Azúcar: El dumping de la UE hace bajar los precios mundiales

Hoy en día la Unión europea es el principal exportador de azúcar. Cada año la UE lanza millones de toneladas de azúcar subvencionado al mercado mundial. Estas exportaciones hacen bajar el precio mundial reducen la cuota de mercado de los paises en desarrollo y les privan de las divisas que necesitan para desarrollar su economia. De manera inevitable los ingresos de todas las familias de campesinos que participan en la producción de la caña de azúcar sufren las consecuencias de esta politica. Este año entra en vigor el Acuerdo de la Ronda Uruguay del GATT (General Agreement en Tariffs and Trade. Acuerdo general sobre aranceles y comercio). En teoria significa que los signatarios deben reducir sus subvenciones a la agricultura y a dumping de productos de exportación y ampliar los accesos a sus mercados de los productos agricolas. Sin embargo. el Acuerdo es un negocio político y su impacto en la política del azúcar de la UE sera insignificante.

Este capitulo presenta el mercado mundial del azúcar: quién exporta quién importa porqué los precios del azúcar son bajos y muy inestables. Estudia la situación de los productores de azúcar de los paises en desarrollo y explica por qué suele ser tan mala. Analiza la política que lleva la UE en el campo del azúcar y sus consecuencias en el hemisferio sur. Finalmente muestra cómo las organizaciones de comercio justo trabajan por mejorar a situación de los productores pobres.

Mercado mundial del azúcar

El azúcar se produce en unos 120 paises por la variedad de climas en los cuales crecen la caña y la remolacha azucarera y por la importancia que se le da como alimento estratégico Pero aproximadamente las tres cuartas partes de la producción mundial de azúcar sin refinar (un total de 110 millones de toneladas de las cuales el 65% es azúcar de caña) se consume en el país de origen . De ahí que sólo 27 millones de toneladas se negocian en el mercado internacional.

La Unión europea es el principal exportador con alrededor de un 20% del total en 1944-95, enseguida por Australia con l 4%. Tailandia Brasil y Cuba son los mas grandes exportadores del Sur con una cuota de mercado de casi 40%. Otros cincuenta y tanto paises en desarrollo exportan azúcar. Para muchos de ellos. el azucar es y sigue siendo uno de sus principales productos de exportación.

Hay dos características importantes que distinguen el mercado mundial de azúcar Primero. la mayor parte de los paises productores protegen su industria azucarera de la competencia de otros paises. Grandes mercados. como la India o China son autosuficientes en cuanto a azúcar y abastecen sus mercados con la producción nacional protegida por obstáculos proteccionistas. La Unión europea y Japón tienen también regímenes de importación estrictos y mantienen los precios internos a unos niveles muy altos. En segundo lugar los acuerdos comerciales especiales han jugado un papel muy importante en el mercado del azúcar. Hasta el derrumbe del bloque soviético en l 989. Cuba vendia de 4 a 5 millones de toneladas cada año en virtud de acuerdos de trueque concluidos con la antigura Unión soviética y otros paises de economia planificada de Europa oriental. Estados Unidos importa más de 2 millones de toneladas anuales de azúcar al precio (alto) pagado a los productores nacionales en virtud de acuerdos de contingentes que ha firmado con unos 40 paises. Y la UE importa alrededor de l 3 millones de toneladas de los paises ACP (Africa Caribe y Pacífico) que han firmado el protocolo del azúcar de la Convención de Lomé.

Precios mundiales

La protección de los más grandes mercados del azúcar y los acuerdos especiales mantienen los precios mundiales bajos e inestables a la vez. Estos precios son bajos porque para muchos productores. no hace falta que reflejen sus costes de producción. Puesto que los productores pueden cubrir sus costes fijos en su mercado nterno o sus mercados preferenciales basta que los precios mundiales cubran sólo los costes variables para que sean interesantes En otros casos los gobiernos subvencionan directamente las exportaciones de azúcar para que sean competitivas. Actualmente, el coste de producción de los productores más baratos. como Australia, Tailandia, sur de Brasil y parte de la UE, oscila entre 10 y 12 centavos/libra de azúcar sin refinar en comparación con un coste medio de 15 centavos/libra. Sin embargo, desde 1970,1os precios reales han fluctuado entre 4 y 11,5 centavos/libra, con máximos de 30 centavos en 1974-75 y 1981-82 . Según la UNCTAD, los precios mundiales del azúcar aumentarían en un 46% si se suprimieran totalmente las politicas proteccionistas.

La inestabilidad de los precios mundiales se debe a un mercado que los economistas califican de "delgado": relativamente pocos vendedores y compradores, por lo que la modificación del volumen negociado puede haber un impacto fuerte en el precio. Casi todos los años. el mercado mundial es un lugar donde los países intentan vender sus excedentes a precios bajos, salvo cuando las condiciones climáticas  desfavorables lo convierten en el lugar donde se busca en última instancia el azúcar que falta. Los precios del azúcar son los más volátiles de todos los productos agrícolas negociados a nivel internacional.

Estas características (precios bajos aunque inestables) tienen por consecuencia que los países en desarrollo forzados a abandonar el comercio bajo las condiciones de acuerdos especiales - cuyos precios suelen ser m s altos que los precios mundiales - para pasar a vender su azúcar en el mercado mundial tienen que afrontar graves problemas en cuanto a industria azucarera y trabajadores se refiere. Esto fue lo que sucedió a mitad de los años 1980 en la República Dominicana y las Filipinas cuando se redujeron sus contingentes de exportación hacia Estados Unidos. Como los precios en el mercado mundial habían tocado fondo después del derrumbe del Acuerdo internacional del azúcar (véase recuadro). los negociantes no podían vender con beneficio el azúcar en el mercado mundial. Miles y miles de trabajadores se encontraron sin trabajo. No hace mucho tiempo, los productores cubanos han padecido las consecuencias de la terminación del acuerdo con la antigua Unión soviética (véase recuadro).

Desde principios de los años 80 hasta principios de los años 90,1a oferta mundial de azúcar excedía la demanda, lo que reflejaba el aumento del autoconsumo de la UE, la India, China y el uso cada vez m s importante de edulcorantes artificiales en Japón y Estados Unidos. Sin embargo, en 1993, la producción mundial empezóa tener déficit, lo que desencadenó una subida más o menos continua del precio mundial del azúcar sin refinar de 10 centavos/libra hasta un máximo de 15,5 centavos/libra en las dos primeras semanas de enero 1995. La causa principal del déficit fue una reducción de la producción de remolacha en Europa del Este debida a problemas crónicos del sector (y de la economía en general): falta de inversiones, falta de inputs, degradación de la infraestructura, etc. En los últimos 5 años, estos factores han reducido la producción en casi un 40 por ciento. Las compras especulativas realizadas por China y la India han contribuido también al aumento de precios.

Desde enero 1995, los precios volvieron a caer rápidamente para alcanzar 12 centavos/libra en enero, puesto que las estimaciones del déficit se han reducido. Esto se debe sobre todo a la espera de una cosecha excepcional en Brasil y a las producciones más altas de lo prevsto en la India y Tailandia. Se espera que los precios sigan cayendo durante el segundo semestre 1995 por lo que los precios mundiales volverían a su nivel de 1991 93 (9-10 centavos/libra). La Organización en internacional del azúcar prevé que se está acabando el déficit en el mercado mundial y que los excedentes volverán a aparecer el próximo año. Hasta el año 2000 las proyecciones evalúan el precio entre 7,5 y 12,5 centavos/libra. Sin embargo las previsiones a nivel mundia son d f ciles de hacer sobre todo por los cambios en el antiguo bloque comunista.

Acuerdos internacionales del azúcar

Todas las tentativas de subir y estabilizar los precios mundiales del azúcar mediante acuerdos internacionales han fracasado. En 1977 el Acuerdo internacional del azúcar estableció contingentes de exportación para sus miembros cuando la oferta era pletórica. En 1978 y 1979 estos contingentes consiguieron rebajar en unos 2 millones de toneladas las exportaciones de los miembros. Pero la CE se negó a firmar el acuerdo y se comportó como un " franco tirador". aprovechándose de los esfuerzos de los demás para promover una expansión sin control de su producciones y sus exportaciones lo que resultó en el derrumbe del acuerdo y la caída del 30% de los precios mundiales.

Situación de los productores

En muchos países en desarrollo los ingresos de los pequeños productores de caña son muy bajos al igual que los sueldos de los trabajadores de la industria azucarera cuyas condiciones de trabajo son p‚simas. como consecuencia de varios factores entre otros las grandes des igualdades de fortuna y poder en muchos países productores y los bajos precios del mercado mundial.

Desigualdades de fortuna y poder

Un aspecto recurrente de las desigualdades es la mala distribución de las tierras En los sitios donde el azúcar se produce en grandes plantaciones un caso típico de muchos países en desarrollo y donde los terratenientes no reconocen los sindicatos. las condiciones son particularmente malas.

En la República Dominicana. por ejemplo. donde las plantaciones azucareras cubren el 12 por ciento de la superficie cultivada del país las condiciones en las cuales viven miles de cortadores de cana son espantosas. Muchos de ellos son inmigrantes del país vecino Haití. Viven en complejos llamados batays cerca de los campos de cana. Hasta siete personas viven en una casita de una sola pieza sin agua ni electricidad. La compañía estatal de azúcar la CEA no provee los servicios sanitarios necesarios por lo que los niños mueven de enfermedades prevenibles. A pesar de las prescripciones gubernamentales sigue habiendo pruebas de que se recluta mano de Obra a la fuerza y que los trabajadores no pueden abandonar las plantaciones. Debido a su falta de organización interna. los cortadores siguen en una posición débil. En Filipinas, ocurre algo similar (véase recuadro).

En Tailandia a la inversa el azúcar ha dado a los campesinos unos ingresos satisfactorios y estables durante mochos años. El azúcar se produce sobre todo en pequeñas parcelas (con un promedio estimado de 6.2 hectáreas) y desde los años 60 las asociaciones de campesinos defienden sus intereses con fuerza. Desde 1970 estas asociaciones negocianccon los trapiches de azúcar un precio fijo para cada campaña y en 1984 el parlamento aprobó una ley que fijaba en una proporción en de 70/30 el reparto de los ingresos anuales entre productores y dueños de trapiches. Los campesinos tailandeses se han beneficiado también del hecho de que la industria en general ha aumentado mucho su producción y sus exportaciones desde principios de la década de los 80. A finales de esta década, Tailandia ya ocupaba el tercer lugar entre los países exportadores. Condiciones físicas, suelo y clima favorables. junto con una industria de transformación moderna que tiene costes bajos, son las principales explicaciones del éxito del sector. Hay sin embargo otro grupo de gente que forma parte del sector azucarero en Tailandia: decenas de miles de personas migran cada año del noreste a las regiones del centro y del este para cortar la caña. Cabe preguntarse si reciben una parte equitativa de los ingresos del sector. Lo que es seguro es que no se beneficias del sistema de reparto acordado entre campesinos y dueños de trapiches.

Precios mundiales bajos

Lo dicho arriba muestra claramente que las políticas y prioridades internas de los países tienen especial relevancia para la situación de los productores de azúcar y los trabajadores del sector En las épocas en que la cotización del azúcar era alta en el mercado mundial, los trabajadores de la República Dominicana y las Filipinas no se percataron de ninguna mejora.

A la inversa, sin embargo, estos trabajadores y campesinos sí que se han visto muy afectados por las crisis debidas a la disminución de los precios. Unos precios más elevados protegerían al menos de alguna manera sus puestos de trabajo y sus niveles de ingreso. Esto se ve muy bien en la historia de los países ACP que reciben un precio alto por sus exportaciones de azúcar a la UE. Hasta en países como Guyana donde la incompetencia de los gobiernos ha diezmado el sector, las condiciones en las cuales viven los trabajadores no se pueden comparar a las de países como la República Dominicana. En otros países ACP, los ingresos obtenidos por el sector azucarero ha permitido construir escuelas, servicios sanitarios e infraestructura y financiar la diversificación del sector.

Política del azúcar de la UE

Hoy en día, la UE es el mayor exportador de azúcar, mientras, hace sólo 20 años, era un importador neto de este producto. La mejora de la posición de la UE en el mercado mundial se debe a las subvenciones que la Política agrícola común (PAC) otorga a la producción y a las exportaciones de azúcar de remolacha. Sin estas subvenciones, la mayor parte de la producción y de las exportaciones no seria viable. La idea fundamental de la PAC es la de garantizar precios mínimos a los productos agrícolas de la UE. Una vez al año, los ministros de agricultura se reúnen para fijar los precios mínimos (llamados de apoyo) para la próxima campaña agrícola. Estos precios suelen ser mucho más elevados que los precios mundiales. En los últimos cinco años, los precios del azúcar de la UE han sido 2,5 veces más altos de promedio que los precios mundiales (un promedio de 26,29 centavos/libra en comparación con 10,92 centavos/libra en el mercado mundial entre enero 1989 y noviembre 1994).

En el caso del azúcar, el precio garantizado sólo se aplica a un volumen fijo llamado contingente y no a un volumen ilimitado, como es el caso de los cereales. Con todo, el volumen garantizado es mucho más alto que el volumen que Europa necesita para su consumo interno. En 1993, el volumen cuyo precio se garantizó a los productores era en un 25% superior al consumo. Los beneficios que los campesinos realizan de esta manera les alientan a seguir produciendo más azúcar que pueden vender al precio mundial, por lo que cada año, la UE exporta más o menos una tercera parte de su producción de azúcar.

La UE protege sus campesinos de los productores extranjeros. Si los precios del mercado mundial son más bajos que los precios en la UE, lo que suele ser el caso, se gravan las importaciones de tal manera que no pueden ser más baratas que los productos alimenticios producidos en Europa. Puesto que los precios mundiales suelen ser muy inferiores a los precios europeos, sólo se pueden exportar los excedentes si la UE subvenciona la diferencia, una práctica que se llama ­"dumping". Para el azúcar. los productores deben pagar un impuesto para cubrir el coste de las subvenciones, pero el precio garantizado es tan elevado que no les supone ningún problema.

Consecuencias para los países en desarrollo

A principios de los años 80, la expansión rá pida de las-exportaciones de azúcar europeo fue uno de los factores principales en el derrumbe de los precios mundiales después de 1979-80. Se estima que las exportaciones subvencionadas de la UE hacen bajar Nos precios mundiales en un 12% aproximadamente. Un estudio del Banco mundial evalúa el efecto a largo plazo en un 17% y el efecto a principios de la última década en un 30% más o menos. Evalúa el costo anual en 160 millones de dólares para Australia y Brasil, 72 millones para Tailandia, 50 millones para las Filipinas y Sudáfrica, 20 millones para la República Dominicana y 13 millones para Colombia y Guatemala (valores del dólar en 1984).

Como ya se ha recalcado, los países ACP que han firmado el protocolo del azúcar se han beneficiado con la política de la UE. Este protocolo permite a sus 18 signatarios exportar cada año cantidades precisas de azúcar de caña a la UE a precios parecidos a los que reciben los campe- sinos europeos por la remolacha azucarera.

Los productores de azúcar ACP forman un grupo heterogéneo. Para algunos, sobre todo los pequeños países del Caribe que tienen costes de producción muy altos, las exportaciones hacia Europa son vitales para su supervivencia económica. Su industria azucarera no podría competir con los precios mundiales. Para otros, sobre todo los africanos, las exportaciones realizadas en virtud del protocolo representan una fuente importante de divisas pero no son tan importantes para sus economías consideradas en su globalidad. En total los sectores azucareros de los países ACP dan empleo directamente a unas 275.000 personas y a millares m s en actividades relacionadas. En la UE, las refinerías de azúcar emplean unas 3000 personas.

El GATT

En 1994,121 países firmaron la Ronda Uruguay del GATT Cabe destacar que someten por primera vez su política agrícola a normas decididas a nivel internacional. Las partes contratantes se han comprometido a aceptar un volumen mínimo de importaciones de productos agrícolas en sus mercados, a reducir el presupuesto de subvenciones de las exportaciones de productos agrícolas y de la producción interna y a reducir el volumen de sus exportaciones subvencionadas durante el período del acuerdo: 1995-2001 para los países desarrollados y 1995-2006 para los países en desarrollo La nueva Organización mundial del comercio velar  por el cumplimiento del Acuerdo tomado en Uruguay.

Sin embargo, el impacto del Acuerdo sobre la producción y los precios del azúcar a nivel mundial ser  limitado. Buena parte del comercio internacional se hace entre países que no lo han firmado, como Cuba, algunos países del antiguo bloque comunista y China. Otros grandes productores, que sí han firmado el Acuerdo, son países en desarrollo y sus obligaciones no son tan estrictas. La UE y Estados Unidos han interpretado las disposiciones del Acuerdo de tal manera que el impacto sea mínimo en sus industrias respectivas.

En virtud del Acuerdo, la UE debe reducir su volumen de exportaciones de azúcar subvencionado en un 21%. Sin embargo, la extensión de la UE a los países escandinavos, que antes importaban este azúcar, significa que las exportaciones bajar n de todas maneras en un volumen parecido. La UE debe también substituir su arancel variable que grava la importación de azúcar por un arancel fijo antes de reducir éste en un 20%. Sin embargo, una "disposición protectora" especial permite a la UE imponer aranceles suplementarios que impedir n el acceso al mercado europeo a los productos que no vengan de los países ACP Aunque los países exportadores de azúcar estarían dispuestos a regalarle el producto a Europa, el arancel de base más los aranceles suplementarios lo harían más caro que el azúcar producido en Europa. Es posible que la obligación que tiene la UE de reducir sus gastos en concepto de subvenciones de las exportaciones conlleve modificaciones de la política europea del azúcar. Por esto, la UE ha tomado medidas para reducir anualmente los contingentes de sus miembros si el nivel de los precios en el mercado mundial hace que corre el peligro de violar el tope que la Ronda Uruguay impone a las subvenciones de las exportaciones.

Del mismo modo, la Ronda Uruguay no supondrá  grandes cambios en la política estadounidense al respecto. El nivel de importaciones de Estados Unidos está  fijado, en virtud del Acuerdo, en 1,14 millones de toneladas, pero, como en el caso de la UE, los aranceles suplementarios impedir n el paso a las importaciones que excedan de los contingentes. Por todas estas razones, los analistas prevén una subida anual del precio mundial del azúcar de entre uno y tres por ciento como consecuencia del GATT

El comercio justo del azúcar

Hacer comercio justo significa comprar directamente a las organizaciones de productores del Sur a un precio justo. No es fácil llegar a acuerdos con los pequeños productores de azúcar. A la inversa del café‚ y el cacao, que son productos tropicales, tanto la remolacha como la caña se producen en casi cualquier parte del mundo, por lo que hay una competencia directa entre el Norte y el Sur. Puesto que se considera el azúcar como un producto alimenticio estratégico‚, muchos países han organizado industrias de producción y de elaboración del azúcar. Estos dos factores explican por qué‚ los mercados del azúcar suelen ser protegidos y normalizados. Como ya se dijo, todas las importaciones de azúcar que llegan a la UE, con la excepción de las de los países del protocolo del azúcar, está n sujetas a un arancel de manera que el precio resultante sea superior al precio mínimo convenido para el azúcar de la UE. Por esto, todas las importaciones de azúcar del comercio solidario con procedencia de los países que no son del  área ACP salen muy caras. Por ejemplo, la Fair Trade Organisatie, miembro neerlandés de la EFTA, compró azúcar en Costa Rica en junio 1995 y lo pagó a los productores 550 dólares US por tonelada, o sea dos veces más que el precio del mercado mundial. Además, tuvo que pagar 720 dólares US por tonelada en concepto de aranceles de la UE, ¡lo que hizo más que duplicar el precio del azúcar del comercio justo!

La técnica necesaria para moler y refinar el azúcar necesita mucho capital, sobre todo si el azúcar debe cumplir los criterios cada vez m s estrictos de las industrias de bebidas y productos alimenticios del Norte. Los productores dependen de un trapiche porque la caña no vale nada si no se transforma inmediatamente en azúcar refinado o sin refinar Por razones históricas, casi todo el azúcar ACP se exporta bajo forma de azúcar sin refinar al Reino Unido, donde lo refina Tate & Lyle. Esto trae como consecuencia que hay en el Sur muy pocos cooperativas de productores con las cuales las organizaciones de comercio justo del Norte puedan concluir acuerdos de colaboración. En este caso también, la situación del azúcar es distinta de la del café‚ y del cacao: los granos de éstos se pueden recoger, transformar y elaborar antes de enviar sin tener que invertir muchos recursos, por lo que los productores con pocos recursos pueden organizarse para controlar estas fases y fortalecer su posición en el mercado.

A pesar d e estas dificultades, se vende algo de azúcar en condiciones justas en el mercado europeo Desde 1986, miembros de la EFTA importan azúcar muscobado de Filipinas y azúcar moreno de Nicaragua y Costa Rica que se vende en las tiendas solidarias, sobre todo en los países del Benelux. En el Reino Unido, Traidcraft importa azúcar de caña sin refinar envasado por los trabajadores de un taller para minusválidos de Mauricio.

Desde 1991, se importan también entre 80 y 100 toneladas de muscobado utilizado en la elaboración del chocolate Mascas hecho en Suiza. Uno de los proveedores es Alter Trade en Filipinas que comercializa el azúcar de las cooperativas de Negros que han conseguido tierras gracias a la reforma agraria del gobierno. En comparaci¢n con los grandes trapiches privados, Alter Trade ofrece varias ventajas a los productores del azúcar: viene a buscar la caña, mientras que los grupos deben pagar el transporte hasta los trapiches privados; paga un precio fijo por el peso recogido, mientras que los trapiches deducen una suma en concepto de "basura" y pagan importes variables según su propio sistema de clasificación. Romeo Malalay, presidente de una de las cooperativas que suministran caña a Alter Trade, declara: "Cuando dependiamos del terrateniente, sólo éramos trabajadores que plantaban y recogían la caña. Ganábamos justo lo necesario para vivir, pero sin margen. Ahora, gracias a la cooperativa, compartimos todos nuestros ingresos. Tenemos un margen que podemos invertir en lo que queramos."

El año pasado, Max Havelaar (Suiza) y TransFair International empezaron a importar azúcar blanco refinado de una cooperativa de Costa Rica, Cospe Agre. Este azúcar está  destinado a los fabricantes que quieren vender en el mercado suizo chocolate con el sello Max Havelaar. De momento importan unas 120 toneladas de azúcar blanco de las 20.000 que los 800 productores de Cospe Agre produce cada año. El comercio europeo espera que las importaciones de azúcar en condiciones justas mostrar n a la industria alimenticia del Norte que los pequeños productores son capaces de producir azúcar de buena calidad. Pretende también que se lance un debate sobre la contradicción de producir y transformar a precios tan altos el azúcar en el Norte y venderlo en el mercado internacional a precios de dumping a costa de los productores del Sur.

ANEXOS

Cuba

Hasta 1993, Cuba era el más grande exportador de azúcar del mundo. En 1992, exportó 7,2 millones de toneladas, delante de la UE con 5 millones. El azúcar representa el 75% de todas las exportaciones cubanas y la producción de azúcar da trabajo al 20% de la población activa.

Antes de la revolución socialista, Cuba exportaba azúcar a Estados Unidos. Cuando los rebeldes consiguieron derrocar a Batista en 1959, Estados Unidos redujo inmediatamente a cero el contingente cubano y boicoteó todos los productos cubanos. La Unión soviética cogió su lugar y acordó trocar con Cuba el azúcar contra carburante, máquinas, abonos y otros productos. Desde aquel momento hasta el derrumbe del bloque soviético‚ Cuba exportaba de 3 a 4 millones de toneladas cada año a la Unión soviética y otro millón a los demás  países comunistas de Europa del Este. Después de la desaparición de la Unión soviética en 1991, Cuba firmó nuevos acuerdos de trueque con Rusia y otras repúblicas de la CEI. Sin embargo, los volúmenes son mucho más reducidos y el rendimiento, muy inferior, puesto que toma como base el precio mundial. En 1993, Cuba no exportó más de 2 millones de azúcar sin refinar a Rusia y el comercio con Europa del Este casi ha desaparecido.

Las consecuencias de la desaparición brusca del comercio preferencial han sido desastrosas para la economía cubana. Su agricultura depende de inputs importados, tales como carburante, abonos, pesticidas y repuestos para la maquinaria y los equipos. El descenso de los ingresos por exportaciones trae como consecuencia que el país puede importar menos inputs y que, por lo tanto, puede producir menos azúcar y otros productos agrícolas. En 1991, Cuba tenía 8,2 mil millones de pesos para importar, en 1992 sólo 2,2 mil millones y en 1993 1,7 mil millones. En 1993, la producción cayó en un 40% para llegar a 4,3 millones de toneladas, la caída más grande del siglo en la industria azucarera de Cuba. Las exportaciones de azúcar se han suspendido provisionalmente. En 1994-95, la producción volvió a disminuir para llegar a 3,5 millones de toneladas. Otros sectores alimenticios, como la crianza de pollos que depende de forraje importado, han sido también afectados.

No se dispone de datos sobre el aumento de la desnutrición o del desempleo como consecuencia del derrumbe de la agricultura cubana. Pero es seguro que se ha reducido de manera considerable el abastecimiento de muchos productos básicos, como el jabón, el detergente, el papel higiénico y la pasta de dientes, productos que cuesta muchísimo encontrar. Los apagones son frecuentes y los transportes públicos están en crisis.

Las Filipinas

Desde principios de este siglo hasta mediados de los años 1970, las Filipinas exportaban casi todo su azúcar a Estados Unidos en virtud de un acuerdo especial. En 1970, el azúcar representaba más o menos el 18% de los ingresos del país por exportaciones. El mercado estadounidense continuó siendo importante para el sector hasta principios de los 80, cuando dos factores se juntaron para suprimir los contingentes de importación. Primero, Washington quiso presionar a Marcos, a quien había apoyado durante toda la d‚cada de los 1970. En segundo lugar, Pepsico y Coca Cola anunciaron que iban a permitir sin restricción alguna el uso de edulcorantes artificiales en sus bebidas, lo que hizo caer la demanda de azúcar. Entre 1982 y 1987, Estados Unidos redujo sus importaciones en un 70%, lo que golpe¢ fuertemente a las Filipinas, la República Dominicana y varios países de Centroamérica. En Negros, 250.000 personas se quedaron sin trabajo cuando se redujo drásticamente el contingente estadounidense en 1985, lo que causó una hambruna. Desesperados, ciertos trabajadores de las plantaciones intentaron cultivar la tierra que los dueños no podían cultivar pero los ejércitos privados se lo impidieron.

Hoy en día, las Filipinas ya no es un gran exportador de azúcar y la proporción de este producto en las exportaciones llega apenas a uno por ciento. Pero para los numerosos sin tierra de Negros, trabajar en las plantaciones sigue siendo la única manera de asegurarse un sustento muy precario. El jornal mediano de un hombre cortador de caña no es mucho mas que el arroz que una familia de seis personas necesita para un día, por lo que toda la familia debe trabajar. Los niños no pueden ir a la escuela. Una encuesta sanitaria reciente mostró que las carencias alimentarias de los trabajadores provocaban a largo plazo retraso mental. Y resulta todavía más escandaloso que la esperanza de vida media del cortador de caña sea sólo de 30 años. La reforma agraria lleva ya muchos años en vigor pero los terratenientes han impedido en gran medida su aplicación. Hasta 1993, sólo se habían redistribuido 9000 de las 70.000 hectáreas cultivadas de la isla de Negros.

Muchos terratenientes no reconocen los sindicatos y acosan seriamente a los militantes. Gracias a medidas colectivas, algunos trabajadores de las plantaciones han conseguido mejorar en gran medida sus condiciones de vida. En algunas plantaciones han conseguido tierras para cultivar alimentos para su consumo y para la venta en los mercados locales, gracias a la ocupación de tierras o las negociaciones que la Federación nacional de trabajadores del azúcar mantiene con los terratenientes. Por primera vez, los trabajadores tienen una alimentación satisfactoria y, con la ayuda del sindicato, varias de las nuevas comunidades han creado programas de salud y educación.