Segunda Conferencia de Participación Ciudadana y Políticas públicas FLACSO-Chile


INDICE

Presentación
Políticas de género e igualdad de oportunidades
Políticas públicas de educación a nivel local, el caso del PADEM
Espacios de participación en políticas de salud: el discurso y la prática
Proyecciones y futuro de la Conferencia de Participación Ciudadana



PRESENTACION

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Flacso-Sede Chile cerró la primera etapa de su programa de investigación "Participación Ciudadana en Evaluación de Políticas Públicas", que cuenta con el apoyo de la Fundación Ford, realizando la segunda "Conferencia de Participación Ciudadana y Políticas públicas" en el ex-Congreso Nacional el día jueves 9 de enero de 1997. Esta actividad, como ya la presentamos en el primer boletín, ha pretendido abrir un espacio para la participación de la gente y contribuir de esta manera a la profundización de la democracia en nuestro país. Nos interesa establecer un diálogo entre las personas, los representantes de las organizaciones sociales, comunales, juntas de vecinos, asociaciones gremiales, con las autoridades gubernamentales, municipales y regionales, con los responsables de brindar los servicios a la población, para reflexionar sobre la participación en democracia y conjuntamente analizar como profundizar este aspecto en el diseño y ejecución de las políticas públicas.

Como FLACSO nos preguntamos en qué medida las organizaciones sociales o las personas en general, que hacen uso de los programas y servicios del Estado, tienen una concepción de participación similar a la que se les está ofreciendo. En qué medida se corresponde con sus prácticas y con sus identidades.

Con el propósito de precisar este concepto de participación ciudadana, hemos enfocado esta Conferencia, como un espacio y un momento de intercambio acerca de las propuestas de participación en políticas a nivel local, donde tanto los actores estatales como sociales, tienden a visualizar mejores y mayores posibilidades para hacer efectiva la participación.

Para esto se realizaron tres paneles, el primero sobre políticas de género que contó con la participación de la Ministro del SERNAM, Josefina Bilbao, con Carolina Martínez encargada de las Oficina Municipal de la Mujer del Bosque, Aída Moreno dirigente social de la comuna de Renca y presidenta de la Casa de la Mujer Huamachuco y expuso en representación de FLACSO, Marisa Weinstein. El segundo panel sobre políticas de educación; contó con la presencia de Antonio Salinas, asesor del Ministro de Educación, quién asistió en su nombre a la Conferencia. La discusión se centró en el caso del PADEM de Cerro Navia, el cual fue presentado por Santiago Aranzáez, director de la Corporación Municipal de Educación de dicha comuna, el director de la Escuela 395 Jaime Prado y una representante del Centro de Padres de la misma escuela, Silvia Pérez. Hernán Courard de FLACSO introdujo el debate. Para finalizar el día se efectuó el panel de Salud, donde Judith Salinas encargada de la unidad de Participación Social del Ministerio de Salud, quién asistió en nombre del ministro, expuso los principales desafíos y las líneas del gobierno democrático en esta materia, la Sra. Bárbara Matus secretaria ejecutiva de la Red para el Desarrollo de la Familia de Conchalí, presentó el trabajo que han desarrollado en la comuna, Lucía Palma del Grupo de Salud El Bosque nos mostró la perspectiva de la sociedad civil en el ámbito de la salud. Marcela Noé de FLACSO fue quien presentó y dirigió este debate.

A continuación entregamos un resumen de las exposiciones y sus respectivos debates realizados el día de la conferencia.


Sus comentarios acerca de este boletín

VOLVER AL INDICE




POLÍTICAS DE GÉNERO E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES


En este seminario, el debate sobre las políticas de género y la igualdad de oportunidades se enfoca desde la perspectiva de la participación ciudadana en ellas. En ese contexto nos interesa presentar las posiciones a las que se enfrentan los diferentes actores.
 
Desde la institucionalidad gubernamental se encuentra el SERNAM, organismo creado en 1991, que tiene como misión impulsar y coordinar las políticas públicas tendientes a promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Por su reciente creación y por la perspectiva opuesta a las tradicionales políticas dirigidas a la mujer, el SERNAM ha tenido que centrar en gran parte su esfuerzo en la sensibilización del gobierno en los temas de género, tratando de convencer a las distintas reparticiones que incorporar esta perspectiva es necesario no sólo para el diagnóstico, sino que también para tomar medidas en problemas fundamentales de nuestro país, como es el enfrentamiento de la pobreza. La situación de las mujeres tanto a nivel local como a nivel nacional, toca a los distintos sectores públicos, sea del quehacer municipal, en salud, en educación, etc.
 
A nivel de diagnóstico, la Ministra Josefina Bilbao, Directora de SERNAM señala un conjunto de carencias e insuficiencias en la participación de las mujeres en sociedad, reconoce la falta de espacios, canales y modos de participación adecuados a sus necesidades y demandas, en especial a nivel político sindical y de diseño de políticas públicas en general. Se observa incompatibilidad entre los roles tradicionalmente adscritos a las mujeres y los requerimientos de una efectiva participación pública activa. La participación de las mujeres se vincula con mayor frecuencia a sus roles tradicionales: en los centros de "padres" en las escuelas (que debieran llamarse de "madres" porque son ellas las que participan), en los comités de adelanto o instancias similares de participación a nivel local, tendiendo a una marginación absoluta o relativa de los temas políticos y económicos, a nivel local, regional o nacional. La Ministra agrega que el propio SERNAM no está conforme con el nivel de participación de las y los ciudadanos en el diseño de las políticas del servicio.
 
Ante estas situaciones existen diversos problemas: uno de ellos se refiere a las limitaciones institucionales del SERNAM, en relación a la restricción legal de su capacidad operativa que le impide llevar a cabo acciones concretas con organizaciones; por otra parte, los temas de género son controvertidos y nuestra democracia no tiene aún instancias abiertas de diálogo social y control ciudadano, que permitan canalizar los disensos. Finalmente, no existe una estrategia que permita "aprovechar" el potencial de gestión y transformación que tienen las organizaciones de mujeres.
Desde la perspectiva local y más concretamente desde la Oficina Municipal de la Mujer, Carolina Martínez nos presentó el caso de la comuna El Bosque, ubicada en la zona sur de Santiago. Se nos plantea desde aquí un diagnóstico de ausencia de participación "integral" que les gustaría que protagonizaran las mujeres, más que sujetos de una política que fueran actrices del diseño de políticas. Coincide con el diagnóstico planteado de la dualidad de roles, las dificultades producidas por tener que cumplir con el quehacer doméstico y poder llevar al mismo tiempo una vida pública activa, restringiendo la generación de espacios participativos. Frente a ello, esta instancia diseñó una estrategia de consulta y trabajo con las organizaciones sociales -tanto de mujeres como aquellas mixtas con presencia femenina importante- que concluyó con la elaboración de un conjunto de propuestas expresadas en el Plan de Igualdad de Oportunidades Comunal.

Frustración de organizaciones en procesos de democratización comunal

En las organizaciones sociales se señala un cierto sentimiento de frustración con respecto al proceso de democratización comunal. Se menciona que existía un interés por ser parte del gobierno municipal, ser protagonistas de un cambio de manera de ir mejorando su calidad de vida, a diferencia de como se planteaba la participación tradicionalmente en CEMA-Chile. Se esperaba establecer un diálogo con la autoridad no solamente como beneficiarias de políticas, sino que como poseedoras de "igualdad de oportunidades". Aída Moreno, dirigente social de la comuna de Renca, nos plantea que al cerrar la municipalidad los espacios para la participación de las organizaciones sociales, estas se repliegan hacia sí mismas: "hemos tomado en nuestras manos la participación de la mujer en Renca, somos las pobladoras las que tenemos en nuestras manos el cambio de calidad de vida". Este sentimiento viene acompañado de un componente identitario muy fuerte que es el hecho de ser pobladora, de ser parte de esa comunidad que les hace sentir y exigir el derecho a un trato igualitario y respetable sin distinciones de jerarquías o de poder.

¿Cómo avanzar?

Siguiendo el marco recién desarrollado podemos pensar de qué manera se puede transformar la relación entre el Estado y la sociedad civil, sin perder de vista que nos situamos primero desde un nivel general o nacional y segundo bajamos al nivel local. Nuestro interés es introducir el debate del rol que le compete a las mujeres en esa relación, ya que son las principales destinatarias de las políticas que se coordinan desde el SERNAM y que tienden a la igualdad de oportunidades.

 

El Estado antes producía y reproducía la discriminación y la desigualdad. Hoy día, a través de la creación del SERNAM, lo que se propone es corregir esa discriminación y generar igualdad de oportunidades para mujeres y hombres, proponiendo un lazo distinto entre las mujeres y el Estado. Se hace necesario por un lado incorporar a este actor social y potenciarlo para ayudar a acelerar los cambios. Por otra parte, es necesario que dentro del proceso de modernización del Estado, este último oriente su acción a satisfacer los derechos de las personas como ciudadanas, proceso en el cual las mujeres deben involucrarse jugando un papel activo en la fiscalización y control de este accionar. El Servicio Nacional de la Mujer ha buscado proporcionar información a las mujeres acerca de sus derechos, para empoderarlas, de manera que ellas puedan avanzar de forma autónoma en todos los ámbitos de la vida nacional. Sin embargo, la relación entre el SERNAM y las organizaciones ha sido débil en el aspecto de recoger las demandas y reprocesarlas. Ello da cuenta de un proceso de constitución de ciudadanía estancado.

 

El SERNAM en este contexto intenta imponer una presencia testimonial, que exprese el mensaje que las mujeres son la mitad del país y deben participar en el diseño de las acciones que le son dirigidas. Nos propone en este sentido definir la participación ciudadana a través de dos dimensiones: "preocuparse y ocuparse crecientemente de la participación ciudadana de las mujeres y devenir ejemplares en la apertura y en el desarrollo de espacios y mecanismos de participación para la formulación y coordinación de nuestras políticas". La creciente incorporación de las mujeres en el desarrollo de políticas municipales, de las juntas vecinales y otras instancias, se manifiesta actualmente en una capacidad que se ha ido instalando en el país para la orientación e implementación de políticas sociales locales. Como señala la ministra Sra. Josefina Bilbao "como la pobreza lamentablemente tiene nombre de mujer, son las mismas mujeres las que están participando con dedicación admirable, con conocimiento irreemplazable de quien sufre el problema en carne propia y tiene la mayor urgencia por encontrar soluciones". En este sentido, señala la urgencia de convocar a los organismos no gubernamentales para definir un plan que permita dar un cauce potente al quehacer de organizaciones de mujeres, apoyando y fomentando sus iniciativas colectivas.

 

Siguiendo esa línea programática, en el nivel local, las Oficinas Municipales de la Mujer tienen un importante rol que cumplir como bisagra entre las organizaciones y la institucionalidad pública , al abrirse a la participación de las organizaciones comunitarias, conservando la autonomía y la identidad de estos grupos, y mantener un nivel de acceso a la información adecuado. Es fundamental para lograr estos objetivos, el establecer confianzas. Este organismo puede jugar un papel de comunicación de las prioridades de las mujeres y realizar una mediación para que la institucionalidad dé respuesta a esas inquietudes y sea un facilitador de propuestas, más que cumplir con una labor asistencial. En un primer momento es necesario avanzar en la perspectiva del reconocimiento de la mujer como ciudadana, como poseedora de derechos y deberes. Luego pasar de la demanda o el derecho a exigir, a proponer y negociar. Se trata en esta segunda instancia de avanzar en la perspectiva de generar mecanismos, espacios de discusión donde estén presentes las mujeres y las instituciones. La experiencia de El Bosque da luces de la factibilidad de una propuesta de este tipo.

 

El quehacer de la Casa de La Mujer de Huamachuco narrado por Aída Moreno, así como de tantas otras organizaciones de mujeres, muestra la capacidad de acción y gestión de las mujeres frente a sus problemas. Se plantea el desafío de la vinculación e intercambio de experiencias, así como de facilitar su visibilidad, fomentando las iniciativas de diálogo e intervención de las organizaciones sociales con diversas instituciones para expandir sus iniciativas.

Participaron en este panel: Marisa Weinstein, investigadora FLACSO- Chile; Josefina Bilbao, Ministra SERNAM; Carolina Martínez, encargada Oficina Municipal de la Mujer, comuna El Bosque; Aída Moreno, Casa de la Mujer de Huamachuco.

Sus comentarios acerca de este boletín

VOLVER AL INDICE


POLITICAS PUBLICAS DE EDUCACION A NIVEL LOCAL, EL CASO DEL PADEM

 

A pesar de lo importante que es el tema educativo y las políticas educacionales para nuestro país, no se ha efectuado aún un debate público lo suficientemente amplio para que la comunidad se sienta participando en el proceso educacional. De ahí la importancia de esta conferencia como una forma de abrir nuevas perspectivas en ese sentido. Podemos observar un movimiento interesante orientado hacia un cambio de cultura en la escuela, que contempla mayores grados de participación de los actores, especialmente de los profesores. Estos se vieron ahogados tanto por medidas económicas, como legales y administrativas durante el gobierno militar. Sólo hace algunos años junto con la recuperación del sistema político se han reconstruido paulatinamente las relaciones sociales y económicas de la sociedad chilena. El daño provocado en las organizaciones sociales y en la participación individual y colectiva fue impactante e incluso traumático. Con el devenir democrático se han venido creando condiciones en los más diversos ámbitos de la vida nacional para que la gente exprese libremente sus opiniones y sus propuestas. Lo que permitió la democratización del espacio municipal entre otras cosas.

 

Como explicó Antonio Salinas quién asistió a la Conferencia en representación del Ministro de Educación, en los últimos años el gobierno ha definido la educación como la primera prioridad social, está empeñado en tener un sistema de educación de alta calidad capaz de sostener en el tiempo el desarrollo económico y productivo del país y que a su vez, sea un eficiente vehículo de equidad en las relaciones sociales. Los dos sucesivos gobiernos democráticos han venido inplementando una serie de iniciativas dentro del programa MECE, como los PME, el programa de las 900 escuelas, el programa Enlace, los mismos PADEM. Este último es un instrumento de planificación educacional que cada municipio debe elaborar año a año y que tiene como objetivo principal colaborar en el mejoramiento de la gestión administrativa, financiera y educativa de los establecimientos educacionales municipales. Para su elaboración se convoca a los alcaldes, los concejales, el CESCO, los profesores, los padres y apoderados y los alumnos de enseñanza media.

Encuentros y desencuentros a nivel local: el caso del PADEM en Cerro Navia

Santiago Aransáez, Director de la Corporación Municipal de Educación de Cerro Navia, nos la describe como una comuna con historia, con una tradición de organización social importante. Se trata de una comuna de extrema pobreza, de mucha lucha social, mucho campamento, muchas tomas. Lo que hace que existan numerosas organizaciones comunitarias sociales siempre atentas a participar en los espacios que se puedan abrir.

 

En el caso del PADEM, se empezó realizando un diagnóstico de la comuna para plantearse una estrategia de qué se podía hacer con tan escasos recursos. Se reunieron con el Concejo Municipal y con dirigentes vecinales. Ahí surgieron algunas dificultades pues nos señala que cuesta mover a la gente, pedirle su opinión o su participación más activa . Santiago Aransáez nos esboza la situación: "Nosotros detectamos que es un problema de credibilidad. Ha habido mucha frustración al respecto, entre los profesores sobretodo. Lo importante es crear ambientes de confianza y mostrar hechos, crear espacios reales de participación ."

 

Un segundo problema tiene que ver con la información, la gente pregunta: "¿Para qué me piden participar si yo no sé de que se trata?" Para superar esta dificultad se implementaron cursos de capacitación que permitan obtener a sus participantes una visión más global de la educación. El tema de la capacitación es fundamental porque da un ordenamiento. Porque surgen muchas cosas que no permiten cumplir con lo que pide la ley, que es planificar, ordenar la gestión.

 

Se plantea también la necesidad de tener transparencia en el manejo de los fondos: "esta plata tenemos, esto hemos gastado, esta es la realidad." Para fomentar la participación resulta esencial el difundir este tipo de información, genera la credibilidad de los que están invitando a participar. En este punto es importante también la credibilidad de los líderes, y que estén capacitados para transferir y replicar que se quiere hacer a otros niveles. Para eso se realizaron cursos intensivos para capacitar a las directivas de los centros de padres: "nos encontramos con gente que tiene, como aquí se ha dicho, `escuela de la vida', son apoderados que necesitan capacitación para participar."

 

El Director de la escuela, Jaime Prado y Silvia Pérez representante del centro de padres nos describieron el proceso al interior de la escuela 395 de Cerro Navia. La primera gestión que se realizó fue a través del consejo general de profesores del establecimiento con el fin de informar del trabajo que se iba a realizar. De allí surgieron varias interrogantes: "¿Para qué participar del PADEM? Para mejorar la educación en la comuna, para mejorar la calidad de la educación en Cerro Navia, y que esta satisfaga las necesidades y expectativas de la comuna en relación a sus hijos y la calidad de vida de sus educandos."

 

Se realizó un diagnóstico al interior de la escuela que buscaba detectar las fortalezas y las debilidades, se concluyó que los profesores del establecimiento se encuentran comprometidos con el proceso de enseñanza-aprendizaje. A la vez existe un ambiente de tranquilidad en el trabajo de la escuela, comunicación oportuna y clara entre el profesorado y la dirección, ya que constantemente se está entregando toda la información que proviene de las autoridades ministeriales y municipales. Así como una buena disposición de los docentes para realizar proyectos, a pesar de las dificultades de tiempo que disponen y de los recursos.

 

Por otro lado, se señala que hay padres y apoderados con poco compromiso hacia el proceso de enseñanza-aprendizaje, lo que va acompañado de una mala situación económica. A estas dificultades se suma el no pago de horas extraordinarias a los profesores, la falta de recursos para implementar proyectos en su totalidad, la falta de disponibilidad de tiempo para realizar tareas. Hay salas poco motivadoras y la ausencia de una identidad propia. No se respeta tampoco la capacidad de las salas de clases por la cantidad de alumnos que se atiende.

La perspectiva del Gobierno ante la Educación en Chile

Desde la perspectiva de gobierno Antonio Salinas asume que hay una serie de desafíos en este ámbito que están relacionados con el perfeccionamiento de la democracia. En ese aspecto una de las grandes debilidades que tiene el proceso democrático en el país es la participación ciudadana. Nos dice: "Tenemos muy claro como gobierno que el tema de la educación en Chile debe cambiar y que debemos cambiar las condiciones de trabajo, de dignidad y de remuneraciones, de perfeccionamiento del profesor." Lo cual pasa necesariamente por la transformación del sistema educacional nacional porque es de "mala calidad", y en eso hay consenso. Esa es la gran razón de la Reforma y de una cantidad enorme de programas educacionales que viene implementando el ministerio desde hace años.

En este proceso de reforma o de cambio del sistema educacional, se debe incorporar no sólo a los profesores, sino que necesita la participación de todos los actores. También los alumnos, ya que son el actor de la comunidad escolar con menor grado de participación, los propios jóvenes tienen que vencer sus propias resistencias y también la del resto de la comunidad. Esta a su vez, tiene que crear las instancias y las confianzas necesarias para lograr la plena integración entre ellos en un proceso de interés común.

 

Los profesores están reclamando participación. Hoy, hay muchas posibilidades y espacios para ellos y deben usarlos y apropiárselos. Sin embargo se les presenta un problema nuevo, porque se ven requeridos y exigidos por el resto de la comunidad educativa a entregar espacios y formas de participación. Se les pide que acepten que el resto de la comunidad participe y se involucre paulatinamente en las apreciaciones de carácter técnico, pedagógico y metodológico, deben entender que los padres son sus socios en la gran tarea formadora que la sociedad les entrega a ambos. No obstante es un proceso lleno de dificultades, problemas de liderazgo, problemas de tiempo. Los profesores no tienen tiempo pagado para participar. Existen resistencias de los directores a abrir espacios, canales de participación a los padres, sobre todo en materias sustantivas que no tengan que ver con un uso puramente instrumental. La participación de los padres es aún en cierto sentido una participación doméstica.

 

Por último los funcionarios públicos, que en la generalidad de los casos no están convencidos de la necesidad de la participación. Por tanto, no generan ni abren espacios y más bien la otorgan por concesión que por convicción.

Participaron en este panel: Sr. Hernán Courard, investigador FLACSO-Chile; Antonio Salinas, asesor del Ministro de Educación; Santiago Aransáez, Director de la Corporación Municipal Educacional comuna de Cerro Navia; Jaime Prado, Director Escuela 395 de Cerro Navia; Silvia Pérez. Apoderada Centro de Padres, Escuela 395 de Cerro Navia.

Sus comentarios acerca de este boletín

VOLVER AL INDICE

 



ESPACIOS DE PARTICIPACION EN POLITICAS DE SALUD: EL DISCURSO Y LA PRACTICA

 

La discusión sobre participación en las políticas públicas de salud se efectuó a partir de una mirada crítica a los espacios de participación que el Ministerio de Salud ofrece en sus programas, y al concepto de salud que orienta las políticas públicas sectoriales.

 

La participación es definida en el discurso oficial como la colaboración en el cuidado, prevención y promoción de la salud y, se expresa también, a través de la constitución de instancias formales de participación de usuarios y trabajadores involucrados en la gestión del sistema público de prestación de salud. En el Gobierno, prevalece una visión de salud como ausencia de enfermedad y de los factores que la condicionan, y por ello para alcanzarla, se busca tener óptimos servicios de salud, hospitales, consultorios. En términos de acción esto se expresa en la promoción del autocuidado, en mejorar coberturas y extensiones de los servicios públicos y en una reforma en la gestión interna de ellos. Como lo señala Judith Salinas -quien representó al Ministro de Salud en la Conferencia -, se ha realizado un esfuerzo a partir del año 90 por recuperar el subsector público debilitado y en crisis, el cual se expresa en crecimientos de inversión, recursos, programas, nuevas modalidades de atención y establecimientos, a lo largo del país y en las distintas esferas de la atención de salud. Esto ha mejorado la capacidad resolutiva del sistema público de salud, especialmente en aquellas comunas y sectores donde viven las poblaciones en mayores condiciones de pobreza.

 

La reforma de la gestión en el sistema público de salud se ha centrado en la creación de Consejos de Desarrollo y Comités de Participación, que se plantean como espacios de control social sobre la gestión de los establecimientos y, en general, sobre el sistema de salud. En la práctica, sin embargo, no se observan cambios en la gestión centralizada y jerárquica de los servicios de salud, y los nuevos organismos de participación son asesores más que consultivos, no tienen influencia real en la toma de decisiones y no ejercen de hecho las funciones de control del uso de recursos, ni control de la gestión. Los cambios en la gestión de los servicios de salud son de plazos largos. Implican un cambio cultural, dejar una mentalidad paternalista y asistencialista, y establecer relaciones horizontales entre usuarios y proveedores de servicios que no se limiten a la labor de los trabajadores sociales y algunos otros profesionales de los centros de salud, de los consultorios, de los hospitales. El desafío futuro es generar un estilo de relación distinto que implique a toda la estructura del sistema público de salud.

 

Una lógica alternativa de las políticas de salud, que mira a la salud como un tema de la sociedad en su conjunto, es aún incipiente. La visión de la salud como responsabilidad compartida entre el Estado y la sociedad, refiere al reconocimiento y la creación de espacios visibles y reales de participación ciudadana desde el nivel local . Su implementación requiere la participación de las personas y de sus organizaciones para influir en las condiciones de la vida cotidiana, en los ámbitos social, cultural, medioambiental y económico productivo. Se trata de determinar y asumir las responsabilidades según el nivel de competencia y de gestión, ya sea del Ministerio, gobierno regional, gobierno local, o del espacio de la localidad y de la comunidad. Ello exige un proceso de descentralización y de construcción de capacidades de resolución en esos distintos espacios y niveles. En esta perspectiva se plantea realizar planes de desarrollo comunal y la acción intersectorial.

Acceso a la salud vinculado a seguridad social y empleo

Una expresión de participación en salud para los distintos actores representados en la Conferencia es el acceso a los servicios de salud. Si bien reconocen mejorías en el funcionamiento de los establecimientos y atención de los usuarios, reiteran que existen otras limitaciones más estructurales en el acceso de la población a los servicios de salud. De hecho, éste se obtiene a través de la previsión social, que a su vez, está vinculada al empleo. En el caso de comunas en las que el grueso del trabajo de las mujeres no se realiza en el mercado formal ( trabajo de casa, costureras, lavanderas, aseadoras), ellas no se incorporan a la previsión y por eso, no tienen acceso a la salud.

 

Otro problema denunciado es la insuficiente cobertura del sistema ISAPRE, que hoy día se hace más urgente dado que con el nuevo sistema de control de usuarios FONASA está dejando fuera a los que no son cotizantes de este sistema público ni son catalogados como indigentes. La gente está desinformada en relación a la seguridad social en salud y se considera que esta es una responsabilidad del Estado atingente al tema de la participación.

Participación restringida a la ejecución de acciones puntuales.

Como otra forma de participación se menciona el apoyo a las campañas de los servicios de salud, las del cólera, de enfermedades respiratorias, de prevención de drogas, de prevención del cáncer cérvico uterino, y otras. Las organizaciones consideran que son actividades muy puntuales, que no tienen un seguimiento. Repentinamente se decide asignar cuantiosos recursos para una campaña y en forma igualmente abrupta se pone término a ella, como si el problema hubiese sido solucionado. Esto produce frustración en las organizaciones, las que aportan mucho trabajo y esfuerzo para una efectiva solución a los problemas de salud.

La institucionalidad del sistema limita la participación, ya que por una parte, el Ministerio no reconoce a las organizaciones sociales como interlocutores para debatir la política de salud. Por otra parte, la población misma es poco activa o tiene una visión poco activa frente a la participación. Ante esta situación, se plantea la conveniencia de efectuar un trabajo informativo desde y hacia la comunidad, de modo de dar a conocer cuáles son los derechos y cuáles son las obligaciones que debería tener la población como usuaria de los distintos servicios.

Experiencias de participación a nivel local

En la Conferencia, se analizaron dos iniciativas de participación en políticas de salud a nivel local, una que surge desde los organismos estatales y otra que surge desde la sociedad civil. Bárbara Matus presentó el caso de un plan de desarrollo comunal en Conchalí que se está realizando participativamente a través de una Red de Desarrollo de la Familia. Se destaca como una experiencia que nace desde las direcciones de la alcaldía y otros organismos estatales, pero luego incorpora a algunas instituciones locales importantes, como las escuelas de la comuna y, dentro de ellas, al estamento de los apoderados, así como diversas iniciativas comunitarias. En este plan se abordan temas de salud mental y calidad de vida y es gestionado en gran parte por las propias organizaciones sociales.

 

Lucía Palma da a conocer la experiencia del Grupo de Salud El Bosque que se constituyó antes de la instalación del municipio del Bosque y surgió desde la misma comunidad como necesidad urgente de defender el sistema de salud público profundamente deteriorado. La participación se inició con un encuentro comunal de salud, en el que la comunidad organizada convocó a las instancias estatales y sociales a discutir, analizar y elaborar un diagnóstico de la realidad comunal, dentro del cual se abordó el tema de la salud. Se organizó con la ayuda y la participación de las municipalidades, de ONG, del Ministerio y el Servicio de Salud Área Sur. Sin embargo, no fue posible avanzar más allá de un diagnóstico concordado con las autoridades, sólo después de acciones de presión de los pobladores, se logró negociar con el Ministerio de Salud un plan de salud para la comuna.

Asumir los costos, conflictos y tensiones para una participación efectiva.

A modo de conclusión se hace presente que en el país han transcurrido seis años desde el inicio en una transición, y que con respecto al tema de la participación ciudadana, se está en los albores y habrá que construir un proyecto de mucho más largo plazo. Dado que es un proceso de cambio social que implica ir haciéndose cargo recíprocamente, gobierno-sociedad civil - vale decir trabajadores de un consultorio, dirigentes vecinales, grupos de salud -, habrá que apreciar el como se va haciendo, que hay mucho camino por recorrer y que se debe demostrar al país que esto bien vale la pena. Si bien tiene costos que hay que asumir, porque se le imprime un ritmo distinto a la generación de una política pública con participación y sin participación, se requiere demostrar también que los beneficios son muchos más altos.

Desde otra perspectiva se insiste en que hay que empezar a resolver los problemas, y eso pasa porque las instituciones públicas se adapten a esta situación y asuman que las organizaciones sociales tomen parte en las decisiones, acepten que puede haber choques con políticas de gobierno en un momento determinado y que de ellos pueden sacarse buenas soluciones. Las organizaciones sociales y las mujeres no organizadas, por su parte, deben asumir que las convocatorias son públicas, y reconocer que habrá posiciones y opiniones distintas entre ellas, con el Ministerio de Salud, también con los servicios y los trabajadores de salud. Finalmente, se plantea que no hay que temer a la confrontación, para avanzar y formar una instancia mayor de participación para resolver el tema de la salud.

Participaron en este panel: Marcela Noé, investigadora FLACSO-Chile; Judith Salinas, encargada de la Unidad de Participación Social del Ministerio de Salud; Bárbara Matus, Secretaria Ejecutiva de la Red de Desarrollo de la Familia, Municipalidad de Conchalí; Lucía Palma, Comité de Salud El Bosque.

Sus comentarios acerca de este boletín

VOLVER AL INDICE

 


PROYECCIONES Y FUTURO DE LA CONFERENCIA DE PARTICIPACION CIUDADANA

 

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO-sede Chile, además de realizar esta "Conferencia de Participación Ciudadana y Políticas Públicas" -que busca abrir espacios de interlocución entre Estado y sociedad civil-, ha realizado un trabajo exploratorio en el tema de "Participación ciudadana en evaluación de políticas públicas" en las áreas de género, educación y salud. El estudio efectuado por los investigadores de FLACSO ha pretendido, en una primera instancia, abordar este tema desde una perspectiva general, pero con el estudio de políticas específicas dentro de cada área. Posteriormente se ha realizado una aproximación a la realidad local explorando la relación entre Municipio y organizaciones sociales en el ámbito de las políticas mencionadas. Este trabajo estará disponible como publicación FLACSO próximamente.

 

Como se explica en la presentación, este boletín resume la II Conferencia de Participación Ciudadana y Políticas Públicas, que es la finalización de la primera etapa del programa de investigación que lleva el mismo nombre.
Nuestro trabajo se inició en 1996 y culmina con la segunda etapa a principios de 1998 con la III Conferencia donde abordaremos los temas: "vivienda", "seguridad ciudadana", y "municipio".

Mayores informaciones

Sus comentarios acerca de este boletín


VOLVER AL INDICE



Sugerencias

A PAGINA PRINCIPAL


FLACSO-Chile
Leopoldo Urrutia 1950, Ñuñoa, Santiago, Chile.
flacso@flacso.cl
http://www.flacso.cl
Teléfonos: (562) 2257357 - 2256955 - 2259938
Fax: (562) 2741004