PRECIO: es lo que tenemos que dar a cambio de adquirir un producto y/o servicio. En las sociedades actuales se expresa en monedas, a diferencia del antiguo sistema de trueque, en el que se utilizaban, en vez de monedas, objetos (1 vaca cuesta 3 ovejas, por ejemplo). En función de los precios se decide qué es lo que se compra y cuánto, y qué se produce y cuánto.

RENTA: nos referimos con este término al volumen de producción nacional expresado en pesetas. Por otro lado, si hacemos alusión a las familias, la renta familiar es la constituida por los ingresos de los miembros de dicha familia.

TIPOS DE INTERÉS: es el precio del dinero, esto es, lo que tenemos que pagar para pedir dinero prestado o lo que los bancos nos pagan por dejar dinero nuestro en sus depósitos. Los tipos de interés tienen una repercusión muy fuerte en la economía nacional, ya que cuanto más bajos estén, menos dinero cuesta pedir créditos, tanto para invertir en bienes de equipo como para consumir más. Así, con tipos de interés bajos, la economía se reactiva, ya que debido a las nuevas inversiones de las empresas, realizadas gracias a que los créditos están ahora baratos, aumenta el empleo, y además, gracias a esos tipos bajos, nos podemos endeudar más favorablemente, con lo que aumenta el consumo, lo que a su vez obliga a las empresas a que aumenten la producción, para lo que es necesario más empleo, etc.


En este capítulo vamos a tratar de explicar las relaciones existentes entre el consumo y la economía. Las palabras van a ser claras y las ideas sencillas, ya que éste es el mejor modo de explicar algo que, a pesar de lo que a veces puede parecer, es claro y sencillo.

La economía como un proceso

Cuando escuchamos en la radio o vemos en la televisión alguna noticia referida a los tipos de interés, al IPC o a los Presupuestos Generales del Estado pensamos que eso no tiene nada que ver con nosotros, que, por muy importante que parezca, eso no nos afecta. Cuando pensamos así nos estamos equivocando. La economía es un proceso en el que todo forma parte, todo influye en él y todo sale afectado.

Tener esto presente es muy importante para nosotros, sobre todo ahora que estamos tratando de consumo. Si la economía nacional marcha bien, si hay poco paro, si los Presupuestos son favorables, la sociedad entera consumirá más. Por otro lado, cuando nosotros consumimos estamos alterando la realidad económica, es decir estamos dentro de ese proceso anteriormente descrito, y nuestra acción de consumir va a repercutir en el conjunto de la economía y de la sociedad.

Los factores económicos de los que depende el consumo

El consumo que realiza el conjunto de la sociedad va a estar determinado por una serie de factores procedentes a su vez de la realidad que constituye dicha sociedad.
  • El primero y mas importante de esos factores es lo que se denomina renta. La renta de un país está medida por la producción, el Producto Interior Bruto, que a través del pago de los salarios se transforma en los ingresos familiares. Así pues, a mayor renta, a mayores ingresos, las sociedades, las familias, consumirán más. Pero debemos hacer una puntualización, ya que si bien lo anterior es cierto lo es sólo de manera general. Es decir el consumidor, ante aumentos de sus ingresos se puede comportar de modos distintos dependiendo del tipo de producto del que se trate. Podemos hablar de dos grandes grupos de productos:
    • Aquellos productos cuyo consumo decrece al aumentar nuestros ingresos. Son aquellos productos propios del consumidor con un nivel bajo de ingresos. Un ejemplo histórico puede ser el siguiente: en la España de hace más de treinta años se consumía muchísimo bacalao, que era muy barato. Entonces, si una familia conseguía aumentar sus ingresos por tener un mayor salario, en vez de comprar bacalao compraban carne. Es decir, los ingresos aumentan, sin embargo el consumo de bacalao disminuye.
    • Aquellos productos cuyo consumo aumenta al aumentar nuestros ingresos. Son pues la mayor parte de los productos, sin embargo dentro de este grupo destacan los llamados productos de lujo, cuyo consumo aumenta muchísimo al aumentar nuestros ingresos.
  • El segundo factor del que depende el consumo son los precios. Así, a mayores precios, menor consumo. Sin embargo, al igual que hicimos en el apartado anterior, debemos distinguir algunos productos en los que para su consumo, las variaciones de precio prácticamente no influyen. Uno de los ejemplos más significativos de esta característica es la gasolina, ya que al tratarse de un bien necesario y sin apenas sustitutivos, nos veremos obligados a comprarla independientemente de su precio (dentro, claro está, de ciertos límites). De todos modos, del tema de los precios y la inflación nos ocuparemos con mayor profundidad más adelante.
  • El tercer factor se refiere al empleo alternativo de nuestros ingresos: el ahorro. Con el dinero del sueldo podemos hacer dos cosas: gastarlo o ahorrarlo.



GLOSARIO DE TÉRMINOS IMPORTANTES

A modo de resumen, proponemos las definiciones de algunos de los términos empleados en esta publicación.

    CONSUMO: es el intercambio de bienes (generalmente se intercambia dinero o tiempo por cosas y/o servicios) para obtener una utilidad personal derivada de la satisfacción de necesidades.

    ECONOMÍA: proviene del griego "oikos" y "nomos", referidos a la administración (oikos) de la casa (nomos). Es la ciencia que estudia cómo resolver los problemas económicos: principalmente cómo asignar los recursos, que son escasos, para conseguir unos fines.

    INFLACIÓN: es la subida generalizada del precio de los bienes y servicios, tanto de los dedicados al consumo, como de los dedicados a la producción. Nuestro dinero pierde pues poder de compra, esto es, que con el mismo dinero, se pueden comprar menos cosas.

    IPC: ÍNDICE DE PRECIOS DE CONSUMO, se utiliza para medir la inflación, la subida de precios, y se organiza sobre productos de varios sectores, seleccionados sobre el volumen de importancia en los presupuestos familiares.

    PIB (PRODUCTO INTERIOR BRUTO): es la suma del valor de todos los bienes y servicios finales producidos en un país en un año.



Pues bien si los tipos de interés son altos, esto es, lo que el banco nos da por dejarle dinero, algunas familias se verán incentivadas a ahorrar, a guardar más dinero en el banco, y por lo tanto consumirán menos. En este caso se dice que el consumo depende negativamente de los tipos de interés, ya que cuando los tipos suben, el consumo baja.

ES IMPORTANTE SABER QUE:

El consumo depende de factores económicos como:
  • La renta o ingresos: por lo general, a mayores ingresos mayor consumo.
  • Los precios: por lo general, a mayores precios, menor consumo
  • Los tipos de interés. Cuando los tipos suben, el consumo baja.
 


El consumo como motor de la economía

Antes hemos hablado de la producción, del Producto Interior Bruto (el valor, en pesetas, de lo que se producen en nuestro país) y de la renta, sin embargo no hemos explicado como se determina el nivel de producción. La producción de un país viene dada por la demanda de esa producción. Esa demanda, a su vez, está constituida por tres grandes elementos: uno es el gasto público en bienes y servicios, otro es la inversión privada, y, por último, el consumo.

Esto significa que si aumenta el consumo, la demanda de producción aumentará, y en consecuencia la producción será mayor. Si se produce más se necesitarán más empleos, con lo que el paro descenderá, los salarios crecerán y el nivel de vida mejorará. En resumen, el consumo ayuda de manera muy importante al desarrollo de una economía, y cuando éste aumenta, la economía mejora.

Es por esto por lo que en situaciones de crisis económica, políticas que favorezcan el consumo pueden ayudar al reactivamiento de la economía.

ES IMPORTANTE SABER QUE:

Si el consumo aumenta, la demanda de producción crece y la producción aumenta, creciendo pues los niveles de renta del país.



Antes de hablar de la inflación, debemos hablar de los precios. Los precios son aquellas cantidades de dinero por lo que el comprador está dispuesto a adquirir el producto y el vendedor está dispuesto a ceder. Así, el precio final de las cosas es pues una especie de acuerdo, de trato, entre los compradores y los vendedores. Si el precio que pone el vendedor es más alto del que el comprador considera adecuado, el consumidor no comprará el producto y el vendedor bajará el precio. Por otro lado, el vendedor tiene unos coste que debe cubrir, y si el precio resultante es demasiado alto para el consumidor, el vendedor no lo podrá bajar y entonces tendrá que dejar de producir. Sin embargo, este juego libre de intereses no siempre se cumple: los monopolios son el mejor ejemplo. Si el único vendedor de un producto pone un precio que los consumidores consideren alto, como es el único vendedor, si el consumidor quiere ese producto no puede amenazar al vendedor con que lo comprará a otro más barato, sino que tendrá que pagar el precio impuesto por el monopolista. En la actualidad esta situación se refleja, con alguna variante, en el sector de gasolinas.

Definamos ahora el concepto de inflación, que si bien se emplea muchísimo, no siempre se conoce con exactitud su significado. Decimos que hay inflación cuando los precios de la mayoría de los productos, correspondientes a la

mayoría de los sectores productivos y de servicios, suben, manteniéndose esta subida a lo largo del tiempo. Esto significa que si sube el precio de un producto en particular, no se puede decir que hay inflación. (subirá porque la demanda de ese bien es mayor, o porque escasea). Sólo hay inflación cuando los precios, de una economía, en general, aumentan.


¿POR QUÉ HAY INFLACIÓN?

Las causas de la inflación son variadas y dependen de muchísimos factores. Por otro lado, no todos los economistas se ponen de acuerdo en este tema. Para resumir, explicaremos de manera sencilla las causas más importantes:

  • Que el nivel de ingresos del país aumente, con lo cual la gente gasta más dinero en consumir. Así, como hay más compradores, mientras los productores fabrican más para satisfacer esa demanda, los vendedores suben los precios de los productos.
  • Que los empresarios quieran aumentar su cuota de beneficios, para lo cual, si hay una buena demanda, pueden aumentar losprecios y por lo tanto ganar más sin disminuir sus ventas.
  • Que algunos factores necesarios para la producción incrementen su precio, por ejemplo, que suba la gasolina o que los trabajadores exijan subida de salarios. El empresario repercutirá esas subidas en los precios, que se incrementaran.


ES IMPORTANTE SABER QUE:

La inflación está causada por:
  • Aumentos de los ingresos, con lo que aumenta el consumo.
  • Aumentos de los beneficios empresariales.
  • Aumentos de los costes de producción.
 

LOS EFECTOS DE LA INFLACIÓN

Ya hemos visto qué es y por qué se produce la inflación, pero ¿por qué es tan mala para la economía?. En primer lugar, si hay inflación, significa que con el mismo dinero de antes, podemos comprar menos cosas, con lo cual el consumidor pierde poder adquisitivo. Además, no todos los productos cambian igual sus precios, con lo que se producen distorsiones en el mercado (no se sabe que es lo que más demandado está, se producen cosas que nadie quiere). Por otro lado, en una economía como la española abierta al comercio exterior, la inflación hace que el precio de los productos nacionales sea más alto que los extranjeros, con lo que el consumo nacional descenderá a favor de aumentar las importaciones de productos de fuera de España, relativamente más baratos.

Pero los principales efectos negativos son los que se derivan de las políticas económicas que intentan frenar la inflación. En este caso, la cura es peor que la enfermedad. El Banco de España, para disminuir el consumo y que así bajen los precios, encarece los tipos de interés. Al subir los tipos de interés del dinero, se pedirá menos prestado y así, los empresarios invierten menos, ya que ahora es más caro el dinero para invertir. Y si se invierte menos se produce menos, con lo que no se contrata mano de obra o se despida parte de la existente, aumentando el paro.

ES IMPORTANTE SABER QUE:

Los principales efectos negativos de la inflación son:
  • Se reduce el poder adquisitivo del consumidor.
  • Se encarecen los productos nacionales con respecto a los extranjeros.
  • Aumentan los tipos de interés y aumenta el paro.


La economía española ha evolucionado mucho en las últimas décadas: nos hemos acercado a los niveles económicos del resto de la Europa occidental. Como consecuencia, las estructuras de consumo en nuestro país también han cambiado.
  1. Los grupos de bienes de primera necesidad (alimentos, calzado y vestido), van perdiendo peso en la cesta de la compra para aumentar el consumo de grupos como vivienda, transportes y comunicaciones.
  2. Las familias adquieren ahora mayores cantidades de bienes duraderos, como consecuencia del desarrollo de la industria productiva nacional.
  3. El crecimiento económico ha provocado cambios en la sociedad española, cambios estos que se reflejan en el consumo: incremento del tiempo libre y ocio, integración de la mujer en el mercado laboral, desarrollo de los grandes núcleos urbanos, etc.