FECUNDIDAD

La temprana transición demográfica de Argentina se relaciona principalmente con la reducción de la fecundidad que realizaron las mujeres en la primera mitad de este siglo. Así, la tasa global de fecundidad (número promedio de hijos que tiene una mujer durante su vida fértil) se situaba ya sobre 3 hijos al iniciarse los años cincuenta, mientras para el conjunto de América Latina era entonces de seis.

Esta fecundidad tuvo oscilaciones apreciables -aunque no bruscas como sucedió en el resto de la región- durante las pasadas cuatro décadas: de 3,1 al principio de los sesenta aumentó a 3,4 a mediados de los setenta, para iniciar un descenso más acusado y situarse en torno a 2,8 al comenzar los años noventa.

El descenso de la fecundidad sucedido desde los años setenta ha tenido lugar en las mujeres de todos los grupos etarios, aunque en mayor medida entre las que superan los 35 años y en menor medida entre las que tienen menos de 20 años. Así es como el grupo de 15 a 19 años ha aumentado su contribución a la natalidad general: si a comienzos de los setenta un 10,9% de los nacimientos totales procedía de madres de ese grupo etario, esa proporción había ascendido al 11,9% al iniciarse los años noventa.

Las tasas globales de fecundidad reflejan un promedio nacional que es necesario desglosar por sectores: en general, las mujeres rurales tienen un mayor número de hijos que las urbanas, y esa mayor fecundidad se encuentra también en las mujeres de menor nivel educativo y socioeconómico.

Más allá del debate sobre la naturaleza y consecuencias del fenómeno, es importante saber que una alta proporción de hijos nacidos vivos ven la luz sin que sus progenitores hayan contraído matrimonio legal, y que ello ha crecido con el paso del tiempo. Según datos del INDEC, en 1960 un 40,6% de los nacidos vivos lo hacía en esa situación, cifra que había ascendido al 58,1% en 1990. Existe al respecto una diferencia notable según residencia de la madre: en 1990, esa proporción era del 39,7% en la Capital Federal y del 35,5% en la provincia de Mendoza, mientras en la de Neuquén ascendía al 80,2%, en la de Salta al 99,7% y en la de Misiones prácticamente al 100%.

 

EVOLUCION DE LA FECUNDIDAD

 

1950

1960

1970

1975

1980

1985

1990

 

1955

1965

1975

1980

1985

1990

1995

Hijos por mujer (1)

3,2

3,1

3,2

3,4

3,2

3,0

2,8

Nacimientos anuales (miles)

458

498

585

677

674

669

675

 

 Notas:

(1) Tasa global de fecundidad.

Fuentes: CELADE, Boletín Demográfico, Año 26, Nº 51, Santiago de Chile, 1993.

 

FECUNDIDAD SEGUN GRUPOS DE EDAD

1970-1995

Edad

1970-1975

1980-1985

1990-1995

 

Tasa

%

Tasa

%

Tasa

%

15-19

6,8

10,9

7,7

12,2

6,6

11,9

20-24

16,3

25,9

16,5

26,2

15,1

27,0

25-29

17,2

27,3

17,0

27,0

15,4

27,6

30-34

12,4

19,8

12,3

19,5

10,8

19,4

35-39

7,2

11,5

6,8

10,8

5,8

10,3

40-44

2,5

3,9

2,3

3,6

1,8

3,3

45-49

0,6

0,9

0,4

0,7

0,3

0,5

Total

100,0

100,0

100,0

 

Fuentes: CELADE, Boletín Demográfico, Año 21, Nº 41, Santiago de Chile, 1988.

 

NACIDOS VIVOS FUERA DEL MATRIMONIO

SEGUN PROVINCIAS SELECCIONADAS

(Porcentajes)      
Provincia

1960

1986

1987

1988

1989

1990

Capital Federal

26,4

38,4

41,9

41,3

41,1

39,7

Buenos Aires

31,2

40,9

41,9

44,2

44,9

50,6

Córdoba

23,9

31,8

34,1

36,6

37,1

39,5

Mendoza

23,4

33,7

31,8

33,6

35,5

35,5

Misiones

76,2

86,2

92,3

96,6

96,4

100,0

Neuquén

64,0

80,3

75,7

71,2

75,8

80,2

Salta

75,1

99,5

99,9

99,8

99,7

99,7

Total país

40,6

50,8

52,5

54,0

55,4

58,1

 

Fuente: INDEC, Situación y Evolución Social, Síntesis, Nº 2, República Argentina, 1993.