DERECHO PENAL

Las conductas delictuales son descritas y castigadas en el Código Penal, aprobado en 1972 y en vigencia desde 1973.

MATERIA y DisposiciónOBSERVACIONES
TRABAJOS FORZADOS

Las mujeres, los menores de veintiún años y los enfermos sólo pueden trabajar dentro del recinto carcelario y según sus capacidades. Los hombres deben trabajar en obras públicas, municipales y otras (Arts. 55 y 55 a 79).

No parece adecuado abordar la situación de las mujeres y de los menores en una misma disposición, título o párrafo de una ley. Es probablemente acertada la exclusión de las mujeres y de los menores presos del trabajo fuera del penal. Pero las razones de la exclusión no son las mismas. Tal como ocurre con el derecho laboral, equiparar la situación de las mujeres y los menores no hace más que reforzar el estereotipo de la mujer como persona relativamente incapaz.
PENA DE LA EMBARAZADA O MADRE

Se puede diferir la pena privativa de libertad a las mujeres embarazadas y a aquellas que tengan hijos menores de seis meses. En caso de buenos antecedentes, las mujeres pueden ser detenidas en sus propias casas cuando la pena asignada al delito sea menor de seis meses (Arts. 57 y 58).

Este beneficio debería estar establecido en la ley con carácter obligatorio y no ser dejado a la discrecionalidad del juez.
ABANDONO DE MUJER EMBARAZADA

Se sanciona con reclusión variable al hombre que embaraza a una mujer fuera del matrimonio y la abandona sin prestarle asistencia (Art. 250).

Esta disposición es bastante novedosa en la legislación penal latinoamericana. Debe señalarse, en todo caso, la dificultad de acreditar la paternidad y lo inconducente que resulta, desde el punto de vista de un eventual apoyo económico a la mujer, la privación de libertad del hombre.
ABORTO

Se castiga al que cause la muerte de un feto en el vientre materno o que provoque su expulsión prematura (Art. 263).

Se pena con más severidad el aborto practicado sin el consentimiento de la mujer o si ésta es menor de 16 años.
ABORTO "HONORIS CAUSA"

Se atenúa la pena del aborto consentido por la mujer cuando se trata de salvar su "honor".

Para que opere esta atenuante se requiere, desde luego, que la mujer tenga "honor" que salvar, hecho que será apreciado por la justicia. No es aventurado suponer que una prostituta jamás será favorecida con esta figura atenuada del delito.
ABORTO NO PUNIBLE

No se castiga el aborto si el embarazo es consecuencia de violación, rapto no seguido de matrimonio, estupro o incesto. Tampoco se pena el aborto terapéutico (Art. 266).

Si el bien jurídico protegido es la vida, el matrimonio no tendría la virtud de exculpar la muerte del feto. El Código, efectivamente, considera el aborto como un delito contra la vida y la integridad corporal.

Para que este tipo de aborto no sea punible, debe haberse iniciado la correspondiente acción penal.

VIOLENCIA DOMESTICA

No es castigable el daño o lesiones leves que sufra la mujer por parte de su cónyuge, ascendientes, descendientes, hermanos, cuñados y afines (Arts. 270 a 276).

Todos los parientes varones tienen el derecho a maltratar a la mujer, teniendo precaución de que las lesiones que le produzcan no sobrepasen el calificativo de "leves". La mujer no goza de igual derecho.
CORRUPCION DE MENORES

Se castiga con privación de libertad de uno a cinco años al que corrompa o contribuya a corromper a una persona menor de 17 años (Art. 318).

El sujeto pasivo del delito puede ser tanto la mujer como el varón.

Se aumenta la pena, entre otras causales, si la víctima es menor de 12 años y si hay lazos de parentesco entre ésta y el autor del delito.

La corrupción de mayores de 17 años se sanciona con la pena de reclusión de tres meses a dos años.

PROXENETISMO

Se sanciona al que facilite o contribuya a la corrupción de personas para satisfacer deseos ajenos o con ánimo de lucro (Art. 321).

El sujeto pasivo del delito puede ser tanto una mujer como un hombre.
RUFIANERIA

Se castiga con privación de libertad de uno a seis años al que se haga mantener por una persona que ejerza la prostitución o que lucre con las ganancias provenientes de ese comercio (Art. 322).

La ley no distingue entre la prostitución femenina y masculina.
ADULTERIOEl adulterio cometido por cualquiera de los cónyuges ha dejado de ser delito. En el ámbito civil constituye causal de divorcio que puede ser invocada tanto por el marido como por la mujer.