próximo Encuentro fue programado para 1994.

Al igual que en la mayoría de los países de América Latina, el feminismo boliviano tiene raigambre popular, es decir, aborda los problemas del ajuste, la pobreza, el desarrollo, la felicidad, la sexualidad, el colonialismo y todos aquellos que aquejan a los sectores populares. Busca, sin embargo, construir y preservar la autonomía con respecto a los partidos, al Estado y a todo órgano de poder.

Su desarrollo y la incorporación de algunas de sus dirigentas a la acción de gobierno marcan una nueva etapa y también el desafío de la acción desde el espacio público estatal.

 

CLUBES DE MADRES Y BENEFICIARIAS SEGUN AGENCIA DONANTE

DE ALIMENTOS U OTROS, 1986-1987

Agencia donante

Nº de Clubes

Beneficiarias

PL 480 - I II (1)

-

-

Cáritas (2)

2.597

208.215

OFASA (3)

21

2.088

FHI (4)

153

19.193

OFINAAL (5)

-

-

PMA - 2313 (6)

99

28.800

CEE (7)

703

36.314

Otros

271

nd

Total

3.844

294.610

 

 Notas:

(1) Programa de Alimentos PL 480.

(2) Organismo de la Iglesia Católica.

(3) Obra Filantrópica de Ayuda Social Adventista. No incluye datos de clubes atendidos por OFASA en tres departamentos del país.

(4) Fundación Food for the Hungry.

(5) Oficina Nacional de Alimentos.

(6) Programa Mundial de Alimentos.

(7) Comunidad Económica Europea. No incluye datos de centros atendidos con donaciones de la CEE en tres departamentos del país.

Fuentes: Brockman E. y Zenteno A.M., Informe Final Proyecto PMA/BOL/2313. Desarrollo Integral de Clubes de Madres, 1977-1987, Bolivia.

 

CLUBES Y COOPERATIVAS ASISTIDOS POR EL PROYECTO PMA/BOL 2313 (1)

SEGÚN ZONA, 1984

Zona

Clubes y cooperativas

Socias

Beneficiarias (2)

Urbana

43

4.264

16.498

Rural

80

5.113

17.853

Total (3)

123

9.377

34.351

 

 Notas:

(1) Programa Mundial de Alimentos, Bolivia.

(2) Corresponde al total de socias más los hijos entre 6 meses y 14 años.

(3) Incluye sólo los departamentos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Fuentes: Brockman y Zenteno, Op. Cit.

 

PRINCIPALES ORGANIZACIONES DE MUJERES, 1993:

 

Fuentes: Unidad de Investigación de Bolivia, Proyecto Mujeres Latinoamericanas en Cifras, FLACSO-Bolivia, 1993.

 

PRINCIPALES ASOCIACIONES DE MUJERES PROFESIONALES, 1992:

 

Fuente: Unidad de Investigación de Bolivia, Proyecto Mujeres Latinoamericanas en Cifras, FLACSO-Bolivia, 1992.